Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL CULTIVO DEL ALBARICOQUE (1ª parte)
The apricot growing

1. Origen.
2. Taxonomía y morfología.
3. Importancia económica y distribución geográfica.
4. Requerimientos edafoclimáticos.
   4.1. Clima.
   4.2. Suelo.
5. Propagación.
6. Material vegetal.
   6.1. Patrones.
   6.2. Variedades.  
7. Particularidades Del Cultivo.
   7.1. Plantación.
   7.2. Riego.
   7.3. Polinización.
   7.4. Poda.
   7.5. Entresacado de frutos.
   7.6. Abonado.
8. Plagas y enfermedades.
   8.1. Plagas.
   8.2. Enfermedades.
9. Recolección.
10. Postcosecha.
   10.1. Calidad.
   10.2. Temperatura óptima.
   10.3. Humedad relativa óptima.
   10.4. Tasa de respiración.
   10.5. Tasa de producción de etileno.
   10.6. Efectos del etileno.
   10.7. Efectos de la atmósferas controladas.
   10.8. Fisiopatía.
   10.9. Enfermedades.
   10.10. Propiedades nutritivas.



1. ORÍGEN.

El albaricoque es originario de zonas templadas de Asia, Corea del Norte o Manchuria, aunque las primeras referencias sobre su cultivo se remontan al año 3000 a.C. en China. El Imperio Romano lo introdujo en en Europa a través de sus conquistas y rutas de comercio con Asia, concretamente desde Armenia.

2. TAXONOMÍA Y MORFOLOGÍA.

Familia: Rosáceas.
Especie:
Prunus armeniaca B.
Porte: árbol caduco de 3 a 10 m de altura, cuyas ramas forman una copa redondeada y bastante amplia, principalmente en la región mediterránea.
Sistema radicular: posee una raíz principal vertical.
Tallo: erecto con corteza pardo-violácea y agrietada.
Ramas: son rojizas y extendidas cuando son jóvenes. Las yemas latentes son frecuentes especialmente sobre las ramas viejas. Las ramas secundarias son cortas, divergentes y escasas.
Hojas:
arrolladas cuando son jóvenes, lisas, brillantes, irregularmente dentadas, ovales, algo acorazonadas en la base, de ápice acuminado, con el haz de color verde oscuro y más pálidas en el envés. El peciolo es largo, asurcado y glanduloso.
Flores: grandes, solitarias, con cáliz rojo y pétalos blancos o rosados. Aparecen en primavera antes que las hojas.
Fruto:
drupa globosa, amarilla y muy sabrosa. La piel, más o menos anaranjada, se tiñe de rojo en la parte expuesta al sol, recubierta de una finísima pubescencia y con un surco muy marcado, que se extiende del pedúnculo a la parte opuesta. La pulpa puede estar más o menos adherida al hueso, más o menos jugosa y perfumada.

3. IMPORTANCIA ECONÓMICA Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA.

El principal productor mundial de albaricoque es Turquía que acoge más del 18 % de la producción. A continuación, se sitúan Irán y Uzbequistán con un 9 % y 8 % de la producción, respectivamente. Italia, con un 7 % de la producción, es el principal productor en Europa, segido de Francia y España con un 4 % y un 3 %, respectivamente. En África los principales países productores son Argelia y Marruecos con un 4 % y un 3 %, respectivamente, de la producción mundial. En América, Estados Unidos es el principal productor, con un 3%. Otros países productores en Asia son Pakistán (5 %), Japón (4 %), Siria (4 %), Rusia (3 %) y China (2%).

Tabla 1. Principales países productores de albaricoques y producción (2007).

4. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS.

4.1. Clima.

El albaricoquero necesita unas condiciones muy adecuadas para crecer y producir frutos adecuadamente. Aunque se trata de un árbol de hoja caduca que necesita un periodo de frío invernal (entre unas 300 y unas 900 horas de temperatura por debajo de los 7 ˚C, dependiendo de la variedad), al tratarse de un árbol que florece muy temprano (entre los meses de marzo y abril, antes del nacimiento de las hojas) es muy susceptible a las heladas tardías de invierno o a las últimas heladas de primavera. También exige calor estival para la completa madurez de la fruta y es bastante resistente a la sequía. Se comporta mejor en exposiciones aireadas y soleadas de las mesetas y colinas que en las llanuras. La mejor altitud para su cultivo es la de 200-500 m.

