infoagro logo
» Portada » Documentos

El cultivo del Iris

icono foto el cultivo del iris
Son plantas herbáceas, que pueden ser rizomatosas o bulbosas, siendo estas últimas las más utilizadas para flor cortada.
1. Taxonomía y origen
2. Morfología
3. Requerimientos edafoclimáticos
4. Propagación
5. Técnicas de cultivo
6. Plagas y enfermedades
6.1. Plagas
6.2. Enfermedades
7. Cosecha y postcosecha

1. TAXONOMÍA Y ORIGEN
Familia Iridaceae
Género Iris
Especie Iris xiphium
Iris germanica
Iris florentina
Iris pallida
Iris variegata
Nombre común Lirio, Iris

El género Iris está comprendido por más de 200 especies originarias de las zonas templadas de Europa, Asia, África y América.
Iris xiphium. Fotografía: Indil Ranen

[ampliar imagen]
Iris germanica. Fotografía: F. D. Richards

[ampliar imagen]
Iris pallida. Fotografía: Artemas Liu

[ampliar imagen]
Iris variegata. Fotografía: Aiko, Thomas & Juliette

[ampliar imagen]

2. MORFOLOGÍA

Son plantas herbáceas, que pueden ser rizomatosas o bulbosas, siendo estas últimas las más utilizadas para flor cortada.

- Tallos: Presentan varas florales largas y rectas, que pueden ser macizas o huecas, simples o ramificadas.

- Hojas: Presentan hojas estrechas, lanceoladas y esparcidas a lo largo del tallo floral. En la base de la planta forman una densa masa de hojas.

- Flores: Las flores se agrupan en inflorescencias en abanico. Cada inflorescencia presenta una o más flores de seis lóbulos simétricos y perfumados. Generalmente, los tres tépalos exteriores se pliegan hacia abajo, mientras que los interiores son erectos.

3. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

- Temperatura: La temperatura del suelo debe oscilar entre un mínimo de 5-8ºC y un máximo de 20ºC, siendo el rango óptimo el comprendido ente 16-18ºC. Temperaturas de suelo bajas pueden provocar un retraso en el crecimiento, mientras que temperaturas elevadas pueden provocar la formación de plantas finas.

La temperatura óptima ambiental se encuentra entre los 12-18ºC, no debiendo superar los 22-25ºC. Una brusca oscilación térmica, puede provocar una floración tardía y que los tallos sean cortos.

El iris es sensible a las heladas, por lo que se aconseja llevar a cabo un acolchado del terreno (paja, corteza de pino, etc.).

En cuanto a los bulbos, la temperatura óptima durante su almacenamiento oscila en torno a los 17-20ºC. Temperaturas superiores a los 25ºC pueden provocar la inhibición de la inducción floral e inferiores a 7ºC que los bulbos no se desarrollen correctamente.

- Humedad: La humedad relativa debe oscilar en torno al 75-80%. El iris requiere un importante control de la humedad del suelo para el correcto desarrollo del sistema radicular y foliar. Si la humedad del suelo es baja se puede producir el acortamiento de la vara floral, un desarrollo deficiente del follaje e incluso abortos florales. Por el contrario, si la humedad es alta, aumenta la aparición de enfermedades y asfixia radicular.

- Luz: El iris es sensible a una fuerte intensidad lumínica. No obstante exige un mínimo diurno de 200-300J/cm2. Una baja luminosidad puede provocar el desarrollo tardío del botón floral, así como la disminución de la calidad de la flor.

- Sustrato: Requiere de suelos con buena capacidad de drenaje y retención de agua. Un buen sustrato para el cultivo del iris está formado por materia orgánica, turba y arena.

Un suelo pesado o demasiado suelto puede ser perjudicial para este cultivo, ya que puede mermar la calidad de las flores.

En cuanto a la salinidad, el iris es muy sensible. Un exceso de salinidad puede disminuir el desarrollo del sistema radicular y dar lugar al marchitamiento de la flor.

