Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL CULTIVO DEL CACAHUETE
The peanut growing

1. Introducción.
2. Clasificación Y Descripción Botánica.
3. Clima Y Suelo.
4. Cultivo.
5. Recolección.
6. Usos.
7. Plagas Y Enfermedades.
8. Bibliografía


 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores para frutas


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados de compra-venta de frutas


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales de frutas

1.- Introducción.

El maní o cacahuete es otra importante fuente de aceite vegetal en las zonas tropicales y subtropicales.
Es nativo de la parte tropical de América del Sur, probablemente Brasil. Aun cuando algunos países asiáticos, principalmente China e India, producen cerca de las dos terceras partes de la cosecha mundial, en la actualidad el cacahuete es una fuente importante de aceite para cocinar en los trópicos americanos, ocupando solamente el segundo lugar respecto a la palma de aceite en África.
También se consumen grandes cantidades de frutos, tostados o cocidos y preparados en un sinfín de formas.
La parte vegetativa se utiliza como forraje o ensilado para forraje.
La producción según el anuario estadístico de la FAO, en 1976, fue de 18 millones de toneladas, producidas en 19 millones de hectáreas, con un rendimiento medio de 9,5 Qm/ha.

2.- Clasificación y descripción botánica

El cacahuete es un miembro de la familia de los chícharos, del género Arachis. Las plantas con las cuales está relacionado, incluye muchas especies de importancia económica y muchas otras con valor ornamental.
Arachis hypogaea L. es una planta anual herbácea, erecta, ascendente de 15-70 cm de alto con tallos ligeramente peludos, con ramificaciones desde la base, que desarrolla raíces cuando dichas ramas tocan el suelo.
Las hojas son uniformemente pinadas con 2 pares de folíolos; los foliolos son oblongos – ovados u ovo – aovados de 4-8 cm de largo, obtusos, o ligeramente puntiagudos en el ápice, con márgenes completos; las estípulas son lineares puntiagudas, grandes, prominentes, y llegan hasta la base del pecíolo.
Las flores son ostentosas, sésiles en un principio y con tallos que nacen posteriormente en unas cuantas inflorescencias cortas, densas y axilares. El tubo del cáliz es de forma tubular. La corolas es de color amarillo brillante de 0k,9 – 1,4 cm de diámetro y el estándar que es de tamaño grande frecuentemente presenta manchas moradas. Las alas son libres de la quilla puntiaguda y de tamaño más grande. Los estambres son 9 y uno diadelfo y en algunas ocasiones 9 y uno monoadelfo.
Después de que las flores han sido fertilizadas, el pedicelo verdadero se desarrolla en un tallo o estaquilla de 3-10 cm de longitud que gradualmente empuja el ovario dentro del suelo.
Las vainas se encuentran enterradas a 3-10 cm debajo de la superficie. Son de 1-7 cm de largo, abultadas en su interior, y con una a 4 semillas, de color café amarillento, con bordes prominentes reticulados y más o menos deprimidos entre las semillas. La testa es de color rojo claro o rojo oscuro.

Se reconocen dos grupos principales de variedades, las de planta erecta y las de tipo rastrero. Casi todas las formas que se cultivan comercialmente pertenecen al primer grupo.
Algunas variedades como la Virginia, tienen vainas grandes y de paredes gruesas, en tanto que otras, como por ejemplo la Española, tienen vainas pequeñas de paredes delgadas con escasas semillas en su interior. La primera se cultiva para la producción de aceite, forraje y consumo humano. La segunda generalmente no es de alta producción siendo más difícil para descascarar, de tal manera que se utiliza principalmente para tostarse o para cocerse.
En todas las áreas en donde se cultivan cacahuetes, se han obtenido variedades locales adaptadas que incluyen tipos precoces y tardíos.

El hecho de que el cultivo de leguminosas enriquece el terreno ha sido conocido desde antiguo, habiéndose derivado del mismo la técnica de alternar cultivos de año en año siguiendo rotaciones en las que obligadamente interviene una leguminosa.
Este proceso de fijación de nitrógeno en el suelo es una consecuencia de un proceso simbiótico entre la plantas y ciertas bacterias del género Rhizobium.
La cantidad de nitrógeno liberado por las bacterias radicícolas depende del suelo, de las condiciones de cultivo, de la especie cultivada e incluso de la variedad.