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir

Enviar
Tu nombre
E-Mail destino
¿Comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?

 Medidores

 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados



 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de frutas

 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de frutas



 

4.2. Suelo.

En cuanto al suelo, aunque es es poco exigente prefiere suelos cálidos, secos, ligeros, profundos y calizos, no adaptándose a los suelos fuertes, fríos y húmedos. La permeabilidad del subsuelo tiene una gran importancia en este cultivo, pues todo estancamiento de agua perjudica al albaricoquero. En tierras profundas toma un gran desarrollo y los frutos son de buena calidad. En malas tierras (laderas secas), los árboles se desarrollan menos pero los frutos son más perfumados.

5. PROPAGACIÓN.

La forma más eficaz de propagar un albaricoquero es mediante injerto en primavera sobre un patrón de St Julian A de ciruelo, de melocotón, o de almendro, mediante técnicas conocidas como injerto de brotado de astilla o injerto de escudete.

Para realizar un injerto de brotado de astilla se procede de la siguiente forma:

En el caso de querer realizar un injerto de escudete se procederá de la siguiente forma:

6. MATERIAL VEGETAL.

6.1. Patrones.

Los patrones más utilizados en albaricoque son los siguientes:

Franco: vegeta bien en suelos poco fértiles y cálidos, resiste medianamente la caliza, tiene vegetación vigorosa y un sistema radicular penetrante.
Ciruelo San Julian: se adapta a suelos frescos y fuertes y posee un sistema radicular superficial.
Ciruelo Mirabolano: se acomoda a casi todos los tipos de tierra, siendo su sistema radicular superficial.
Ciruelo Reina Claudia: es poco exigente en suelos y su sistema radicular es superficial.
Almendro: se utiliza en suelos calizos y muy secos, siendo el pie más apropiado para plantaciones de secano. Posee un sistema radicular profundo y su afinidad con el albaricoquero es muy elevada.

6.2. Variedades.

Las principales variedades de albaricoque son las siguientes:

Bulida: variedad rústica española que se adapta a todo tipo de suelos, incluso secos. Proporciona árboles muy vigorosos de producción abundante y regular, sensibles a oideo y monilia y resistentes al viento y a la caida del fruto. Los frutos son grandes y posén un surco poco profundo, siendo su piel amarilla y su carne, dulce, bastante jugosa y perfumada. El hueso es grande y tiene quilla. La recolección se lleva a cabo a primeros de junio y se conserva fácilmente.


Figura 1. Variedad Bulida.

Canino: variedad española que presenta exigencias medias en suelo. Proporciona árboles muy vigorosos de hojas ásperas, resistentes a parásitos y a la caída del fruto. Los frutos son grandes o muy grandes, casi redondos, de color amarillo anaranjado intenso y apenas rojos en el lado soleado. La carne es firme, de sabor agradable y medianamente perfumada, siendo el hueso de tamaño medio, con poca quilla. La recolección se lleva a cabo en junio, conservándose bien el fruto y siendo resistente al transporte. Esta variedad proporciona un fruto de buena calidad y comercialización interesante.


Figura 2. Variedad Canino.

Nancy: proporciona árboles de buen vigor y mediana producción, con buena resistencia a parásitos, poco exigente en suelos, siendo la caída de los frutos bastante frencuente en terrenos arcillosos. El fruto es de tamaño muy grande, un poco hinchado en la base, casi esférico, y abollonado en el pico. Su color es amarillo oro veteado de rojo, siendo la piel bastante espesa con algunos abultamientos pequeños. La carne es color cobrizo, perfumada, de sabor fino, fundente y dulce, jugosa y un poco ácida. El hueso es bastante grande, redondeado y con arista ventral ancha. La recolección se lleva a cabo en julio, conservándose bien el fruto durante el transporte. El valor comercial de este fruto es muy bueno.

Paviot: proporciona árboles muy vigorosos y de mediana producción, resistentes a parásitos y sensibles a la caída de frutos. Exige terrenos sanos y permeables. El fruto es de tamaño muy grande, de color anaranjado y rojo intenso en la insolación. La carne es amarilla, de gran finura, agradable, fundente y perfumada, siendo el hueso mediano. La recolección se lleva a cabo entre los meses de julio y agosto, conservándose el fruto de manera aceptable durante el transporte. Este fruto tiene muy buena calidad y valor comercial.


