infoagro logo
» Portada » Documentos

El cultivo del Crisantemo

icono foto el cultivo del crisantemo
Este género comprende unas 30 especies originarias de Asia y del nordeste de Europa. El crisantemo que se cultiva principalmente es un híbrido complejo y la mayoría de las especies de donde se han generado los cultivares actuales son originarias de China.
1. Taxonomía y origen
2. Morfología
2.1. Clasificación de inflorescencias según su forma
2.2. Clasificación según el número de flores por vara
2.3. Clasificación de cultivares según su respuesta fisiológica
3. Requerimientos edafoclimáticos
4. Propagación
5. Técnicas de cultivo
5.1. Cultivo de plantas madre
5.2. Cultivo para floración en invierno
5.3. Cultivo para floración en verano
5.4. Cultivo en maceta
6. Plagas y enfermedades
6.1. Plagas
6.2. Enfermedades
7. Fisiopatías
8. Cosecha y postcosecha

1. TAXONOMÍA Y ORIGEN
Familia Asteraceae
Género Chrysanthemum
Especie Chrysanthemum indicum
Chrysanthemum morifolium
Nombre común Crisantemo

El género Chrysanthemum comprende unas 30 especies originarias de Asia y nordeste de Europa.

El crisantemo que actualmente cultivan los floricultores es un híbrido complejo (Chrysanthemum x hortorum) y la mayoría de las especies de donde se han generado los cultivares actuales son originarias de China (Chrysanthemum indicum, Chrysanthemum morifolium).

2. MORFOLOGÍA

- Hojas: Las hojas pueden ser lobuladas o dentadas, ligulosas o rugosas, de color variable (verde claro-oscuro), recubiertas de un polvillo blanquecino que le da un aspecto grisáceo y casi siempre aromáticas.
Hojas de crisantemo
foto hojas de crisantemo
[ampliar imagen]

- Flores: Presentan una inflorescencia en capítulo. Existen diversos tipos de capítulos cultivados comercialmente, aunque en general, esta inflorescencia está formada por dos tipos de flores: femeninas (radiales; se corresponden con la hilera exterior en las margaritas) y hermafroditas (concéntricas; se corresponden con las centrales). El receptáculo es plano o convexo y está rodeado de una envoltura de bráctea.
Botones florales de crisantemo
foto botones florales de crisantemo
[ampliar imagen]
Botones florales de crisantemo
foto botones florales de crisantemo
[ampliar imagen]
Detalle de la flor del crisantemo
foto detalle de la flor del crisantemo
[ampliar imagen]
Crisantemo con flores hermafroditas
foto crisantemo con flores hermafroditas
[ampliar imagen]

2.1. Clasificación de inflorescencias según su forma

- Sencillas: Tipo margarita. Este grupo está compuesto por una o dos hileras de flores radiales y de flores hermafroditas centrales.

- Anémonas: Este grupo es similar a las sencillas, pero con flores concéntricas tubulares y alargadas. El color de las flores radiales y concéntricas puede ser el mismo o diferente.
Anémona de un solo color
foto anemona de un solo color
[ampliar imagen]
Anémona de varios colores
foto anemona de varios colores
[ampliar imagen]

- Recurvadas: Este grupo presenta una forma globular, con las flores radiales curvadas hacia dentro.
Crisantemo con inflorescencia recurvada
foto crisantemo con inflorescencia recurvada
[ampliar imagen]

- Reflejas: Este grupo presenta una forma redondeada, con flores radiales doblándose hacia afuera y hacia abajo.
Crisantemo reflejo
foto crisantemo reflejo
[ampliar imagen]

- Araña, pluma, cuchara, hirsuta, etc.: Este grupo presenta flores radiales curvas y tubulares, excepto en el caso de la cuchara.
Crisantemo araña. Fotografía: Alejandro Bayer Tamayo
foto crisantemo ara a  fotografia  alejandro bayer tamayo
[ampliar imagen]

- Pompones: Este grupo presenta una forma globular, con flores radiales cortas y uniformes. No presenta flores concéntricas.
Crisantemo pompones. Fotografía: Jacinta Iluch Valero
foto crisantemo pompones  fotografia  jacinta iluch valero
[ampliar imagen]

- Decorativas: Este grupo es similar a los pompones. Se componen principalmente de flores radiales, aunque las hileras exteriores son más largas que las centrales, dándole a la inflorescencia una forma plana e irregular.

Actualmente, la mejora para la obtención de híbridos comerciales se basa tanto en la forma y en el color como en su adaptación para la producción de flores durante todo el año, incidiendo siempre en la calidad.

2.2. Clasificación según el número de flores por vara

- Tipo “estándar o uniflora”: Se desarrolla una inflorescencia por tallo. Se obtienen tras la eliminación de todos los botones florales laterales. Este tipo se utiliza principalmente para el cultivo de flor cortada.

- Tipo “spray”: Se desarrollan varias inflorescencias por tallo. Se obtienen cuando se elimina la inflorescencia terminal en el momento en el que el color empieza a aparecer en las flores radiales.