Voandzeia subterránea (L) Thou, es otra especie de leguminosa que responde bajo la denominación genérica de cacahuete. Es el llamado cacahuete malgache o guisante de tierra. Se trata de una legumbre matosa, herbácea y anual, con tallos rastreros casi enterrados, de 10 a 15 cm de longitud, pero que muestra unas características de crecimiento variadas. Hay muchos tipos diferentes de cacahuetes malgaches, que se clasifican en tipos abiertos o esparcidos, compactos o matosos e intermedios o semi – matosos. La planta tiene una raíz compacta, bien desarrollada, que posee numerosas raíces laterales que crecen hacia abajo en la parte inferior. Las raíces principales y laterales forman una asociación con especies del género Rhizobium y forman pequeños nódulos redondeados o lobulados. Los tallos, que se ramifican y tienen pelos, emergen – en número de 10 a 120- de la superficie, poseyendo cada uno alrededor de 12 internódulos de los que salen alternativamente los botones de las hojas y las flores. Las hojas son trifoliadas, el pecíolo está engrosado y su base puede ser de color rosa, púrpura o verde – azulada según el tipo. Las hojillas son oblongas o lanceoladas, de 2,5 a 7,5 cm de longitud y 0,8 a 3 cm de anchura. Las flores son típicamente papilonáceas y nacen de los nódulos del tallo. Tienen pétalos blanco – amarillentos, amarillo fuerte o rojo anaranjados, a veces, con estriaciones marrón rojizas, y pocos tienen los pétalos rosa claro. Los de tipo matoso presentan autopolinización, mientras que los más espaciados la tienen cruzada. Después de la floración el ginóforo se alarga y empuja al ovario hacia el suelo, en donde se desarrollan una o más semillas (1,25-2,5 cm de diámetro) que pueden ser redondas, ovales, duras o arrugadas.
Este cacahuete es originario de África tropical, pero actualmente se encuentra en Asia y en zonas del Norte de Australia y sur y Centroamérica.




Kerstingiella geocarpa Harms, syn. Voandzeia geocarpa (Harms) A. Chev, es el denominado cacahuete kersting. Esta es una planta herbácea anual, postrada. El tallo principal tiene de 5 a 9 cm de largo, es hirsuto – pubescente o casi glabro, dependiendo del cultivo y además posee numerosos estolones cortos y delgados, que se extienden sobre el suelo o se entierran parcialmente en él. las hojas son trifoliadas, las hojillas membranosas, más o menos redondeadas en sus extremos. La hojilla principal tiene una longitud de 6-7,5 cm y 4-5 cm de ancho. Las flores son pequeñas, normalmente pares, blancas o blanco – verdosas, teñidas algunas veces de púrpura. Después de la fertilización el ovario es empujado fuera del cáliz hacia el suelo, en donde se desarrollan las vainas con las semillas, de la misma manera que los cacahuetes. La vaina madura es indehiscente, de 1-2 cm de largo y 0,7-1,0 cm de ancho, con la cáscara de color parecido al papel y dividida por una constricción y un septo correspondiente en dos o, a veces, tres nudosidades. En algunas formas puede ser simple, ligeramente curvada y glabra. Las vainas contienen de 1 a 3 semillas (generalmente dos).
El cacahuete kersting se originó en las sabanas del Oeste de África, teniendo una zona de cultivo muy restringida; está confinado a Malí, Alto Volta, Nigeria, Togo y Benin.

3.- Clima y suelo.

Los cacahuetes progresan bien en un clima cálido, ya que son susceptibles a las heladas. La variación de temperaturas, altitud y necesidades de humedad, son semejantes a las que requiere el maíz.
En general se cultivan desde una latitud norte de aproximadamente 40º a una latitud sur de aproximadamente 40º. Requieren por lo menos de 4 meses para su madurez.
Las lluvias que se presentan a intervalos frecuentes durante el período de su desarrollo vegetativo, son benéficas, pero pueden ser perjudiciales si se presentan cuando las vainas se están desarrollando o madurando. En muchos países tropicales los cacahuetes se siembran durante la estación de lluvias en suelo seco, o durante la estación de sequía en suelos que pueden regarse, como por ejemplo en campos de arroz, en donde ya se ha efectuado la cosecha. Sin embargo, si el suelo es demasiado húmedo se puede presentar pudrición y constituir un problema serio (Pseudomonas solanacearum E. F. S.).