- Riego: Antes de la plantación, se debe aplicar un riego abundante, para así mantener el terreno húmedo. Desde el inicio de la plantación hasta las 3-4 semanas siguientes, los riegos han de ser cortos y frecuentes. En el resto de la plantación, los riegos serán moderados, procurando evitar en todo momento el encharcamiento.

La CE del agua de riego no puede superar los 0,5mS/cm y debe tener bajo contenido en cloro.

4. PROPAGACIÓN

Generalmente, existen dos métodos de propagación del iris:

- Propagación vegetativa por rizomas: En este método, se utiliza como material de propagación porciones de rizomas de 2-3cm de longitud y con al menos una yema vegetativa. El rizoma debe ser tierno y presentar hojas, reduciéndolas a 15cm de altura para disminuir la evaporación.

- Propagación vegetativa por bulbos: Este método se basa en la producción de bulbillos (pequeños bulbos que se desarrollan en la base de los bulbos) por las yemas vegetativas de los bulbos madre.

Consiste en la separación de los bulbillos en el momento de la recolección. Una vez obtenidos estos bulbillos son replantados en otoño de forma normal. Después de la floración, se procede a la recolección de bulbos. Este proceso se debe hacer año tras años hasta obtener bulbos de calibre comercial.

5. TÉCNICAS DE CULTIVO

- Plantación: El lugar y época de plantación depende de la variedad en cuestión y de las condiciones ambientales. No obstante, el cultivo del iris se puede llevar a cabo en invernadero o al aire libre. Para ello es necesario que la temperatura ambiental no sea inferior a 5ºC y la temperatura del suelo superior a 20ºC. Por lo general, este cultivo es más frecuente en invernadero debido al mejor manejo de las variables climáticas.

Previo a la plantación, es conveniente efectuar un riego varios días antes para favorecer el correcto desarrollo del sistema radicular. También resulta conveniente la desinfección de los bulbos. El calibre depende de la época de plantación. En climas mediterráneos se aconseja la utilización de bulbos de calibre 10/+ para plantaciones en octubre, 9/10 en enero y 8/9 en verano, aunque no es recomendable la plantación en esta época. Por otro lado, es importante tener en cuenta que es imprescindible que no haya florecido durante la estación de cultivo anterior.

Normalmente, la densidad de plantación oscila en torno a 80-100 bulbos/m2. La colocación de éstos se debe realizar de tal manera que el ápice de los bulbos se encuentre por encima del terreno. De este modo se consigue reducir la incidencia de Rhizoctonia sp.

El suelo debe permanecer en todo momento húmedo, especialmente al inicio del cultivo.

- Sombreo: Este cultivo requiere esta labor en los meses de alta intensidad lumínica, que normalmente viene acompañada de altas temperaturas.

Durante las primeras 3-4 semanas después de la plantación, el iris requiere poca cantidad de luz, por lo que es necesaria la utilización de mallas de sombreo si la intensidad supera a la requerida.

- Fertilización: El abonado antes de la plantación no resulta conveniente debido a que aumenta la salinidad.

Esta planta es muy sensible al flúor, por lo que a la hora de llevar a cabo la fertilización debe tenerse en cuenta.

6. PLAGAS Y ENFERMEDADES

6.1. Plagas

- Pulgón: Afectan tanto a las plantas en estado de vegetación como a los bulbos durante su conservación. Normalmente se alimentan de los brotes tiernos, causando deformaciones en éstos.

Esta plaga también puede transmitir virus, siendo éste el daño más importante.

El control preventivo para esta plaga debe ser importante, dado a la capacidad para transmitir virus que tienen. En condiciones de invernadero se deben tener en cuenta las siguientes medidas:
- Utilización de mallas antipulgones.
- Monitoreo constante de la plaga.
- Eliminación de malas hierbas, tanto dentro como fuera del invernadero, ya que éstas son grandes reservorios de pulgones.
- Eliminación de plantas sintomáticas.