2.3. Clasificación de cultivares según su respuesta fisiológica

Los cultivares pueden dividirse en dos grupos de acuerdo a su respuesta ante la temperatura de crecimiento y la longitud del día (fotoperíodo) (Salinger, 1991):

- Crisantemos de floración veraniega o temprana: Son aquellos que florecen en respuesta a temperaturas cálidas, mayores o iguales a 15ºC, independientemente de la longitud del día (termopositivos). Las temperaturas diurnas no deben situarse por encima de 25ºC ni las nocturnas por debajo de 10ºC.

- Crisantemos de todo el año (AYR; All year round): Son aquellos que responden al fotoperiodo, concretamente a días cortos. Se pueden obtener flores en cualquier época del año manipulando la duración del día. Se subdividen en grupos de respuesta, de acuerdo con el número de semanas necesarias entre la iniciación de la yema floral y la floración real (la mayoría de las flores para corte se obtienen de los cultivares de 10-12 semanas).

Cathey (1954) (en Kofranek, 1988) clasificó numerosos cultivares de crisantemo según la respuesta de la floración a la temperatura:

- Cultivares de termocero: Son los más adecuados para la floración de todo el año. La floración se produce rápidamente a 15,5ºC. Muestran poca inhibición floral entre los 10ºC y los 27ºC.

- Cultivares termopositivos: La floración se inhibe por debajo de los 15,5ºC. Las yemas florales se pueden iniciar pero no se desarrollan más allá de un estado de cabezuela a bajas temperaturas. Si se mantiene la temperatura apropiada, estos cultivares pueden utilizarse para floración durante todo el año.

- Cultivares termonegativos: La floración se inhibe por encima de los 15ºC. Temperaturas inferiores pueden retardar (10ºC) pero no inhiben la iniciación. Deberán cultivarse solamente cuando las temperaturas nocturnas puedan ser controladas a 15,5ºC ó ligeramente por debajo. Se deberá evitar el cultivo en verano.

3. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

- Temperatura: El rango de temperatura óptimo varía en función de cada variedad. No obstante oscila en torno a los 18-25ºC.

Temperaturas muy altas provocan que las flores obtengan un color más pálido. Temperaturas bajas hacen que la floración se adelante, pudiendo provocar manchas rosadas si son demasiado bajas.

Los cambios bruscos de temperatura provocan malformaciones en la floración.

- Humedad: Requieren de una humedad en torno al 60-70%. Si la humedad relativa se encuentra muy por encima de estos valores, puede favorecer la aparición de podredumbres y de roya. En cambio, si la humedad es demasiado baja, puede dar lugar a un acortamiento de los tallos, quemaduras y falta de uniformidad en la floración.

- Luz: En general, los crisantemos son plantas de día corto. El punto crítico para su inducción floral es de 13-14 horas, según la variedad. Las variedades más tempranas necesitan menos horas de oscuridad que las variedades más tardías.

Para la obtención de floración durante todo el año, se deben aplicar técnicas de fotoperiodo:

- Floración en invierno: Se deben aumentar las horas de día mediante la introducción de luz artificial.
- Floración en verano: Se deben reducir las horas de día mediante la colocación de mallas de sombreo.

- Sustrato: Se recomienda un suelo poroso con alto contenido en materia orgánica. El pH debe situarse entre 5,5-6,5 y la CEe (conductividad eléctrica de un extracto de pasta saturado) no debe superar los 2,5mS/cm.

4. PROPAGACIÓN

- Propagación por esquejes: Esta técnica se debe realizar por medio de esquejes terminales obtenidos a partir de plantas madre seleccionadas por su conformación a la progenie, capacidad de cosecha y vigor. Las plantas madre deben estar mantenidas bajo condiciones de día largo para inhibir la formación de botones florales.

Los esquejes terminales deben ser de 8-10cm de longitud. Éstos se pueden colocar: 1) directamente en el medio de enraizamiento o 2) almacenarse a 0-3ºC durante unas 6 semanas en cajas de cartón forradas con polietileno (evitar la deshidratación). En ambos casos, debe aplicarse un fungicida de amplio espectro para prevenir el desarrollo de enfermedades tales como botrytis, roya, etc.

El enraizamiento se lleva a cabo en invernadero y, preferiblemente, en bandejas de propagación. Para favorecer dicho enraizamiento, el extremo basal de los esquejes se deben sumergir en ácido indolbutírico (IBA).

El sustrato debe ser poroso, pudiendo emplear perlita, vermiculita, arena o mezclas de turba y arena en relación 1:2. El contenido total de sales no debe ser superior a 15meq/litro, siendo especialmente perjudicial un alto porcentaje en sodio (>67%) para las raíces.

En cuanto a las condiciones climáticas del invernadero, la temperatura ambiental debe estar en torno a los15-18ºC y la del medio de enraizamiento a 18-21ºC. La nebulización es necesaria cuando el nivel de luz y la temperatura del aire son elevados e incluso se puede recurrir al sombreado.