A diferencia de otras leguminosas, el cacahuete es muy particular en lo que respecta a sus requerimientos del suelo. Este debe ser de estructura suelta, fértil , bien drenado, con alto contenido en calcio, (pH superior a 7.0) así como en fósforo y potasio. Las plantas son agotadoras, de tal manera que es necesario fertilizar los cultivos siguientes como parte de una buena práctica de producción, lo cual se debe tener muy en cuenta en la selección de los suelos para su cultivo.

4.- Cultivo.

Los cacahuetes se siembran con espaciamiento de 30 a 40 cm en surcos separados de 40 a 50 cm. La capacidad de siembra es de 3 a 5 cm colocando 2 semillas en cada mata. En forma aproximada se requieren entre 130 y 200 kg de semilla por hectárea.
La siembra se puede hacer a mano o usando una sembradora de tracción animal o mecánica. El número de días que tarda la floración depende de la variedad y de la altitud (o latitud) a la cual se siembra el cultivo aun cuando en general las plantas empiezan a florecer profusamente después de 6 a 8 semanas.
Se deben eliminar las malas hierbas a intervalos frecuentes, para evitar la competencia excesiva hasta que se inicia la floración. En seguida se sacan del campo todas las malas hierbas y se forma bordo a las plantas hasta cerca de los botones florales. Muchos productores forman bordo para las plantas más de una vez, con el objeto de hacer que se extiendan y que cubran toda el área de crecimiento. Tan pronto como las flores producen la estaquilla que va al suelo, se suspende toda clase de cultivos próximos a las plantas. Después de que las flores aparecen, los frutos estarán listos para su cosecha en un tiempo que dura de 8 a 10 semanas.

Los cacahuetes extraen tan grandes cantidades de fosfatos, potasio y calcio del suelo, que es recomendable producir otro cultivo después de su cosecha, antes de que se vuelva a sembrar cacahuete en el mismo campo.
Al preparar la tierra para la siembra se debe fertilizar con agua rica en materia orgánica en el caso de que el cultivo anterior haya sido arroz, o con fertilizantes químicos. De estos últimos es una práctica común aplicar de 225 a 350 kg de la mezcla 3-8-6 por hectárea. También las aplicaciones de dolomita o caliza molida pueden ser benéficas, especialmente en suelos con un pH cercano o menor de 7.0.

Respecto a los microelementos no existen referencias acerca de su utilización para el abonado. Si existen en cambio referencias acerca de la toxicidad de algunos microelementos como el cinc y cobre (Borkert et al, 1998).
Aunque no se realiza a nivel industrial, se han realizado algunos ensayos para cultivar cacahuetes en cultivos sin suelo. Para ello se utilizó un cultivo hidropónico con recirculación de la solución nutritiva. En este ensayo se realizaron dos variantes, un cultivo hidropónico solo con solución nutritiva en recirculación, sin substrato base, y otro cultivo con recirculación pero sin substrato alguno. Los resultados mostraron que la utilización de substrato no mejoró los resultados del cultivo sin substrato, por lo que la utilización de un substrato en cultivos hidropónicos de cacahuetes se mostró innecesaria (Mackowiak et al, 1998).

Las malas hierbas pueden ser otro motivo de preocupación en las plantaciones de cacahuetes. Estas se suelen combatir con herbicidas de preemergencia y post emergencia. Así para el control del Amaranthus palmeri se pueden utilizar en post emergencia el 2, 4-DB, controlando la plaga en tan solo 1 ó 3 años (Grichar et al, 1997; Grichar, WJ (1997)).

5.- Recolección.

Posiblemente la fase más difícil del cultivo del cacahuete es determinar cuando dicha planta está lista para cosecharse. Si el productor se espera demasiado para que todos los frutos llenen completamente, aquellos que se desarrollaron primero pueden extralimitar su madurez e iniciar su germinación. Por otra parte, una cosecha prematura resulta en una gran proporción de frutos que llenaron parcialmente y que no tienen valor.

