Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

RECONOCIMIENTO DE VARIEDADES DE CÍTRICOS EN CAMPO (2ª parte)

4. Variedades de mandarino.
    4.1. Clementinas.
        4.1.1. Marisol.
        4.1.2. Oronules.
        4.1.3. Loretina.
        4.1.4. Beatriz.
        4.1.5. Clemepons.
        4.1.6. Arrufatina.
        4.1.7. Esbal.
        4.1.8. Oroval.
        4.1.9. Clementina de Nules.
        4.1.10. Tomatera.
        4.1.11. Fina.
        4.1.12. Clementard.
        4.1.13. Hernandina.
        4.1.14. Periodos de recolección.
    4.2. Satsumas.
        4.2.1. Hashimoto.
        4.2.2. Okitsu.
        4.2.3. Clausellina.
        4.2.4. Satsuma Owari.
        4.2.5. Periodos de recolección.
    4.3. Híbridos.
        4.3.1. Nova.
        4.3.2. Ellendale.
        4.3.3. Fortune.
        4.3.4. Ortanique.
        4.3.5. Periodos de recolección.

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para cítricultura


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de cítricos


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de cítricos

4.1. Clementinas.

Las flores son de tamaño pequeño y pedicelo corto, con las anteras amarillas y con abundantes granos de polen. Los ovarios, en general, son achatados. Los frutos son de color naranja a naranja intenso de forma esférica o ligeramente aplanada, de tamaño pequeño a grande, generalmente sin semillas, si no se polinizan con algunas variedades como más tarde veremos. Se pelan con facilidad. En general son propensos al bufado cuando alcanzan la madurez natural. La pulpa es de color naranja, fundente, no dejando residuos al comerse. Las semillas, si aparecen, son monoembriónicas.


4.1.1. Marisol.

El árbol es muy vigoroso con hábito de crecimiento ascendente y con muy poca ramificación sobre las ramas. Su crecimiento, pese a ser un árbol vigoroso, es lento (Foto 34). Es muy productivo y precoz en la entrada en producción. Presenta mucha espinosidad que no desaparece en poco tiempo. Los entrenudos son muy cortos con multitud de hojas, por lo que le proporciona un aspecto muy frondoso y compacto en ramas aisladas. La madera es muy frágil y se rompe con cierta facilidad. El fruto es de buen tamaño. La corteza, con glándulas de aceites esenciales prominentes, al alcanzar el color naranja, se separa rápidamente de la pulpa (bufado). El zumo es acídulo. Cuando arrancamos frutos maduros, el cáliz generalmente se queda en el pedúnculo. La recolección es muy precoz.

Figura 1. Marisol.

Figura 2. Árbol de Marisol.

Figura 3. Fructificación de la clementina Marisol.

Figura 4. Entrenudos cortos.

4.1.2. Oronules.

El árbol tiene buen vigor y su desarrollo es lento. Su forma es esférica con hábito de crecimiento abierto. Las ramas no tienen espinas. Las hojas son pequeñas. Proliferación de yemas latentes. estrechas y coriáceas que recuerdan las hojas del olivo, y tienen tendencia a curvarse hacia el envés. Los entrenudos son cortos, con gran cantidad de hojas, que a la vista le proporcionan un aspecto muy frondoso, y éstas son de color verde oscuro y sensibles, al igual que el fruto, al golpe de sol (coloración amarilla en la zona afectada). El fruto es pequeño, similar al de la clementina Fina, teniendo una coloración naranja rojiza intensa muy atractiva, cuando alcanza la maduración natural. Es propenso al bufado. La corteza es de consistencia blanda, con glándulas de aceites esenciales prominentes y adherencia ligera, por lo que se pela con facilidad. La recolección es muy precoz.

Figura 5. Oronules.

Figura 6. Árbol de oronules.

4.1.3. Loretina.

El árbol es vigoroso y el hábito de crecimiento es ascendente. La madera es frágil y con cierta espinosidad en ramas vigorosas (chupones), que tienden a desaparecer. En la zona del injerto aparece un pequeño abultamiento, con gran cantidad de yemas. El aspecto general del árbol es muy similar al de la clementina Fina. El fruto es de tamaño medio a pequeño, de forma esférica y de color naranja-rojizo intenso. Cuando arrancamos los frutos maduros, el cáliz se queda en la región peduncular de la corteza, en un alto porcentaje, al contrario de lo que le sucede a las clementinas Marisol y Oroval. La corteza, con las glándulas de aceites esenciales muy prominentes, está muy adherida a la pulpa, por lo que el fruto se mantiene durante mucho tiempo en el árbol, en buenas condiciones organolépticas y comerciales, sin bufarse. La recolección es muy precoz.