Al cabo de 10-20 días, dependiendo de la variedad, se puede efectuar el trasplante. Para garantizar que las plantas estén turgentes y tengan reservas antes de arraigar, se debe aplicar un riego con fertilizantes complejos unos días antes de la plantación.

- Propagación in vitro: Esta técnica consiste en la colocación de explantes en un medio nutritivo y en condiciones estériles.

5. TÉCNICAS DE CULTIVO

5.1. Cultivo de plantas madre

- Plantación: Las plantas madre se suelen colocar en camas o en contenedores. La colocación en contenedores es más adecuada, ya que de este modo se tiene un mayor control de enfermedades. El marco de plantación suele ser de 10x13 ó 13x13cm entre plantas.

- Despuntado: Al cabo de unos días, cuando las plantas madre están establecidas, se les debe realizar un pinzado suave para promover un rápido desarrollo de los tallos. Un despuntado severo reduce el número de nudos, permitiendo así que la base del tallo adquiera una textura semileñosa antes de tomar los esquejes. En este caso, las yemas axilares de las hojas no crecen tan rápidamente como cuando se trata de tallos suculentos.

- Fotoperiodo: Las plantas madre se mantienen bajo condiciones de día largo para favorecer así un rápido crecimiento vegetativo. Para ello, se debe reducir el periodo de oscuridad con la aplicación de luz artificial, logrando así la inhibición de la iniciación floral.

Es necesaria, una intensidad lumínica mínima de 110 lux, la cual se puede conseguir mediante la utilización de lámparas incandescentes. Éstas deberán estar encendidas entre 4-5 horas en mitad de la noche durante el invierno y unas 2 horas durante el verano, incluso para los cultivares más insensibles a la luz complementaria. Por último, no es recomendable aplicar más de 7 horas de luz artificial continuas, ya que de esta manera se puede inducir la floración.

- Mantenimiento de la planta madre: Para mantener la planta madre en estado juvenil se deben cortar los esquejes con frecuencia, ya que en tallos con crecimiento activo es menos probable que se formen yemas florales prematuras. Además, en las primeras etapas hay poca competencia entre tallos por la luz, por lo que las plantas madre producen ciclos de producción de rebrotes. Posteriormente, entre la décima y décimo-quinta semana de plantación, las plantas se vuelven tan densas que la disponibilidad de esquejes se vuelve irregular y se localiza en la periferia.

Si quedan demasiadas hojas tras cada cosecha de esquejes, la planta madre se vuelve demasiado grande, de forma que la competencia por la luz se convierte en un problema. El corte de tallos para esquejes, proporciona más luz en el centro y elimina por tanto la competencia entre éstos.

Las plantas madre se mantienen de 13-21 semanas para la producción de esquejes, ya que, superado este período, se favorece la formación prematura de yemas de los esquejes cortados para producción, incluso bajo condiciones de día largo.

- Riego: Se recomienda elegir un sistema de riego localizado para mantener el sustrato próximo a capacidad de campo.

- Fertilización: El crisantemo es muy exigente en cuanto a nutrición, especialmente en nitrógeno, fósforo y potasio. El calcio resulta fundamental durante la primera etapa de desarrollo para favorecer la formación de brotes más vigorosos y turgentes.

Es recomendable la aplicación de fertilizantes mediante un sistema de fertirrigación, aportando 250, 200 y 200ppm de N-P-K respectivamente. La conductividad eléctrica debe ser de 2mS/cm.

5.2. Cultivo para floración en invierno

- Plantación: La plantación de esquejes ya enraizados tiene lugar en camas o bancales y se realiza normalmente, en los meses de otoño (en España, de septiembre a diciembre).

El marco de plantación depende de la malla tutora que se utilice. Entre las más utilizadas se encuentran mallas de hilo de 10x10cm y de 12,5x12,5cm de cuadrícula. El esqueje se debe colocar en el centro del cuadro de la malla, procurando no enterrarlo demasiado, cubriendo así únicamente las raíces.
Cultivo de crisantemo
foto cultivo de crisantemo
[ampliar imagen]

- Despuntado: Consiste en realizar un corte de 2-3cm de la parte alta del tallo principal, con el fin de inducir la brotación lateral. Se debe realizar cuando dicho tallo presenta de 6-8 hojas.

Cada tallo despuntado puede dar lugar a 3-5 tallos florales, pero si se cultivan como "unifloras", se deben dejar solo 3 tallos por cada planta. De este modo, se obtienen flores de calidad.

En flores tipo “spray” se debe realizar el corte de los botones principales para favorecer el desarrollo de los brotes laterales. En cambio, para flores tipo “estándar”, se deben eliminar todos los brotes laterales con el fin de dejar el central para su desarrollo a flor.

- Entutorado: Esta labor consiste en colocar mallas tutoras (una de ellas corresponde a la utilizada en la plantación) e ir elevando dichas mallas conforme crece el cultivo. El objetivo es mantener la planta erguida para que el tallo con flor permanezca recto.