La práctica general es la de sacar varias plantas a intervalos a lo largo del surco, hasta observar que la mayor parte de las vainas están maduras. Las semillas maduras deben ser de color rosa o rojo. Para entonces se habrán despegado internamente de la vaina y su testa puede desprenderse fácilmente.

Las vainas se cosechan extrayendo la planta completa del suelo, mediante una pala, un bieldo fuerte o con una excavadora mecánica. Se puede dejar que las plantas maduren tal como se extraen aun cuando la mejor práctica es permitir que se curen en montones. Tres o cuatro estacas de 2 a 2,5 m de largo, se colocan en la forma de una letra “A” con tablas atravesadas y colocadas a unos 50 cm de la base, para retirar las plantas del suelo y permitir la circulación del aire en el interior del montón. Las plantas se colocan sobre las tablas atravesadas, con sus extremos superiores hacia fuera, y se amontonan hasta la altura que las estacas permitan.
Una vez que las vainas están completamente secas se trillan a mano o con máquinas, por medio de cilindros. Estos últimos permiten obtener también los granos, pero se pueden dejar las vainas si se les va a conservar por un tiempo largo. Los granos se obtienen en muchas zonas tropicales, llenando parcialmente de vainas una arpillera, y golpeándola con una estaca.

En los trópicos se obtiene un rendimiento promedio de cacahuetes aproximado a los 600 kg por hectárea, aun cuando los mejores campos pueden producir hasta 3 veces dicha cantidad. En general, el porcentaje de granos es de 60 a 70.

6.- Usos.

Los cacahuetes se utilizan tostados o cocidos, con todo y vaina, para luego ser consumidos por las gentes; también sin cáscara y tostados y salados; los granos enteros o fraccionados se utilizan en dulces, pasteles, galletas y otras confecciones; en mantequilla de cacahuete; aceite de cacahuete, panes de cacahuete, etc.
Los granos frescos contienen de 35 a 32% de proteínas y de 40-50% de grasa y además cistina, tiamina, riboflavina y niacina. Son altamente nutritivos y en consecuencia tienen una parte de importancia en la dieta de millones de gentes que no pueden adquirir proteínas y grasas animales.

El aceite de cacahuete se hace cociendo los cacahuetes fraccionados en recipientes especiales o mediante su extracción e a una presión hidráulica de 3 ó 3 toneladas. Se pueden utilizar para la cocina en su estado natural o se puede procesar en una gran variedad de productos.
Recientes estudios han tratado de encontrar la relación entre una elevada producción de aceite, en las diferentes variedades ensayadas, y su base molecular. Algunas variedades de cacahuete mutantes contienen hasta un 80% de grasas, principalmente monoinsaturadas. Los niveles normales alcanzan entre un 36-67%. Los objetivos de estos trabajos fue investigar mutaciones que fueran la causa de esos altos niveles de grasas en los cacahuetes. Todas estas investigaciones se encaminan ha encontrar marcadores moleculares para dichas variedades así como mejorar genéticamente las variedades existentes. Los datos obtenidos sugieren que los fenotipos ricos en aceites están correlacionados con la expresión o no de determinados genes.

La pasta de cacahuete es un excelente alimento suplementario para el ganado que contiene de 40 a 50% de proteínas, de 6 a 20% de grasa, cistina y vitaminas del complejo B. Esta pasta también se utiliza para el consumo humano en algunos países tropicales, después de que las proteínas hayan sido parcialmente descompuestas mediante la acción de hongos. La pasta en la forma que se obtiene de la fábrica de aceite se pulveriza, se humedece por un día en agua, se elimina el aceite de la superficie, se lava varias veces, se somete a vapor, y se le comprime en moldes cuadrados o rectangulares. Las aplicaciones de micelio de Rhizopus (Rhizopus oryzae Went) en mezcla con la harina de arroz, dan a la pasta de los moldes una apariencia blanco grisácea, o blanca, en tanto que las aplicaciones de Monilia (Monilia sitophila Sacc) en mezcla con harina de maíz, les dan una color naranja. Se deja que los hongos se incuben durante varios días en la pasta en un lugar bien sombreado. Cuando la pasta está lista par usarse en la alimentación se obtienen trozos que luego se fríen o se utilizan en sopas. Es una alimento de muy fácil digestión y altamente nutritivo, así como de buen sabor.