Figura 3. Variedad Paviot.

Moniquí: árbol de vigor medio y producción un poco irregular. Tiene necesidades medias de frío invernal y es incompatible con el Mirabolano. El fruto es grueso, oval y aplastado, blanco sonrosado, de aspecto transparente. La carne es blanca jugosa, perfumada y azucarada. El hueso está semiadherido. La recolección se lleva a cabo entre junio y primeros de julio. Este fruto es muy recomendado para mesa.


Figura 4. Variedad Moniquí.

Currot: es la variedad comercial más temprana que aparece en el mercado. Son frutos de pequeño tamaño, piel delicada de color blanco-rosáceo, con pulpa blanquecina, poco carnosa y sabor acidulo. Se suelen premadurar antes de su comercialización ya que recién cosechados carecen de valor gustativo.


Figura 5. Variedad Currot.

Galta roja: posiblemente sea la variedad más comercializada y consumida en España. Posee una piel atractiva, mitad rojiza y mitad amarilla o naranja, y su pulpa es anaranjada y de sabor dulce.


Figura 6. Variedad Galta roja.

Ginesta: es una de las variedades más precoces que aparece en el mercado. Los frutos tienen forma esférica y su piel es blanquecina. La pulpa carnosa tiene color blanco y sabor suave y delicado.

Mitger: variedad que se caracteriza por el tamaño de sus frutos, en torno a 50-55 mm. Su piel es fina, suave y aterciopelada, y su carne blanca, dulce y jugosa. Aparecen en el mercado español a finales del mes de mayo.

7. PARTICULARIDADES DEL CULTIVO.

7.1. Plantación.

Para realizar la plantación, con anterioridad se habrá señalado la posición de cada árbol en el terreno, así como la apertura de hoyos donde deberán colocarse los árboles. Dependiendo del patrón y de la variedad las distancias entre plantas pueden oscilar entre los 4 m y los 6 m.

En cuanto a la orientación, se deberá colocar la planta de forma que el injerto esté orientado de cara a la dirección de los vientos dominantes de la zona, con el fin de obtener una mayor resistencia al desgarramiento en la zona de unión del injerto.

Ya sea el tipo de plantación sobre meseta, caballón o llano, los árboles deberán plantarse a la profundidad que se encontraban en el vivero, lo que es fácil de observar por el color de la piel o por los restos de tierra adheridos a la parte enterrada del tronco. Una vez relleno el hoyo con tierra suficiente conviene presionarla alrededor del tronco, para asegurar un buen contacto de las raíces con el suelo. No se deben efectuar posteriores aporcamientos de tierra sobre el tronco de la planta para evitar problemas de asfixia radicular o enfermedades del cuello.

7.2. Riego

Inmediatamente después de la plantación se realiza el primer riego, cuya finalidad es evitar bolsas de aíre en contacto con las raíces, así como mantener una zona húmeda para estimular el enraizamiento del plantón.

Los albaricoqueros bien enraizados no necesitan regarse a no ser que se presenten periodos de sequía muy prolongados. En general, resisten bien los periodos de sequía moderados. Cuando la sequía es importante, se produce, a veces, la caída de las yemas florales.

Por tanto, los albaricoqueros necesitan regarse abundantemente hasta que se encuentren bien establecidos, es decir, durante el primer año.

7.3. Polinización.

La mayoría de las variedades de albaricoque son autopolinizantes. La abeja suele ser el principal insecto polinizador. En los climas más fríos puede ser necesaria la utilización de un pincel para realizar una polinización manual.

7.4. Poda

El objetivo fundamental que se persigue con la poda es conseguir árboles bien formados y equilibrados para obtener la máxima producción con la mejor calidad de frutos posible.

La poda se puede realizar durante todo el período vegetativo de la planta, no obstante, las características de las diversas actuaciones en la poda permiten establecer dos épocas, la comprendida desde el inicio de la brotación hasta la caída de las hojas, que corresponde a la primavera - verano y es la llamada poda en verde o en vegetación y la que se extiende desde la caída de las hojas hasta el inicio de la brotación, que se practica durante el otoño - invierno y que llamamos poda de invierno.