- Fotoperiodo: Para retrasar la floración hacia los meses de invierno, se debe aplicar luz durante los primeros meses (que corresponden a los de día corto) para que la planta adquiera altura. Así mismo, el periodo de iluminación comprende desde el primer día de plantación hasta que las plantas alcanzan de 25-30cm de altura. Este período puede durar de 2 a 4 semanas.

Se recomienda aplicar una iluminación de 75-100 lux. Normalmente se aplica durante la noche a razón de 2-4 horas (pueden ser interrumpidamente).

- Riego: El crisantemo es un gran consumidor de agua y nutrientes, por lo que se recomienda elegir un sistema de riego localizado para mantener el sustrato próximo a capacidad de campo.

Es recomendable realizar un riego abundante antes de la plantación. De este modo, se provoca un pequeño estrés hídrico durante las primeras semanas, para favorecer así el desarrollo del sistema radicular.

Cuando la planta se encuentra en estado de desarrollo, se deben dar riegos cortos y frecuentes.

Durante la iniciación de botones florales, se debe interrumpir el riego pero sin que la planta llegue a sufrir demasiado.

- Fertilización: La nutrición de los crisantemos es muy exigente, especialmente en nitrógeno y potasio. Durante los dos primeros meses de crecimiento es muy importante mantener elevados niveles de nitrógeno para obtener flores y plantas de calidad. Si durante este período se produce una deficiencia moderada de este nutriente, no se logrará recuperar la calidad de la flor a posteriori.

Inmediatamente después de la plantación de esquejes, se deben regar con un fertilizante líquido que contenga unas 200ppm tanto de nitrógeno como de potasio en cada riego. También pueden aportarse abonos tales como nitrato potásico, nitrato cálcico, etc. Entre los microelementos hay que cuidar especialmente la adición de hierro.

- Floración: En estas condiciones, la floración tendrá lugar en invierno (en España, entre los meses de diciembre a marzo).

5.3. Cultivo para floración en verano

La plantación de esquejes ya enraizados tiene lugar también en camas o bancales. Se realiza normalmente a comienzos de primavera para que la floración tenga lugar en los meses de verano (en España, se suele realizar a mediados de abril).

El manejo del cultivo se lleva a cabo de la misma forma que para los crisantemos de floración invernal, cambiando únicamente el manejo del fotoperiodo.

Para que se lleve a cabo la inducción floral durante los días largos, se debe acortar la duración de los mismos. Para ello, se recurre a la aplicación de oscuridad mediante la utilización de mallas negras. Dicha labor, se debe realizar cuando la planta adquiere una altura de 40cm aproximadamente, y se finaliza cuando los botones florales empiezan a adquirir coloración.

Cuando se dan condiciones de elevada temperatura, puede retrasarse la floración, por lo que se recomienda refrigerar el invernadero mediante ventilación.

5.4. Cultivo en maceta

- Plantación: La plantación en maceta puede realizarse en cualquier época del año utilizando las técnicas del fotoperiodo.

El marco de plantación, depende del tamaño de la maceta. Dicho diámetro depende de la demanda del mercado en cuestión. En una maceta de 6cm de diámetro se debe colocar un esqueje, en una de 7,6cm tres esquejes y en una de 10cm cuatro esquejes; en 12,5cm cinco esquejes, etc.

En todo caso, las macetas se deben colocar en un principio juntas. Posteriormente se irán moviendo evitando el alcance entre ellas. Por lo general, se suelen mover dos veces durante el ciclo de cultivo, ocupando finalmente cuatro veces más espacio que en el momento inicial.

Los esquejes se deben colocar inclinados hacia fuera para así, dar lugar a una mayor luminosidad. Además, deben plantarse a una profundidad de no más de 0,5cm. Para dar lugar a plantas de buena calidad, es importante que los esquejes colocados en una misma maceta sean de características similares.

- Sustrato: Se recomienda un sustrato que tenga una adecuada aireación y capacidad de drenaje. Un buen sustrato estaría compuesto por turba, perlita o poliestireno y materia orgánica con adición de calcio, fosfato y fertilizantes compuestos.

- Despuntado: El despuntado se debe realizar a los 10-15 días de la plantación, cuando hayan arraigado bien los esquejes. Se debe realizar un corte de 1cm en la parte alta del tallo principal.

Para macetas tipo “spray” se debe realizar el corte de los botones principales, para así favorecer el desarrollo de los brotes laterales y crecer de una forma abierta. En cambio, para macetas tipo “estándar”, se deben eliminar todos los brotes laterales con el fin de dejar el central para su desarrollo a flor.

- Fotoperiodo: En plantaciones para florecer en verano, se debe aplicar oscuridad utilizando mallas negras. Se recomienda realizar esta operación unos 10 días después del despuntado, para así favorecer la inducción floral y el desarrollo del botón.

Al contrario, para plantaciones que deben florecer en invierno, se debe aplicar luz artificial para favorecer el desarrollo vegetativo. El periodo de iluminación comprende desde el primer día de la plantación hasta que las plantas alcanzan los 25-30cm de altura, lo que puede abarcar un periodo entre 2 y 4 semanas.