Figura 7. Loretina.

Figura 8. Árbol de clementina Loretina.

Figura 9. Injerto. Proliferación de yemas latentes.

4.1.4. Beatriz.

El árbol es grande, frondoso, tiene buen vigor y hábito de crecimiento abierto, similar al de la clementina Fina. La madera, de color gris con veteado muy vistoso de color verde (ramas entre 2-3 años), no es frágil y en general carece de espinas y en el caso de observarse alguna, se encuentra en las ramas vigorosas (chupones). Es muy característica la proliferación de yemas múltiples en las axilas de las hojas, que dan lugar a una gran ramificación. Las hojas son de color verde claro de distintos tamaños, típicas. El fruto es entre mediano y pequeño, de forma esférica y ligeramente redondeado, de color naranja, de fácil pelado y poco propenso al bufado. Tanto la zona peduncular como la estilar son redondeadas. La corteza delgada, con multitud de glándulas de aceites esenciales muy vistosas de tamaño grande, está muy adherida a la pulpa aunque se pela con facilidad. Es muy productiva (producción a veces en racimos) y entra en producción muy pronto al igual que las clementinas Loretina y Marisol. La recolección es muy precoz.

Figura 10. Beatriz.

Figura 11. Árbol de clementina Beatriz.

Figura 12. De izquierda a derecha: Beatriz, Fina y Esbal.

4.1.5. Clemepons.

El árbol es vigoroso con hábito de crecimiento abierto, de forma achatada y follaje denso y con cierta espinosidad en ramas vigorosas que desaparece con el tiempo. Las hojas y yemas axilares se encuentran sobre una pequeña prominencia. Es muy característica la proliferación de yemas múltiples en el abultamiento que se produce en la zona del injerto. El fruto es idéntico al de la clementina de Nules, de forma esférica y aplanada por los polos y de buen tamaño. Se pela con facilidad. Durante algún tiempo permanece parte del estilo en el fruto. La corteza del fruto, al estrujarla despide un característico olor que recuerda a hinojo (anís). Alcanzada la madurez natural, es algo propenso al bufado. Es muy productivo y precoz en la entrada en producción. La recolección es muy temprana.

Figura 13. Clemepons.

Figura 14. Rama vigorosa de clemepons.

Figura 15. Injerto. Proliferación de yemas latentes.

4.1.6. Arrufatina.

El árbol tiene buen vigor y desarrollo, y hábito de crecimiento abierto, con espinas cónicas y duras, que pueden desaparecer muy lentamente a lo largo del tiempo. En el tronco y ramas principales de árboles adultos suelen aparecer abultamientos (yemas latentes). Cuando se cultiva en zonas donde los inviernos son suaves, la floración es muy escasa. Las hojas de color verde oscuro tienen tendencia, en un pequeño porcentaje, a plegarse hacia el haz y a su vez curvarse hacia el envés. El fruto es de tamaño grande, de fácil pelado. La corteza, hasta que alcanza su color naranja, va perdiendo muy lentamente la clorofila, observándose muchos frutos con matices verdosos en la zona basal, con el punto estilar hundido. La recolección es muy precoz.

Figura 16. Arrufatina.

Figura 17. Árbol jóven de clementina Arrufatina.

4.1.7. Esbal.

El árbol es de forma achatada y follaje bastante denso, y muestra buen vigor y desarrollo. Las ramas tienen un hábito de crecimiento inclinado. Son de color marrón oscuro con un veteado verde también oscuro y sin espinas (ramas entre 2 y 3 años). Los entrenudos son cortos con gran cantidad de hojas pequeñas, típicas de clementina. El fruto de color naranja rojizo, al igual que la pulpa, es ligeramente de mayor tamaño que el de la clementina Fina. La zona apical es plana, con el punto estilar ligeramente hundido, sin navel (ombligo), y la zona peduncular también es plana, con estrías o surcos. La corteza, ligeramente granulada, es algo acostillada y propensa al bufado. La recolección es precoz, pudiendo recolectarse unos días antes que la clementina Fina.

Figura 18. Esbal.

Figura 19. Árbol de clementina Esbal.