El control biológico para esta plaga se realiza con la suelta de depredadores como Coccinella septempunctata y Chrysopa o parásitos como Aphelinus mali.

El control químico se debe realizar, antes de que la planta sufra daños importantes, con productos autorizados y compatibles con la fauna auxiliar.

- Trips (Frankliniella occidentalis): Esta plaga causa daños durante su alimentación. Debido a su aparato bucal picador-chupador provocan manchas pardas en las hojas y botones florales, dando lugar a deformaciones. Las plantas presentan un desarrollo deficiente y se debilitan.

Para el control en invernadero es conveniente la realización de medidas preventivas. Entre ellas destacan la colocación de trampas adhesivas azules a la altura del cultivo, eliminación de malas hierbas, ya que pueden actuar como reservorio, empleo de mallas antitrips, etc.

- Mosca de los bulbos y del rizoma (Eumerus sp.): Se trata de un díptero cuya larva penetra en los bulbos de estas plantas, alimentándose de ellos. También provocan daños en las raíces.

Para su control se recomienda la desinfección de bulbos, eliminación de restos de cosecha y malas hierbas, etc.

El control biológico se puede llevar a cabo con hongos como Beauveria bassiana o Entomopthora muscae.

- Nematodos (Ditylenchus sp., Pratylenchus sp. y Meloidogyne sp.): Se trata de nematodos que afectan a bulbos y brotes tiernos. La temperatura óptima para su desarrollo es de 15-20ºC, teniendo poca actividad por debajo de 10ºC o por encima de 22ºC. Este nematodo sobrevive en el suelo y en malas hierbas.

La infestación comienza en la base del bulbo y se extiende hasta las partes aéreas. Los síntomas se manifiestan mediante la presencia de necrosis en el tallo, abultamientos típicos y disminución del crecimiento. Además, las plantas muestran manchas cloróticas y falta de vigor. Se origina también una disminución del sistema radicular junto a un mal desarrollo de los bulbos.

Para el control, se deben llevar a cabo una serie de medidas preventivas como: desinfección de bulbos en agua caliente (durante 3,5h a 43,5ºC y 15-20 días después de la recolección, aunque la pasteurización con vapor es el tratamiento más seguro y efectivo), eliminación de plantas afectadas, eliminación de malas hierbas que puedan actuar como reservorio, etc.

6.2. Enfermedades

- Septoriosis (Septoria sp.): El hongo que produce esta enfermedad prolifera rápidamente en condiciones de elevada humedad y temperatura. Los síntomas se manifiestan con manchas alargadas o circulares de color amarillo o pardo que se van extendiendo, pudiendo incluso provocar el marchitamiento de la planta.

Para el control se debe llevar a cabo la desinfección de los bulbos previa a la plantación, eliminar plantas sintomáticas, etc.

- Heterosporiosis (Heterosporium sp.): Los síntomas que se manifiestan son manchas grisáceas y alargadas de contorno rojizo.

El control para esta enfermedad es similar al llevado a cabo para la Septoriosis.

- Roya (Puccinia sp.): La germinación de las esporas se ve favorecida con temperaturas de 15-21ºC. Los primeros síntomas son puntos amarillos en el haz de la hoja. Posteriormente, el centro del punto se vuelve de color pardo. En el envés aparecen pústulas cerosas de color amarillo que posteriormente se tornan de color rosáceo y finalmente blancas.

Para el control de esta enfermedad se deben eliminar las plantas infectadas, evitar el mojado del follaje, favorecer la ventilación y evitar el exceso de nitrógeno.

Si el ataque es severo, se recomienda la realización de tratamientos químicos con fungicidas autorizados.

- Fusariosis (Fusarium oxysporum): Se trata de una enfermedad bastante frecuente y grave.

Los síntomas se manifiestan en los bulbos y raíces como una podredumbre seca de una tonalidad rojizo-parda. Como consecuencia, los síntomas aéreos suelen ser clorosis de hojas, disminución de vigor y marchitez de la planta.