- Riego: Se debe realizar un riego abundante después de la plantación de esquejes.

El sistema de riego más utilizado es el de aspersión o microaspersión. Dichos sistemas de riego se consideran efectivos para la eliminación de las sales que se depositan en la superficie.

Cuando la planta se encuentra en estado de desarrollo, se deben dar riegos cortos y frecuentes, manteniendo los suelos cerca en torno a capacidad de campo, ya que los crisantemos presentan una gran área foliar.

Durante la iniciación de botones florales, se debe interrumpir el riego pero sin que la planta llegue a sufrir demasiado.

- Fertilización: Se recomienda aplicar abonados de cobertera, ya que las plantas están en una maceta relativamente pequeña.

La fertilización debe comenzar tras el despunte y con una frecuencia de dos veces por semana. Las dos primeras semanas se recomienda la aplicación de Nitrato amónico. Posteriormente, es conveniente llevar a cabo un abonado con un complejo 14-10-14. Por último, durante la etapa de floración, se recomienda la aplicación de Nitrato Potásico, en una concentración de 1-2g/l, hasta que las flores queden abiertas.

- Reguladores de crecimiento: El uso de reguladores de crecimiento se recomienda para diversas funciones:

- Aumento de la longitud del tallo: Se pueden emplear giberelinas, en forma de giberelato potásico, a concentraciones de 1,5-6ppm. Dicha aplicación se debe realizar entre 1-3 días después de la plantación, repitiendo esta operación durante tres semanas.

- Alargamiento del pedúnculo de las flores: Se recomienda pulverizar con ácido giberélico la parte superior de la planta hasta el punto de saturación. Su aplicación se debe realizar durante el periodo de alta radiación. Si dicho tratamiento se retrasa, pueden originarse inflorescencias débiles.

- Acortar el pedúnculo en los crisantemos "estándar": Se recomienda la pulverización con ácido succínico-2, 2-dimetilhidracida a una concentración de 2500ppm hasta el punto de saturación y después del desbotonado. De esta manera, se reduce la división y alargamiento de las células en la zona situada justo debajo de la inflorescencia, donde el alargamiento se produce rápidamente cuando las flores se están desarrollando de forma activa.

- Para el inicio del desarrollo de la raíz, la hormona más utilizada es el ácido indolbutílico (AIB) mezclado con talco (1-2mg de AIB/g de talco) al 0,1-0,2%.

- La iniciación floral puede inhibirse con la aplicación de etileno (3-4ppm).

6. PLAGAS Y ENFERMEDADES

6.1. Plagas

- Minador de las hojas (Liriomyza trifolii): Es una de las plagas más importantes del crisantemo. Se trata de un díptero cuyas larvas se alimentan del parénquima foliar. Tienen preferencia por el haz de las hojas y dejan a su paso galerías serpenteantes sobre las mismas. Finalmente, estas galerías se necrosan.

Para su control se recomienda realizar una serie de medidas preventivas como:
1. Colocar mallas (10x20 hilos/cm2) en las aberturas del invernadero.
2. Eliminación de malas hierbas.
3. Utilización de trampas cromotrópicas amarillas.
4. Utilización de material vegetal sano.

Para control biológico se recomienda la suelta de Dacnusa sibirica o Diglyphus isaea.

Si la población de esta plaga es elevada, se deben realizar tratamientos químicos con productos compatibles con la fauna auxiliar.

- Trips (Frankliniella occidentalis): Los síntomas que se presentan son manchas blanquecinas en las hojas, de un típico aspecto plateado-plomizo y rodeadas de motitas negras que se corresponden a sus excrementos.

Para el control de esta plaga, es conveniente la realización de de medidas preventivas. Entre ellas destacan la colocación de trampas adhesivas azules a la altura del cultivo, eliminación de malas hierbas, empleo de mallas antitrip, etc.

El empleo de lucha biológica con Amblyseius swirskii u Orius resulta efectivo en invernaderos.

- Pulgón: Son pequeños insectos que se alimentan de hojas, brotes tiernos y botones florales succionando savia e inyectando toxinas. Como consecuencia de esta alimentación, los tejidos afectados se deforman. En el caso de los botones florales, la apertura de la flor se dificulta y emerge deformada o no abre bien. Además, esta plaga también puede ocasionar daños indirectos, ya que son trasmisores de virus.

El control biológico para esta plaga se realiza con la suelta de depredadores como Coccinella septempunctata y Chrysopa o parásitos como Aphelimus mali.

Si la presencia de esta plaga es severa, se recurre al control químico con productos sistémicos.

- Araña roja (Tetranychus urticae): Se presenta principalmente si el ambiente es seco. Los síntomas que aparecen son unos puntitos de color amarillo en el haz de las hojas. Posteriormente, estas punteaduras se tornan de color marrón y se abarquillan, obteniendo un aspecto polvoriento. Finalmente, dichas hojas se desecan y caen. Es frecuente encontrar finas telarañas en el envés de las hojas afectadas.