Para poder aplicar una buena técnica de poda es imprescindible conocer la forma de vegetar del árbol, así como los diferentes tipos de órganos vegetativos que lo componen y su evolución:

Dardos: son brotaciones pequeñas, espinosas con una yema de madera en el ápice. En vegetación, el dardo esta rodeado por una roseta de hojas, siendo su longitud de unos 2 a 7 cm. A partir del segundo año aparecen formaciones de yemas de flor, capaces de producir fruta de buena calidad ya que se encuentran situados en ramas gruesas por las que la circulación de savia es intensa. No tienen capacidad de crecimiento. No requieren ninguna intervención en poda salvo en variedades muy productivas, en las que eliminaremos los peor situados con el fin de efectuar un aclareo. La vida de los dardos es de 2 a 5 años. Se renuevan de forma natural y van secándose y desapareciendo los que están situados en las partes inferiores de las ramas o en zonas del árbol donde la luminosidad es insuficiente.

Brindillas: son brotaciones cortas, delgadas y flexibles, de una longitud entre 10 y 30 cm, con entrenudos cortos y cuya posición respecto al ramo que la soporta es más o menos inclinado u horizontal. A partir del segundo año, en estas brotaciones, se forman yemas de flor y madera lo que favorece una rápida entrada en producción con fruta de buena calidad. Tienen muy poca capacidad de crecimiento, alargándose y emitiendo por su parte basal nuevas brindillas o coronándose de botones florales. La intervención en poda en este tipo de órganos se limitará a:
• Despuntarlas cuando sean demasiado largas.
• Sustituirlas por las brotaciones más jóvenes.
• Eliminarlas en caso de que tengamos una cantidad excesiva, suprimiendo las que estén peor situadas.
• Por su reducida capacidad de crecimiento, no debe emplearse este órgano para la formación del esqueleto del árbol.


Figura 7. Brindilla en flor.

Ramos mixtos: son brotaciones largas y vigorosas que pueden alcanzar en un solo año una longitud entre 0,5 y 3 metros. Este tipo de brotación es fundamental para la formación del árbol, producción y reemplazo. Fructifica a partir de dos o más años, dependiendo de su situación y vigor. Tienen capacidad de vestirse de ramos mixtos más pequeños, brindillas o dardos. En él encontraremos los frutos de mayor calidad y calibre. Las intervenciones en poda de este órgano son las más frecuentes, y consisten en:

• Eliminar los ramos mixtos que entren en propia competencia, y no sirvan para la formación del árbol.
• Desviar por brotes anticipados aquellos que sirvan para formar parte de la estructura productiva.
• Despuntar para marcar las dimensiones de la estructura o esqueleto del árbol.

Ramos anticipados: son yemas de madera de ramos mixtos que evolucionan en el mismo año en que se forman. Dependiendo del vigor y su situación darán lugar a nuevos ramos mixtos, brindillas o dardos. Estos órganos tienen capacidad de formar yemas de flor dando lugar a frutos en la brotación siguiente. Estas brotaciones se deben conservar. La actuación de poda sobre ellas consistirá en:

• Aclarar dejando las mejor situadas.
• Despuntar las demasiado largas a la altura conveniente.
• Desviar aquellos ramos más vigorosos por un anticipado para cubrir zonas desvestidas.
• Las intervenciones en poda se realizaran en invierno o en plena parada vegetativa.

Chupones: son brotaciones muy vigorosas que pueden alcanzar longitudes de más de 2 m y un grosor de 3 a 5 cm de diámetro. Estas brotaciones se localizan en ramas gruesas donde hay un buen paso de savia, situadas en las zonas centrales del árbol aprovechando la verticalidad, alrededor y en las zonas bajas donde efectuamos cortes importantes de poda ya que estimulamos con éstos las brotaciones de las yemas inferiores al corte. Tienen los entrenudos más largos que el resto de brotaciones y las yemas que se forman son de madera y tienen tendencia a emitir anticipados. Al entrar en competencia con el resto del árbol por su vigor y cantidad de vegetación, evitan que la savia que circula por ellos alimente a otros órganos que estén situados por debajo de los mismos. Al mismo tiempo impiden el paso de luz a zonas productivas del árbol. La poda a realizar consistirá en:

• Eliminarlos antes de que alcancen vigor: poda en verde.
• Conservar solo aquellos que nos interese para poner algún injerto, o para cubrir alguna zona despoblada mediante el arqueado o rayado.

