Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

ÁRBOLES EN JARDINERÍA (1ª parte)

1. Introducción
2. Las Especies Arbóreas
2.1. Cupressus Sempervirens L.
2.2. Platanus X Hispanica Mill. Ex Muenchh
2.3. Betula Pendula Roth
2.4. Salix Babylonica L.

2.5. Albizia Julibrisin Durazz.
2.6. Robinia Pseudoacacia L.
2.7. Acer Pseudoplatanus L.
2.8. Schinus Molle L.
2.9. Melia Azedarach L.
2.10. Fraxinus Excelsior L.


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para jardinería


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de flores y ornamentales


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de flores y ornamentales

1. INTRODUCCIÓN

La historia del hombre ha estado ligada a la del árbol desde sus comienzos, este ha sido considerado como un elemento estéticamente importante en todas las civilizaciones, pues la belleza y el valor ornamental de los árboles, está determinado no solo por sus flores sino también por la coloración de las hojas, las formas y la textura.

La función más popular de los árboles en la naturaleza urbana ha sido la ornamental en cuanto a diseño y dispersión óptica que presentan, cumpliendo a la vez una función recreativa y posibilitando con su presencia el contacto entre el ciudadano y la naturaleza.

El interés del hombre por la calidad del medio ambiente que le rodea, ha reforzado aún más su presencia en las zonas urbanas. 
Los parques y jardines de las ciudades mejoran las condiciones climáticas de esta, al actuar como refrigeradores y reguladores del intercambio de aire, pues enriquecen la composición de la atmósfera que le rodea y ayudan a contrarrestar el aumento de la temperatura en la ciudad interceptando, reflejando o absorbiendo la radiación solar. 

La presencia de los árboles reduce la contaminación ambiental, ya que actúan de forma pasiva como recogedores de partículas que contaminan la atmósfera y además actúan como amortiguadores de la contaminación acústica. Los parques y jardines urbanos son las unidades ecológicas que permiten mantener un equilibrio entre el desarrollo de una ciudad y las condiciones del medio ambiente.

Los árboles también son considerados elementos estructurales dentro de la jardinería urbana; ya que pueden formar barreras contra vistas indeseables o separación de elementos urbanísticos que deben disociarse, como puede ser una zona de viviendas. 
Además la presencia de los árboles contrasta con los elementos arquitectónicos inertes: edificios, muros, mobiliario urbano, etc.

Los espacios verdes, ya sean públicos o privados, tienen una incidencia importante en la calidad de vida de las poblaciones urbanas, por lo que su mantenimiento, ampliación y mejoramiento, merecen cada día mayor atención. Por ello es fundamental conocer cuales son las especies que mejor se adaptan a cada zona, en especial los árboles y arbustos, para posteriormente determinar su comportamiento y mejor utilización.

2. LAS ESPECIES ARBÓREAS

2.1. Cupressus sempervirens L.

-Nombre común: ciprés común.
-Familia: Cupressaceae.
-Origen: su área de distribución original no está bien determinada, pues fue muy cultivado desde la antigüedad. Se le supone nativo del Mediterráneo oriental (Irán, Siria, Chipre). Es una especie adaptada a climas con distribución muy irregular de precipitaciones, se caracteriza por la gran capacidad de regulación de la transpiración.

-Características: árbol perennifolio que puede alcanzar hasta 35 metros de altura, con porte columnar extendido.
 
Tronco recto, grueso, hasta más de un metro de diámetro, primero de ritidoma delgado, grisáceo, más o menos liso, con la corteza delgada de color pardo grisáceo, con largas fisuras longitudinales que no se exfolian. Posee ramillas cilíndricas subterráneas, de alrededor de 1 mm de grosor.

El sistema radical está bien desarrollado, a base de raíces secundarias horizontales, superficiales y muy alargadas, que dan un buen anclaje, mientras que la principal aborta pronto. Frente a la escasez de agua en el suelo, no reacciona buscándola en profundidad, sino abarcando con sus raíces una gran superficie en sentido horizontal, para lograr un aprovisionamiento rápido en poco tiempo, y resistir después la sequía reduciendo el consumo.

Las hojas son escamiformes, delgadas, aplanadas, con punta obtusa, deprimidas, imbricadas, de color verde oscuro mate, sin glándulas resiníferas. Inflorescencias masculinas terminales, solitarias o en grupos y las femeninas formando conos axilares.
Florece en primavera, estando los frutos maduros en la primavera siguiente (maduración bianual).




Los frutos son conos ovoideo-esféricos, de 2-3,5 cm de diámetro, de color verde, pasando a gris marrón lustroso en la madurez. Están formados por 10-14 escamas, con 8-20 semillas de ala estrecha por escama. La dehiscencia de los frutos se produce en ambientes secos, entreabriéndose las escamas. En ocasiones, la dehiscencia puede retrasarse mucho, conservándose fértil la semilla durante varios años.