Cuando aparece dicha plaga, se debe recurrir al aumento de humedad para evitar la extensión de la misma. En el caso de una infestación mínima, se puede optar por la eliminación mecánica de los ácaros, limpiando las hojas. Si por el contrario la infestación es severa, será necesaria la intervención química.

Otro método de control es la lucha biológica mediante la utilización del ácaro depredador Phytoseiulus persimilis.

- Nemátodos (Aphelenchoides ritzemabosi): Estos nematodos son endoparásitos, que entran en las hojas a través de los estomas y se alimentan de las células del mesófilo. Los síntomas que se manifiestan en las hojas son lesiones marrones delimitadas por los nervios y amurallamiento progresivo, volviéndose éstas arrugadas y deformadas. Estas lesiones se extienden de abajo hacia arriba.

La dispersión del nematodo puede verse facilitada por salpicaduras de agua, contacto entre plantas, herramientas de poda, etc.

Para su control se deben aplicar medidas preventivas tales como la desinfección de todo tipo de herramientas y sustrato, eliminación de malas hierbas que puedan actuar como reservorio, evitar salpicaduras de agua, etc.

El control químico no resulta eficiente.

6.2. Enfermedades

- Pudrición de la raíz (Pythium sp.): La pudrición de la raíz o pudrición basal del tallo es ocasionada por el hongo Pythium sp. en condiciones de excesiva humedad de suelo. La diseminación de esporas se produce a través del suelo o del agua contaminada. El sistema radicular se debilita, de forma que las plantas infectadas se atrofian. Aparecen lesiones de color marrón oscuro-negro cerca del suelo, que pueden causar aberturas en la corteza.

El control se lleva a cabo mediante tratamientos preventivos (desinfectación del sustrato y herramientas de poda, material vegetal sano, agua de riego libre de patógenos, etc.). Cuando la incidencia es severa se recurre al control químico.

- Pudrición del tallo (Rhizoctonia solani): Se trata de un hongo que se desarrolla en condiciones de alta humedad y temperatura. Las plantas se marchitan en las horas de máxima temperatura y mínima humedad relativa, el crecimiento es restringido y los tallos se pudren en la superficie del suelo. Los síntomas foliares son manchas de color pardo, que comienzan generalmente en las hojas inferiores y avanzan hacia arriba.

Para evitar la incidencia de esta enfermedad se deben realizar camas bien niveladas y con buena capacidad de drenaje, plantar superficialmente, utilizar material vegetal sano, desinfectar el sustrato, las herramientas, etc.

Para el control químico se recomienda la realización de tratamientos sobre el cuello de las plantas con productos autorizados.

Para el control biológico se recomienda la aplicación de Trichoderma harzianum en el suelo.

- Verticilosis (Verticillium dahliae, V. albo-atrum): Estos patógenos habitan en el suelo, pudiendo llegar a permanecer en éste durante muchos años. Las bases de los conidióforos de V. albo-atrum en el tejido de la planta pueden ser parduzcas, mientras que los conidióforos de V. dahliae son hialinos.

Esta enfermedad puede desarrollarse unilateralmente, y sus síntomas son raquitismo, agostamiento de las hojas, follaje clorótico y marchitamiento.

El control químico para esta enfermedad no es muy efectivo, ya que no se han encontrado fungicidas que proporcionen una adecuada protección contra la misma. Se recomienda hacer un buen uso de medidas preventivas como: utilización de material vegetal sano, eliminación de plantas sintomáticas, desinfección del sustrato, herramientas de poda, etc.

- Podredumbre gris (Botrytis cinerea): Este hongo necesita tejidos heridos o senescentes para afectar a la planta, así como humedad ambiental y temperatura elevada.

Los síntomas pueden aparecer en hojas, tallos y flores, siendo fácilmente identificables en campo por su esporulación característica gris y vellosa sobre el haz de estos tejidos.

El control de este hongo es muy importante debido a su capacidad para sobrevivir como saprófito. Se debe evitar el exceso de humedad, ya sea disminuyendo la dosis y frecuencia de riego, espaciando las plantas o ventilando. También es conveniente retirar tejidos enfermos, cortándolos a ras de tallo utilizando siempre herramientas desinfectadas.

Si el ataque es severo, se debe recurrir al control químico. Se recomienda alternar productos de diferentes grupos sistémicos.

- Sclerotinia sclerotiorum: Este hongo se ve favorecido por la presencia de ambientes húmedos. Pueden vivir en tejidos infectados, en el suelo o en tejidos vivos.

Produce lesiones de color marrón oscuro en la base del tallo, que anteriormente han sido cubiertas de micelio blanco. Este hongo afecta al xilema provocando clorosis, caída de hojas, marchitamiento y muerte de la planta.

Para su control se debe reducir la humedad relativa, utilizar sustratos con buena capacidad de drenaje, eliminar material vegetal infectado, desinfectar el sustrato y las herramientas de poda, etc.

Para el control químico se recomienda el uso de fungicidas autorizados.