Con frecuencia los cacahuetes se cultivan para utilizarse como forraje, heno, pastura o ensilado, en cuyo caso las plantas deben cosecharse antes de su floración. Los pequeños brotes también pueden utilizarse en la alimentación como legumbres. Son ricos en proteínas y calcio, pero si se consumen en grandes cantidades, pueden causar desarreglos en la digestión.

7.- Plagas y Enfermedades.

La enfermedad más seria que afecta al cacahuete en los países tropicales, principalmente en las zonas húmedas, es la marchitez bacteriana (Pseudomonas solanacearum). Los síntomas son un marchitamiento rápido de las hojas y una muerte repentina de la planta.
Es absolutamente aconsejable no sembrar otras leguminosas y en particular la soya en campos infectados. También el tabaco y la berenjena (Solanum melongena L.) son muy susceptibles. La mejor medida de prevención es utilizar variedades resistentes tales como Schwarz No. 21 que se desarrolló en Java precisamente antes de la Segunda Guerra Mundial, o seguir una rotación de cultivos de ciclo largo con plantas que no sean hospedantes. Si el terreno es infectado con marchitez, las rotaciones normales de 4 años deben alargarse a 6 ó más, antes de utilizar un cultivo susceptible.

La mancha de la hoja (Cercospora personata (Berk. y Curt) Ell. y Ev.; C. arachidicola Hori) es otra enfermedad común que también es activa durante el tiempo húmedo. Su control se lleva a cabo mediante aplicaciones de polvo de azufre en la cantidad de 25 kilogramos por hectárea. Actualmente se están estudiando los mecanismos genéticos de resistencia a la enfermedad causada por C. arachidicola sobre cacahuete. Según parece podría tratarse de factores presentes en el citoplasma celular los que conferirían o no dicha resistencia (Chiteka et al, 1997).
Otros autores recomiendan contra cercospora un simple spray a base de una mezcla de carbendacina 0,05% + mancozeb 0,2%, dando muy buenos resultados (Chandra et al, 1998).
En el norte de Carolina (EEUU), se han descrito ataques o incidencia de hongos de suelo como Rhizoctonia spp actuando en una complejo patogénico junto con Pythium spp y Cylindrocarpum parasiticum, Sclerotium rolfsii y Sclerotinia minor. Los daños causados por esto complejo fúngico alcanzaron en 1996 a casi el 6% de la producción (Hollowell et al, 1998).

La interacción de Meloidogyne javanica y Rhizoctonia solani se ha estudiado en el cacahuete en experimentos en cultivos en macetas. Al parecer existe una relación de sinergismo entre ambos patógenos en el suelo. De esta manera los efectos destructivos o infecciosos sobre el cultivo se presentaron mucho más importantes sobre las raíces del cultivo y por consiguiente sobre los rendimientos finales (Abdel-Momen et al, 1998).

Meloidogyne arenaria (Neal) es otro patógeno que causa pérdidas económicas significativas en las plantaciones de cacahuetes en extensas áreas del sureste de Estados Unidos. Los experimentos actuales tratan de encontrar líneas de cacahuetes capaces de presentar ciertos niveles de resistencia a la enfermedad (tolerancia) (Holbrook et al, 1998).
Se han documentado ataques severos del trips del tabaco (Frankliniella fusca (Hinds)) sobre plantas juveniles de cacahuete. Estos ataques se presentaron mucho más severos cuando las plantitas se desarrollaban después de tratamientos herbicidas de post emergencia. Bajo estas condiciones de estrés la plaga es capaz de afectar a la calidad y rendimientos del cultivo (Funderburk et al, 1998).

Puccinia arachidis es una roya que afecta a las plantaciones de cacahuetes. Para su control se ha descrito unos efectos muy beneficiosos la utilización de Chitosan (1000 ppm), el cual reduce la germinación de las uredosporas de la roya, con lo que el número de lesiones foliares se reduce al mínimo (Sathiyabama et al, 1998).