Es indiferente en cuanto a la naturaleza mineralógica de los suelos, pudiendo vivir tanto en suelos ácidos como en suelos básicos. Soporta terrenos áridos o compactos y rechaza aquellas arenas sueltas de escasa retención de agua y aquellos suelos encharcados o excesivamente húmedos, ya que la superficialidad de las raíces parece indicar la necesidad que tienen éstas de airearse.

Es un árbol que necesita luminosidad, resiste muy bien el calor y la sequía, pero no tolera los grandes fríos, no soporta temperaturas por debajo de los 10º bajo cero, por tanto no debe plantarse por encima de los 1.000 m de altitud. Este árbol acepta las atmósferas contaminadas de las ciudades y soporta bien la poda.

-Uso en jardinería: el ciprés fue muy cultivado y difundido en el mundo grecorromano, llegando a ser uno de los elementos característicos del paisaje y del jardín mediterráneo. Debido a su longevidad se ha plantado como símbolo funerario en los cementerios.

Puede plantarse aislado o en grupos, adosado a muros o edificios y en plantaciones en línea continua o espaciada. Es muy difundido su empleo para formar setos de diferentes alturas, tolerando bien el recorte frecuente.
En jardines de tipo mediterráneo puede mezclarse con Pinus halepensis, P. pinaster, Olea europaea, Ceratonia siliqua y arbustos.

El ciprés es muy utilizado como cortavientos, teniendo este uso varios inconvenientes, debido fundamentalmente a la forma piramidal empleada, plantada en línea continua que proporciona una sombra densa y junto a la competencia de las raíces, constituye un notable perjuicio para las plantas que se trate defender, siendo preferible en este caso el uso de especies con raíces profundas y que proporcionen sombra clara.

2.2. Platanus x hispanica Mill. ex Muenchh.

-Nombre común: plátano de sombra.
-Familia: Platanaceae.
-Origen: bajo este nombre se agrupan una serie de híbridos intermedios entre P. orientalis y P. occidentalis. El P. orientalis es del SE de Europa y SO de Asia: Macedonia, Chipre, Asia Menor, Norte de Persia, Afganistán e Himalaya. P. occidentalis es de la zona atlántica de Estados Unidos. En Europa occidental estas dos especies han sido reemplazadas casi totalmente por el híbrido.

-Características: árbol caducifolio de gran tamaño que puede sobrepasar los 30 m de altura, con tronco erecto y corteza que se desprende en placas cremoso-verdosas o amarillentas. Copa redondeada y ramas retorcidas, en ocasiones con las ramillas terminales muy colgantes. 

Las hojas son muy variables, incluso sobre el mismo árbol. El tipo común es de truncadas a ligeramente acorazonadas, con 3-5 lóbulos, enteras o con dientes esparcidos, midiendo normalmente entre 15 y 17,5 cm de longitud y 20 a 22,5 cm de anchura. El lóbulo central es más largo que ancho. Senos entre los lóbulos no muy profundos y pecíolo de 5-7,5 cm de longitud. 
Las hojas salen a principios de mayo, y antes de caerse permanecen secas bastante tiempo en invierno, produciendo un ruido muy vivo con el viento al ser algo coriáceas. Las hojas están revestidas en su cara inferior de un polvillo extremadamente fino.

Los capítulos florales aparecen generalmente en grupos de 2 sobre un pedúnculo de alrededor de 3 cm de longitud. En algunos casos pueden aparecer hasta 4 capítulos juntos. Superficie hirsuta al principio, tornándose más lisa posteriormente, sobre todo en invierno.
Los frutos son aquenios con pelos en la base, haciéndose lampiña la cabezuela en la madurez.
Florece en abril y los frutos maduran a finales de verano.

Requiere suelos ligeros, frescos, fértiles, con cierta humedad, no viviendo bien en espesura ni en suelos excesivamente calizos. Soporta bien la atmósfera enrarecida de las grandes ciudades. Prefiere exposiciones soleadas y localizaciones aisladas. 

-Uso en jardinería: Es un magnífico árbol ornamental, muy empleado como árbol de sombra en plantaciones lineales de calles, avenidas y jardines, en paseos y carreteras, y aislado, en plazas y jardines. 

Es uno de los árboles más empleados en las ciudades para ornamentar bulevares y paseos. Soporta fácilmente el recorte, pudiendo dársele cualquier forma hasta situarlos en filas paralelas, uniéndose las ramas de sus copas para formar una bóveda artificial.