4.1.8. Oroval.

El árbol es vigoroso, tiene buen desarrollo, observándose cierta espinosidad en chupones que desaparece lentamente con el tiempo. Su hábito de crecimiento es erecto, similar a la clementina Marisol. La madera, muy frágil, se rompe con facilidad y casi siempre en la zona de inserción con la rama, se observa parte del floema en ese punto de unión. Las hojas de color verde oscuro, son típicas de clementina. El fruto es de buen tamaño, de pulpa tierna y fundente, con un elevado contenido en zumo ligeramente acídulo al igual que la clementina Marisol. La corteza de consistencia blanda, con las glándulas de aceites esenciales prominentes. Muy propenso al bufado. Cuando arrancamos frutos maduros, el cáliz, en general, se queda en el pedúnculo. La recolección es precoz.

Figura 20. Oroval.

Figura 21. Roturas de ramas con restos de floema.

4.1.9. Clementina de Nules.

También se le conoce con los nombres de Clemenules, Nulesina, clementina Reina y clementina Victoria. El árbol tiene buen vigor y desarrollo, hábito de crecimiento abierto, forma achatada y follaje denso, no presentando espinosidad en las ramas y, de observarse, solamente en chupones. En el tronco y ramas principales de árboles adultos suelen aparecer abultamientos correspondientes a yemas latentes. Tiene tendencia a producir una floración más o menos uniforme, y posteriormente dos o tres más heterogéneas. Las hojas, lanceoladas de distintos tamaños, son muy típicas de clementina. El fruto es de buen calibre, de color naranja y propenso al bufado cuando alcanza su madurez natural. Posee un adecuado contenido en zumo de alta calidad con adecuados niveles de azúcares y ácidos totales. La pulpa es fundente, no dejando casi residuos al comer. La recolección es precoz y a su vez escalonada en función de la floración. La clementina Orogrande es muy similar a la Clementina de Nules.

Figura 22. Clementina de Nules.

Figura 23. Árbol de clementina de Nules.

Figura 24. Abultamiento en el tronco, yemas latentes.

4.1.10. Tomatera.

El árbol tiene buen vigor y desarrollo, es muy frondoso y forma achatada. Produce mucho por el interior del árbol. La madera no es frágil, similar a la de Clementina de Nules, con espinas en chupones. El fruto es de color naranja intenso (tomate), de ahí el nombre, de un tamaño intermedio entre el de la clementina Fina y la Clementina de Nules y propenso al bufado igual que la Clementina de Nules. En la zona peduncular suele formarse abultamientos y depresiones más o menos pronunciadas. Se mantiene verde y en pocos días colorea rápidamente, alcanzando su color típico naranja intenso. La recolección es precoz.

Figura 25. Tomatera.

4.1.11. Fina.

El árbol presenta buen vigor y es de tamaño grande, con hábito de crecimiento abierto y sin espinas. Las ramas de entre 2 y 3 años son de color marrón uniforme, sin casi veteado verde oscuro. Los entrenudos son cortos. Es frondoso con hojas pequeñas típicas de clementina. Las flores y el fruto son de reducido tamaño. Poco propenso al bufado. La pulpa tiene unas extraordinarias características organolépticas y mantiene la acidez durante mucho tiempo. La recolección es precoz.

Figura 26. Fina.

4.1.12. Clementard.

El árbol presenta buen vigor y desarrollo, con hábito de crecimiento abierto y muy frondoso. No tiene espinas y el color de la madera es oscura, casi negra. Todas estas características son muy similares a las de la clementina Hernandina, pero que se distingue de ésta porque sus hojas, de color verde oscuro, son mucho más grandes. El tamaño, forma, contenido en zumo y características organolépticas del fruto muy similares a las de la clementina Fina, pero la plena coloración del fruto la alcanza un tiempo después. En relación con la clementina Hernandina, la clementina Clementard presenta una coloración externa del fruto menos intensa y uniforme, menor contenido en zumo y más cantidad de ácidos totales. Los sépalos (cáliz) son muy grandes, parecen pequeñas hojas. Cuando el fruto alcanza la madurez natural y permanecen, pueden adquirir color naranja. La región estilar es plana, con la areola irregular presente en la mayor parte de los frutos, que delimita en su interior una zona más o menos prominente muy característica. La recolección es tardía.

Figura 27. Clementard.

Figura 28. Árbol de clementard.