Sobre plantaciones de cacahuetes se han descrito la presencia de algunas virosis. Entre ellas algunas causadas por furovirus, transmitidos por Polymyxa graminis, y también por cucumovirus como el PSV (Agrios, 1996).
Otras virosis se han descrito en explotaciones de Sudáfrica, virosis transmitidas mecánicamente a partir de hojas infectadas de plantas hospedadoras. Las plantas de cacahuete mostraron los síntomas característicos y se identificó por la técnica ELISA la virosis como la provocada por un nuevo potyvirus en cacahuete (Cook et al, 1998).

8.- Bibliografia

(1) Abdel-Momen, SM and Starr, JL (1998). Meloidogyne javanica Rhizoctonia solani disease complex in peanut. Fundam. App`l. Nematol. 21 (5): 611-616.
(2) Agrios, GN (1996). Plant pathology. 4 Edition. Ed. AP. Pág. 510, 530.
(3) Borkert, CM; Cox, FR; Tucker, MR (1998). Zinc and copper toxicity in peanut, soybean, rice and corn in soil mixtures. Communications in Soil Science & Plant Analysis. 29 (19-20): 2991-3005.
(4) Chandra, S; Kumar, S; Singh, AK (1998). Management of Cercospora leaf spot of groundnut (Arachis hypogaea L.) with a single fungicidal spray. Int. J. Pest Manage. 44 (3): 135-137.
(5) Chiteza, ZA; Gorbet, DW; Shokes, FM; Kucharek, TA (1997). Components of resistance to early leaf spot in peanut - Genetic variability and heritability. Soil & Crop Science Society of Florida Proceedings. 56: 63-68.
(6) Cook, G; Rybicki, EP; Pietersen, G (1998). Characterization of a new potyvirus isolated from peanut (Arachis pypogaea). Plant Pathology. 47 (3): 348-354.
(7) Cubero, JI y MT Moreno (1983). Leguminosas de grano. Ed. Mundi - Prensa. Pág. 15-25.
(8) Funderburk, JE; Gorbet, DW; Teare, ID; Stavisky, J (1998). Thrips injury can reduce peanut yield and quality under conditions of mutiple stress. Agronomy Journal. 90 (4): 563-566.
(9) Grichar, WJ and Nester, PR (1997). Nutsedge (Cyperus spp) control in peanut (Arachis pypogaea) with AC263,222 and Imazethapyr. Weed Technol. 11 (4): 714-719.
(10) Grichar, WJ (1997). Control of Palmer Amaranth (Amaranthus palmeri) in peanut (Arachis pypogaea) with postemergence herbicides. Weed Technology. 11(4): 739-743.
(11) Holbrook, CC; Noe, JP; Gorbet, DW; Stephenson, MG (1998). Evaluation of peanut breeding lines with resistance to the peanut root - knot nematode. Crop Science. 38 (1): 260-262.
(12) Hollowell, JE; Shew, BB; Beute, MK; Abad, ZG (1998). Occurrence of pod rot pathogens in peanuts grown in North Carolina. Plant disease. 82 (12): 1345-1349.
(13) Kay, DE (1979). Legumbres alimenticias. Ed. Acribia, S.A. Pág. 35-41, 213-217.
(14) Mackowiak, CL; Wheeler, RM; Stutte, GW; Yorio, NC; Ruffe, LM (1998). A recirculating hydroponic system for studying peanut (Arachis hypogaea L.). Hortscience. 33 (4): 650-651.
(15) Ochse, JJ; Soule, MJ; Dijkman, MJ; Wehlburg, C (1974). Cultivo y mejoramiento de plantas tropicales y subtropicales. Ed. Limusa. Pág. 1171-1177.
(16) Recaredo Sanchis (1982). Las semillas. Ed. De Vecchi. Pág. 96-97.
(17) Sánchez, J; Cerdá-Olmedo, E; Martínez-Force, E (1998). Advances in plant lipid research. Ed. Secretariado de publicaciones. Universidad de Sevilla. Pág. 644-646.
(18) Sathiyabama, M and Balasubramanian, R (1998). Chitosan induces resístanse components in Arachis hypogaea against leaf rust caused by Puccinia arachidis Speg. Crop Protection. 17 (4): 307-313.


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.