El control de esta enfermedad se basa fundamentalmente en la realización de medidas preventivas, tales como la rotación de cultivo, desinfección de bulbos, buen drenaje del suelo, minimización de daños en la planta y del exceso de nitrógeno durante la fertilización, desinfección del material de corte, etc.

- Rhizoctonia solani: Aparece normalmente en primavera-verano. Los síntomas se manifiestan en la base del tallo que queda enterrado, apareciendo chancros de color rojizo que pueden llegar a originar el estrangulamiento del mismo. Además, se presenta un micelio de color pardo alrededor del bulbo.

Para evitar esta enfermedad, las medidas preventivas recomendadas para Fusarium son adecuadas.

Como control biológico, resulta efectiva la aplicación de Trichoderma en el momento de la plantación.

- Alternaria sp., Phyllosticta sp. o Ascochyta sp.: Estos hongos producen manchas ene las hojas.

Para el control, se debe evitar la presencia de agua libre en las hojas y aplicar fungicidas en caso de ser necesario.

- Moho gris (Botrytis cinerea): Este hongo necesita tejidos heridos o senescentes para afectar a la planta, así como humedad ambiental y temperatura elevada. Su aparición da lugar a un crecimiento fúngico gris sobre hojas, tallos y flores.

El control de este hongo es muy importante debido a su capacidad para sobrevivir como saprófito. Se debe evitar el exceso de humedad, ya sea disminuyendo la dosis y frecuencia de riego, espaciando las plantas o ventilando. También es conveniente retirar tejidos enfermos, cortándolos a ras de tallo utilizando siempre herramientas desinfectadas.

Si el ataque es severo, se debe recurrir al control químico. Se recomienda alternar productos de diferentes grupos sistémicos.

- Pudrición del cuello (Sclerotium sp.): Principalmente este hongo penetra por medio del ápice del bulbo o por el brote recién emergido. Si éste aun no hubiera emergido, se instalaría en el cuello del bulbo.

Los síntomas se manifiestan en el interior del bulbo, con una pudrición en seco de color gris-rojiza. Las raíces permanecen sanas.

Para el control de esta enfermedad se recomienda la desinfección tanto de suelo como de bulbos.

7. COSECHA Y POSTCOSECHA

La cosecha se debe realizar cuando sea visible un punto colorado de 1-1,5cm para la mayoría de las variedades.

El punto de corte depende del número de floraciones que se quieran conseguir por planta. Si se desea obtener una sola floración, el corte debe efectuarse por la base de la vara floral. Por lo contrario, si se desean obtener varias floraciones, se deben dejar yemas presentes en la planta.

Después de la cosecha, los iris deben ser empomados, normalmente a cabezas. Consiste en la disposición de las flores con longitud uniforme. Para ello, se deben cortar todos los tallos por sus extremos inferiores, de manera que queden a la misma altura.

Posteriormente, las flores deben ser colocadas en agua fría y en cámaras.

En la siguiente tabla quedan reflejadas las distintas calidades del el iris para flor cortada:
Calidad Longitud del tallo (cm) Longitud del pomo (cm) Nº flores/pomo Punto de corte Tipo de empomado
Superextra >70 70 3 pomos/10 unidades Despuntando color A cabezas
Extra 70-60 65 3 pomos/10 unidades Despuntando color A cabezas
60-50 55 5 pomos/10 unidades Despuntando color A cabezas
50-40 45 5 pomos/10 unidades Despuntando color A cabezas
Fuente: Magrama

Fuente: Redacción Infoagro



Información en tu Email
Recibe los artículos técnicos y novedades agrícolas
 
BUSCADOR
Artículos de Agricultura


Sectores




Publicidad





Cursos On Line agricultura
Pre-matrícula GRATIS





»Ver todos los vídeos


Tienda On Line
»Tienda On Line



Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Privacidad Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro

© Copyright Infoagro Systems, S.L.