Cuando se efectúa la plantación, debemos llevar a cabo una poda de raíces, eliminando toda raíz mal situada o que se entrecruce con otra, suprimiendo aquellas que presenten necrosidades, pudrimientos o deformaciones, dejando las raíces con una longitud entre 10-20 cm y acortardo las raicillas más finas dejándolas entre 1-3 cm de largas. Las herramientas utilizadas para efectuar esta operación serán preferentemente unas tijeras de poda.

Para equilibrar la parte aérea con el sistema radicular, así como marcar la altura del tronco, efectuaremos el primer despunte de la planta a una altura de 30-40 cm, con el fin de tener, al cabo de unos años, árboles de una altura que nos permita realizar la mayor parte de labores (recolección y poda) desde el suelo. En el caso de tener anticipados en el tronco del plantón, éstos se podarán a una o dos yemas vista. Observaremos que en el plantón existan yemas bien formadas que puedan responder vegetatívamente y dar lugar a brotes vigorosos.

En la poda de formación debe eliminarse todo órgano vegetativo que se encuentre mal situado, entrecruzándose con otro, superponiéndose o que dificulte la entrada de luz.

Para llevar a cabo la poda de rejuvenecimiento, se debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

• Si la plantación está en un estado de envejecimiento límite, la actuación consistirá en eliminar todo el material vegetativo por debajo del injerto, en el periodo de reposo vegetativo, con objeto de estimular la emisión de brotes del potainjerto en primavera. De las nuevas brotaciones se seleccionarán tres o cuatro por árbol para una posterior injertada.
• Si los árboles tienen un grado de endurecimiento medio, la actuación consistirá en rebajar las ramas principales de forma escalonada para provocar la emisión de nuevos brotes, que nos permitan recuperar los espacios improductivos. La realización de estos rebajes puede efectuarse en todas las ramas principales del árbol cortándolas a una altura de 80 cm a 1 m de la cruz. Otra forma de poder conseguir una respuesta satisfactoria en la emisión de brotes es rebajar todas las ramas de la parte superior del árbol, dejando suficientes ramas productivas y aprovechando los chupones mejor situados. Éstos se despuntarán a partir de los 20-30 cm de la base.
• En el caso de que se presenten variedades vigorosas o de porte muy erecto se procede a seleccionar, durante el periodo vegetativo de primavera-verano, una serie de ramas chupones que, cuando alcancen una altura de 1 m, se arquearán o forzarán mediante ligaduras o torsiones. En la poda de invierno se procederá al desatado de estas ramas al mismo tiempo que se despuntarán a la longitud conveniente, sobre un anticipado o una yema que esté orientada en la parte más despoblada del árbol.

7.5. Entresacado de los frutos.

Consiste en eliminar el exceso de los mismos para que se produzcan frutos de la suficiente calidad y con el tamaño adecuado. Normalmente, en primer lugar se eliminan los frutos necesarios de cada grupo de manera que queden solamente 3 y posteriormente se vuelven a entresacar dejando que entre un fruto y otro queden unos 10 cm de separación.

7.6. Abonado.

A título orientativo se muestra el siguiente abonado para las variedades Bulida, Moniquí, Antón, Velázquez, Pepitos (160-200 árboles · ha-1), y Real Fino (270 árboles · ha-1):

Durante los cuatro primeros años, aportar las siguientes cantidades de abono (kg · árbol-1):

Sulfato amónico: 0,75-2.
Superfosfato: 0,75-2.
Sulfato de potasa: 0,60-1,5.

A partir del quinto año el abonado puede ser el siguiente (kg · árbol-1):

Sulfato amónico: 2-5.
Superfosfato de cal: 2,6-6,5.
Sulfato de potasa: 2-5.

Las épocas de aplicación pueden resumirse de la siguiente forma: para la variedad Búlida, en la labor de cava, pueden aplicarse de forma conjunta estiércol, superfosfato, potasa y 1/3 del abonado nitrogenado, el resto del abonado nitrogenado (2/3) se aplicará tras la recolección. Para las variedades Real Fino, Moniquí, Antón, Velásquez y Pepitos, en la labor de cava se aportarán estiércol, superfosfato y potasa y después del cuaje, con la fruta bien agarrada, se aplicará de 1/3 a 2/3 del abonado nitrogenado. Tras la recolección, se aplicará el resto del abonado.



Página 1 de 2
Siguiente página



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.