- Mycosphaerella ligulicola (Ascochyta chrysanthemi): Las condiciones de alta humedad favorecen la diseminación de este hongo. Se manifiestan síntomas como la descomposición de botones florales antes de que abran y cuya infección se extiende al pedúnculo.

Los conidios de este hongo se diseminan por el viento y por las salpicaduras de agua.

Para su control se debe eliminar el material vegetal infectado, evitar salpicaduras de agua, desinfectar el sustrato y las herramientas de poda, etc.

- Mancha foliar (Septoria obesa o S. chrysanthemella): Estos hongos pueden permanecer en los restos de cosecha durante años y se diseminan a través de salpicaduras de agua especialmente en ambientes húmedos. Los síntomas que se manifiestan son manchas de color oscuro que se van extendiendo desde la base de la planta hacia arriba, provocando la marchitez y muerte de la planta.

Para su control se recomienda evitar el mojado del follaje y realizar tratamientos preventivos.

- Roya (Puccinia chrysanthemi): Los síntomas que se manifiestan son pequeñas pústulas de color pardo-rojizo en el envés de las hojas y en los tallos, que cuando se rompen liberan polvo de color marrón oscuro, el cual se corresponde con las esporas. El centro de la pústula se torna de color negro cuando muere. Las hojas infectadas se marchitan y mueren, y los tallos detienen su crecimiento, dando lugar a plantas defoliadas y achaparradas.

- Roya blanca (Puccinia horiana): La germinación de las esporas se ve favorecida con temperaturas de 15-21ºC. Los primeros síntomas son puntos amarillos en el lado superior de la hoja. Posteriormente, el centro del punto se vuelve de color pardo. En el envés aparecen pústulas cerosas de color amarillo que se tornan a un color rosa, siendo finalmente blancas.

Para el control de estas dos enfermedades, se deben eliminar las plantas infectadas, evitar el mojado del follaje, favorecer la ventilación y evitar el exceso de nitrógeno.

Si el ataque es severo, se recomienda la realización de tratamientos con fungicidas autorizados.

- Oidio (Erysiphe cichoracearum): Erysiphe cichoracearum se manifiesta en condiciones de clima seco y temperaturas comprendidas entre 20-25ºC. Los síntomas son la aparición de micelio blanco en hojas y tallos. Este micelio, hace que las hojas se decoloren, se sequen y finalmente caigan.

Como medidas preventivas se debe llevar a cabo una buena ventilación, eliminación de malas hierbas y hojas con síntomas, etc.

Como control químico, es recomendable la aplicación de productos autorizados a base de azufre.

- Tizón bacteriano (Erwinia chrysanthemi): Erwinia chrysanthemi se desarrolla a temperaturas de 16-30ºC aunque se necesita agua libre durante unas 12 horas aproximadamente. Aparecen pequeñas lesiones necróticas en las nervaduras de los pétalos.

Para el control, se debe evitar el exceso de humedad y eliminar el material vegetal infectado, así como realizar una previa desinfección del sustrato y material empleado.

- Agrobacterium tumefaciens: Se trata de una bacteria que penetra desde el suelo por las raíces o a través de tumores en condiciones de humedad. Aparecen agallas normalmente en el tallo, inmediatamente por debajo de la superficie del suelo y ocasionalmente en las hojas y tallos. Las agallas aparecen como pequeñas masas de tejido calloso que posteriormente se agrandan.

Si el ataque es severo, las plantas afectadas por esta enfermedad se deben desechar. Se tratarán con productos cúpricos y se procederá a la desinfección del suelo con vapor.

El control biológico de la agalla de corona es posible utilizando Agrobacterium radiobacter, cepa K84.

- Pseudomonas cichorii: Se trata del patógeno causante de la mancha foliar bacteriana en condiciones de elevada humedad. Los síntomas que se manifiestan son puntos circulares o elípticos que pueden aumentar en número o tamaño formando lesiones en las hojas más bajas. En casos graves las bacterias infectan al peciolo y los tallos. Los botones florales afectados mueren prematuramente.

Para su control se deben evitar cultivares sensibles a esta enfermedad, utilizar material vegetal sano y resistente, eliminar plantas sintomáticas, etc. En periodos húmedos, se recomienda emplear como medida de prevención el sulfato de cobre.

- Virus de la aspermia del crisantemo o Chrysanthemum Aspermy Cucumovirus (CAV): Los síntomas que se originan son una deformación de la inflorescencia, reducción del tamaño y cambio en el color de las flores. Dichos síntomas florales no siempre se manifiestan el primer año. En la mayoría de variedades no se aprecian síntomas en las hojas pero siempre aparece un jaspeado acompañado de una reducción del crecimiento y, más raramente, de enanismo. Este virus puede ser transmitido por pulgones, herramientas o de forma manual.

Como control preventivo, se debe trabajar con material vegetal sano, eliminar las plantas enfermas y controlar los pulgones.

El CAV puede eliminarse mediante termoterapia con tratamientos de aire caliente a 37ºC durante un mes.