4.1.13. Hernandina.

El árbol tiene buen vigor y desarrollo con hábito de crecimiento abierto. Presenta un follaje muy denso de color verde oscuro con brotes abundantes y entrenudos cortos. Sin espinas. La madera es oscura, casi negra y muy frágil. El tamaño, forma, contenido en zumo y características organolépticas del fruto, son similares a la de la clementina Fina, pero la plena coloración del fruto la alcanza un tiempo después, aunque queda presente en la parte basal una zona más o menos verdosa variable en extensión e intensidad. La región estilar es plana, con la areola irregular presente en la mayor parte de los frutos, que delimita en su interior una zona más o menos prominente muy característica. Propenso al bufado al igual que la clementina Clementard. La recolección es tardía.

La variedad Nour es muy similar a la variedad Clementina Hernandina, con la diferencia de que el color naranja de la corteza, se alcanza unos días antes en la variedad Nour.

Figura 29. Hernandina.

Figura 30. Árbol de Hernandina.

Figura 31. Madera oscura de la clementina Hernandina.

4.1.14. Periodos de recolección.

Tabla 2.

4.2. Satsumas.

Se caracteriza este grupo porque sus árboles son los últimos que florecen y sin embargo son de los primeros que se recolectan (grupo Wase), por consiguiente, de producirse heladas tempranas y/o tardías no suelen afectarlos. Las flores, con las anteras de color blanco crema o amarillo pálido sin granos de polen (no polinizan a otras variedades), suelen estar aisladas y raramente aparecen en racimos. El fruto de color amarillo-naranja a naranja asalmonado, es de buen tamaño, de forma achatada, y muy propenso al bufado cuando la corteza inicia el cambio de color. No tiene semillas y si excepcionalmente se encontrasen son poliembriónicas. La corteza es gruesa y algo rugosa.

4.2.1. Hashimoto.

El árbol es de tamaño pequeño a medio, vigoroso, con hábito de crecimiento descendente y forma achatada. Las ramas son flexibles, sin espinas y de color gris claro, no presentando ramificaciones laterales lo que, junto a su porte llorón, le proporcionan un aspecto deslavazado. Las hojas lanceoladas, grandes, típicas de la especie. Las flores son grandes y largas con las anteras de color blanco crema y sin granos de polen. Los frutos son de buen tamaño de color amarillo-naranja, elevado contenido en zumo y bajo contenido en azúcares y ácidos totales. Esta variedad pertenece al grupo Wase, que se caracteriza porque las plantas son de porte pequeño, muy productivas, de rápida entrada en producción y una recolección muy precoz.

Figura 32. Hashimoto.

4.2.2. Okitsu.

El árbol es de tamaño medio, vigoroso, con hábito de crecimiento descendente y forma achatada. Sus ramas tienen tendencia al crecimiento desordenado en zig-zag y suele aparecer alguna espina en brotes vigorosos. No presenta ramificaciones laterales, en conjunto muestra un aspecto deslavazado. El follaje, de color verde intenso, es poco denso. Las flores son grandes, con las anteras de color blanco crema y sin granos de polen. Los frutos son de buen tamaño. Comparada con la satsuma Clausellina, la corteza, tiene menor espesor y peso siendo la superficie más lisa y ambas son sensibles al golpe de sol. Su contenido en zumo es mayor y su madurez externa la alcanza un poco antes. Esta variedad también pertenece al grupo Wase, al igual que la variedad de satsuma Clausellina. La recolección es muy precoz.

Figura 33. Okitsu.

Figura 34. Rama de Okitsu.

Figura 35. Golpe de sol sobre los frutos.

4.2.3. Clausellina.

El árbol es de tamaño pequeño y poco vigoroso, con el hábito de crecimiento escasamente abierto y descendente. Las ramas, sin espinas, tienen entrenudos cortos y cantidad de brotes. En la zona de unión injerto-patrón se observa, en general, un mayor desarrollo en la variedad cuando el patrón es citrange. En la madera, de color gris claro, se aprecia, al igual que en todas las variedades que pertenecen a este grupo, un cierto veteado longitudinal sinuoso de color verde. Las hojas son alabeadas, de color verde opaco (con poco brillo). El follaje es denso. Las flores son aisladas, grandes y largas, con anteras de color blanco y ausencia de granos de polen. Los frutos son de buen tamaño, de color amarillo naranja y de poca calidad por su bajo contenido en azúcares y ácidos totales. La recolección es muy precoz.

Figura 36. Clausellina.

Figura 37. Árbol de Clausellina.