2.3. Betula pendula Roth 

-Nombre común: Abedul.
-Familia: Betulaceae.
-Origen: especie autóctona de casi toda Europa, oeste de Siberia, este de Asia y norte de Marruecos. Posee una madera amarillenta o blanco-rojiza, elástica, no duradera.
El abedul es un elemento típico de los bosques caducifolios boreales, al lado de pinos, abetos, robles, hayas, etc.

-Características: árbol que puede alcanzar hasta 30 m de altura, con la corteza al principio rojiza, y después blanco-rosada, con anchas bandas horizontales grises. Con la edad pasa a ser blanca con manchas romboidales negras, grietas oscuras y arrugas en la base.
Ramillos colgantes delgados y flexibles, con abundantes glándulas resinosas. Raíces someras y extendidas.

Las hojas son romboidales u ovadoromboidales de color verde claro de 4-6 cm de longitud y 2-4 cm de anchura; pecíolo de 1,5 cm de longitud; base generalmente cuneiforme, apiculadas, con el margen doblemente aserrado y 6-9 pares de nervios.

Flores masculinas en amentos cilíndricos, erectos, de color verde pálido.
Los frutos son aquenios con dos alas laterales de color pardo amparados por una escama lateral trilobada, formando una infrutescencia cilíndrica colgante que se desarticula en la madurez. 
En España florece en abril y mayo y la diseminación tiene lugar de julio a septiembre.

Prefiere suelos sueltos, arenoso-silíceos, ácidos, a los calizos o compactos, necesitando subsuelo fresco. Tolera los terrenos pantanosos o turbosos si hay variaciones de nivel. Los muy secos, compactos o calcáreos básicos les excluyen.
Es un árbol que necesita luz, incluso para los ejemplares más jóvenes, no soportando vivir dominado por otros árboles.

-Uso en jardinería:Los abedules son árboles de gran valor ornamental por su fina ramificación, por su ligero follaje que pasa a amarillo vivo en otoño y, principalmente, por la tonalidad blanquecina de su tronco.

En el NO de España es muy empleado en plantaciones lineales de carreteras; en zonas de nieblas frecuentes son particularmente útiles, pues sus troncos destacan muy bien. Se conocen variedades de especial interés ornamental por su porte, ramificación y colorido del follaje.

2.4. Salix babylonica L. 

-Nombre común: Sauce llorón.
-Familia: Salicaceae.
-Origen: China.

-Características: árbol de 10-15 m de talla con la corteza pardo oscura que se fisura con los años.
Las ramillas son lustrosas, delgadas, flexibles, de color amarillo o rojo, muy largas y colgantes hasta cerca del suelo, dándole un porte especial.
Desarrolla unas raíces potentes, extendidas, dirigiéndose a la humedad, que sujetan fuertemente al árbol.

Hojas estrechamente lanceoladas, acuminadas, de 8-15 cm de longitud, con el margen aserrado. Haz de color verde claro y envés glauco, con la nerviación destacada. Pecíolo de 3-5 mm de longitud, generalmente pubescente. 
Forma una copa globosa característica a causa de su típica ramificación. 
Como todos los sauces, pierde sus hojas en otoño; aunque algunos árboles las mantienen durante casi todo el invierno, si están suficientemente resguardados.

Las flores aparecen a principios de la primavera en amentos amarillo-verdosos coetáneos con las hojas, algo curvados, conociéndose en cultivo solamente pies femeninos, con amentos de unos 2 cm de longitud. Flores masculinas con dos estambres libres en amentos, de unos 4 cm de longitud. Florece en abril y mayo.

Se desarrolla en cualquier tipo de suelo con tal de que sea fresco, profundo y húmedo, incluso encharcado, pudiendo permanecer con sus raíces en el agua durante mucho tiempo.
Aunque resiste el frío es preferible plantarlo en lugares de clima templado, ya que sufre con las heladas primaverales, que pueden destruir sus hojas. Precisa una posición soleada y le perjudica la sombra de otros árboles. Mantiene un crecimiento rápido y es un árbol poco longevo.

-Uso en jardinería:Se considera un árbol ornamental indispensable al borde de cualquier extensión de agua, no faltando en el diseño del proyecto de cualquier zona verde, en especial en bordes de estanques y riberas.
Se trata de un árbol muy cultivado desde tiempos muy antiguos con cultivares como: Aurea, Crispa, Ramulis auris, etc.

Muy frecuente en toda España, habiéndose difundido más los ejemplares femeninos, ya que estos se propagan fácilmente por estaquillado.
También es empleado en jardinería el híbrido entre le sauce llorón y el sauce blanco (Salix babylonica x Salix alba, llamado correctamente Salix x sepulcralis (raza chrysocoma): es también de porte llorón y suele tener las ramillas de color amarillento.


 

Página 1 de 2
Siguiente página



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.