- Virus del mosaico del crisantemo o Chrysanthemum mosaic-B (Q) carlavirus (CVB): El virus del mosaico del crisantemo también es diseminado por pulgones, por lo que deben controlarse las poblaciones de estos insectos, además de emplear plantas libres de virus. Los síntomas son excesivamente variables según cultivares, estado vegetativo de las plantas y condiciones de cultivo. Pero, de forma general suelen ser más acentuados en los esquejes y las plantas jóvenes. En algunas variedades se ha observado caída anormal de hojas y reducción del crecimiento.

El CVB puede eliminarse por termoterapia con tratamientos de aire caliente a 37ºC durante varios meses.

7. FISIOPATÍAS

- Marchitamiento ocasional de las hojas: Este síntoma puede ser provocado por déficit hídrico, baja temperatura del suelo, o bien por días soleados seguidos de días nublados, especialmente en plantas infectadas con Verticillium.

- Crecimiento atrofiado con hojas pequeñas: Este síntoma puede ser provocado por exceso de sales en el suelo, por exceso o déficit hídrico o por deficiencia de nutrientes, especialmente nitrógeno.

- Clorosis internervial: Este síntoma puede aparecer por carencia de hierro y/o magnesio.

8. COSECHA Y POSTCOSECHA

La recolección del crisantemo se debe realizar con un corte de 10cm por encima del nivel del suelo. Todas las hojas a partir del tercio inferior del tallo se deben eliminar.

Los crisantemos se cosechan por lo general, completa o parcialmente abiertos. Sin embargo, se ha encontrado que estas flores también pueden cosecharse como botones compactos, ya que son capaces de abrir satisfactoriamente cuando se acondicionan con soluciones que inducen la apertura del botón.

Los estados de desarrollo se encuentran recogidos en la siguiente tabla:
Estados de desarrollo Características
I Inflorescencia muy compacta
II Inflorescencia con diámetro de 5cm
III Inflorescencia con diámetro de 8,5cm
IV Inflorescencia con diámetro de 12,5cm

Los crisantemos “estándar” pueden cosecharse en el estado de desarrollo II o III cuando las inflorescencias están comenzando a abrir, o bien en el estado IV cuando su peso fresco es de solo la mitad del que presentan las inflorescencias completamente desarrolladas.

Los crisantemos cosechados en un estado más compacto que los del estado II, tienen dificultad para abrir y cuando abren sus flores resultan de diámetro más pequeño. Los tallos deben colocarse en agua con algún producto desinfectante (germicida). Se suele utilizar una solución de nitrato de plata a 25ppm. También puede realizarse una inmersión durante 10 segundos en una solución de nitrato de plata a 1000ppm y posteriormente ser colocados en agua limpia.

Las variedades tipo “spray” o de ramillete se deben cosechar cuando la mayoría de los pétalos en las flores más desarrolladas o maduras se encuentran todavía erguidos. La inducción floral puede realizarse después del almacenamiento o del transporte.

Una vez cosechadas las flores, se deben almacenar durante unas dos semanas en cámaras frigoríficas a una temperatura de 2-3ºC. Durante este periodo de tiempo, los tallos de las flores deben introducirse en agua. Es importante que las flores permanezcan secas y previamente sometidas a un tratamiento fungicida de pre-recolección.

Respecto al empaquetado de flores, éste puede realizarse con mangas de plástico, colocando normalmente cinco tallos por manga, de forma que los ramos sean siempre del mismo color.

Los crisantemos, tanto los estándar como los de ramillete tienen una larga vida postcosecha cuando se manejan apropiadamente. Las dificultades en la absorción y el transporte del agua en el tallo son los problemas principales en postcosecha de los crisantemos, lo que da lugar al amarillamiento y marchitamiento prematuro de sus hojas.

- Crisantemos estándar

La Sociedad de Floristas Estadounidenses (Society of American Florists) ha sugerido la clasificación en los siguientes grados de calidad para el crisantemo estándar completamente abierto:
Grado Fino (Fancy) Estándar (Standard) Corto (Short)
Color de la etiqueta Azul Roja Verde
Diámetro mínimo 14cm 12cm 10cm
Longitud Mínima Flor + Tallo 76cm 76cm 61cm

- Crisantemos en ramillete

Los crisantemos pompones se agrupan en ramos de 227 a 340 gramos conteniendo varios tallos. Los estándar de igual tamaño se acomodan en grupos de 10 ó 12. Cada ramo de 5 a 8 pompones se protege con un material a modo de envoltura y se evita que las flores se entrecrucen. Los crisantemos estándar y "araña" (spider) pueden envolverse individualmente con papel encerado delgado para que las inflorescencias sufran menos daños.

Autor: Redacción Infoagro



Información en tu Email
Recibe los artículos técnicos y novedades agrícolas
 
BUSCADOR
Artículos de Agricultura


Sectores




Publicidad





Cursos On Line agricultura
Pre-matrícula GRATIS





»Ver todos los vídeos


Tienda On Line
»Tienda On Line




Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies

© Copyright Infoagro Systems, S.L.