Figura 38. Clausellina sobre citrange.

4.2.4. Satsuma Owari.

El árbol es vigoroso, con un desarrollo de medio a grande, hábito de crecimiento descendente y forma achatada. Las ramas no tienen espinas. En la zona de unión injerto-patrón, se observa un mayor desarrollo del patrón cuando éste es citrange Troyer. Las hojas de color verde oscuro son típicas del grupo. El follaje es poco denso. Las flores son grandes con las anteras de color blanco y ausencia de granos de polen. Los frutos son de buen tamaño, con elevado contenido en zumo de escasa calidad por sus bajos contenidos en azúcares y ácidos totales. La recolección es precoz.

Figura 39. Satsuma Owari.

Figura 40. Árbol de Satsuma Owari.

Figura 41. Satsuma Owari sobre citrange Troyer.

4.2.5. Periodos de recolección.

Tabla 3.

4.3. Híbridos.

En general, los árboles de este grupo se caracterizan porque son muy frondosos. Las flores son pequeñas con las anteras de color amarillo y gran cantidad de granos de polen de color amarillo y muy viable. Normalmente, debido a la polinización cruzada, en plantaciones próximas de variedades compatibles, pueden producir semillas y a su vez ser polinizadas. Los frutos, de buen tamaño, de color naranja a naranja rojizo, son muy atractivos. La pulpa es fundente, con gran cantidad de zumo y en general con elevados contenidos de azúcares y ácidos totales. La corteza, en la mayoría de las variedades de este grupo, está muy adherida a la pulpa y no presenta tendencia a bufarse. En algunos frutos suele observarse en la zona estilar un pequeño ombligo o navel, afectando solamente a la corteza.

4.3.1. Nova.

Es un híbrido entre clementino Fino y tangelo Orlando (pomelo Duncan x mandarino Dancy). El árbol es de porte medio a grande, vigoroso, bien desarrollado y frondoso. La forma es esférica, con hábito de crecimiento abierto y presentando muchas características del grupo clementino. Las ramas no tienen espinas y aunque aparecen en ocasiones, son pequeñas y con tendencia a desaparecer. Las hojas son de color verde claro, similares a las del grupo clementino, de tamaño medio a grande, lanceoladas y con un corto peciolo. La floración suele hacerla en primavera y de una sola vez de forma muy abundante, hasta tal punto que el árbol no suele producir hojas en ese momento. Es una variedad que en plantaciones próximas de variedades compatibles, puede producir semillas en gran cantidad y a su vez ser polinizada. El fruto es de tamaño medio a grande, de color naranja-rojizo, muy atractivo. Desde sus primeros estadios de crecimiento, en la zona estilar, aparecen surcos en forma radial muy característicos. En algunos frutos, durante bastante tiempo, permanece el estilo completo con el estigma de gran tamaño. Estos frutos no se navelizan. El fruto no tiene tendencia a bufarse, es de forma esférica algo achatada. La corteza es correosa, fina y brillante, está muy adherida a la pulpa por lo que se pela con dificultad. Esta variedad es propensa al rajado (splitting) de frutos por la zona estilar, en aquellos, donde se observa el falso navel, ombligo que se produce solamente en la corteza.

Figura 42. Nova.

Figura 43. Árbol de Nova.

Figura 44. Frutas de Nova.

Figura 45. Agrietamiento de frutas.

4.3.2. Ellendale.

Es un híbrido entre naranjo y mandarino, de parentales desconocidos (Tangor). El árbol tiene buen vigor y desarrollo con hábito de crecimiento abierto y forma esférica. La madera de las ramas, con franjas longitudinales de color oscuro, es muy frágil rompiéndose con cierta facilidad y no suele producir ramificaciones. No presenta espinas. Las hojas, de color verde claro, tienen una forma intermedia entre las del naranjo y el mandarino, con un peciolo corto y sin alar. Las flores, con las anteras amarillas y abundantes granos de polen, son pequeñas, y en general se aprecia que el estilo sobresale por encima de las anteras en un porcentaje elevado. En los estambres se encuentran todos sus filamentos soldados y caen cuando el ovario adquiere mayor grosor. El fruto es de buen tamaño, poco achatado y de fácil pelado. Posee un elevado contenido en zumo, en azúcares y ácidos totales. Se puede decir que no tienen semillas, aunque pueden aparecer en un bajo porcentaje de frutos y en pequeña cantidad (máximo 6). Son monoembriónicas. La fruta tiene una buena capacidad de permanencia en el árbol en buenas condiciones comerciales, ya que no pierde densidad, al no presentar tendencia al bufado. Es una variedad poco productiva si no se le practica un rayado en las ramas. De realizarse, hacerlo con mucho cuidado puesto que puede defoliarse y/o amarillear. Es algo sensible al rajado del fruto que puede producirse en cualquier punto de su superficie. La recolección es tardía.

Figura 46. Ellendale.

Figura 47. Árbol de Ellendale.

Figura 48. Ramas de Ellendale.

Figura 49. De izquierda a derecha: árbol rayado y árbol sin rayar.

Figura 50. Agrietamiento de frutos.

4.3.3. Fortune.

Es un híbrido obtenido, entre clementino Fino y mandarino Dancy. El árbol tiene buen vigor y desarrollo con hábito de crecimiento abierto y forma esférica. Con el tiempo y por el peso de los frutos, la abertura es total llegando a tocar el suelo las ramas más bajas. Es muy frondoso, con hojas de color verde oscuro, cortas y anchas, acucharadas, con peciolo corto y sin alar. Las ramas gruesas tienen espinas que tienden a desaparecer. La madera es muy frágil por lo que se recomienda un adecuado entutorado. Las flores son pequeñas, muy abundantes, con numerosos granos de polen. Es una variedad que en plantaciones próximas de variedades compatibles, pueden producir semillas en gran cantidad y a su vez ser polinizada. El fruto es de buen tamaño, de color naranja muy atractivo y posee un elevado contenido en zumo, ligeramente acídulo. La corteza, muy adherida a la pulpa, se pela con facilidad. La región estilar es plana, con areola irregular presente en la mayor parte de los frutos que delimita en su interior una zona más o menos prominente. Algunas veces, cuando bajan las temperaturas, la humedad relativa es alta y a su vez hace viento, puede producirse en los frutos más expuestos al exterior un manchado (pitting) que hace que no sean comerciales. No tiene semillas, aunque puede tenerlas si se cultiva próxima a variedades compatibles. Si se encuentran son monoembriónicas. La recolección es tardía.

Figura 51. Fortune.

Figura 52. Árbol de Fortune.

Figura 53. Espinas de roturas de ramas en la variedad Fortune.

Figura 54. Manchado en frutas de Fortune.

4.3.4. Ortanique.

Es un tangor, híbrido entre naranjo y mandarino, cuyos parentales son desconocidos. El árbol es muy vigoroso, de gran desarrollo, con hábito de crecimiento abierto y forma esférica. Comienza a producir muy pronto. Tiene una gran densidad de hojas, de color verde oscuro y forma acucharada, similar a las del mandarino Fortune, con peciolo corto y sin alar. Las ramas gruesas no tienen espinas. Sin embargo, en las axilas de las hojas de las ramas finas, aparecen pequeñas y abundantes que permanecen mucho tiempo. La madera no es frágil. Las flores son muy numerosas, pequeñas y con numerosos granos de polen. El estigma de la flor es muy grueso y grande. Los frutos en sus primeros estadios son muy estriados, (con surcos) marcando los gajos y con la areola estilar visible, al igual que le sucede a las variedades Ellendale y Fortune. Es una variedad muy productiva, que da lugar a unos frutos de tamaño grande de forma redondeada por la zona peduncular y truncada o plana por la zona estilar. La corteza es de color naranja muy atractivo, muy adherida a la pulpa, hasta el punto que el pelado se realiza con dificultad. Tiene gran cantidad de glándulas de aceites esenciales que al romperse colorean de amarillo. La pulpa es fundente con elevado contenido en zumo, muy bien compensado por la gran cantidad de azúcares y ácidos totales que contiene. Se mantiene en el árbol durante mucho tiempo en buenas condiciones comerciales, prieta y sin mancharse. No tiene semillas, pero puede tenerlas si se cultiva próxima a variedades compatibles. Si se encuentran son poliembriónicas. La recolección es tardía.

Figura 55. Ortanique.

Figura 56. Árbol de Ortanique.

Figura 57. Espinas en ramas jóvenes de Ortanique.

 

Figura 58. Frutos de Ortanique.

4.3.5. Periodos de recolección.

Tabla 4.

 

Página anterior

Página 2 de 4
Siguiente página

 

Autor:

Juan Soler Aznar
Generalitat Valenciana
Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.