infoagro logo

NOTICIAS GENERAL | ESPAÑA | INTERNACIONAL

La nueva Ley de Agricultura andaluza "aportará medidas para afrontar las necesidades" del sector oleícola

El consejero de Agricultura andaluz resalta que la nueva norma "permitirá defender los derechos" de todos los eslabones de la cadena.
España - 15/05/2018
Normativa
Jornadas organizadas por UPA Jaén y la empresa Deoleo.


El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, destacó ayer en Jaén que la Ley de Agricultura y Ganadería de Andalucía, remitida al Parlamento para su aprobación, “apuesta de forma decidida por medidas que permiten hacer frente a las necesidades del sector del aceite de oliva”. Sánchez Haro inauguró las jornadas ‘Calidad y valor en el aceite de oliva’, organizadas por UPA Jaén y la empresa Deoleo, en las que también participó en la mesa redonda ‘Mercados, Política Agrícola Común y Ley de Agricultura y Ganadería’, donde puso de manifiesto que esta norma “permitirá que en Andalucía los actores de la cadena en el sector del aceite de oliva vean reconocida su posición y defendidos sus derechos”. 

En este sentido, el consejero subrayó que la Ley de Agricultura ayuda a abordar los principales retos del sector del aceite de oliva, entre los que destacó unas relaciones justas en la cadena de valor, la transparencia, la regulación de mercados, el aumento de competitividad y rentabilidad y la estabilidad de precios. Para afrontar estas cuestiones, la nueva norma incluye medidas como mejoras en la transparencia, con un Observatorio de Precios que proporciona información relevante de toda la cadena, un órgano que ya está funcionando y que ahora se refuerza. 

Igualmente, la ley establece sistemas de autorregulación como los contratos o el arbitraje, además de abordar la venta directa o las cadenas de distribución cortas para fomentar la cercanía entre el agricultor y el consumidor. Asimismo, establece un Foro de la Cadena Agroalimentaria que funcionará como lugar de encuentro en el que “todos los operadores compartirán los problemas pero sobre todo las soluciones ante los desajustes que se puedan producir”. 

De otro lado, el titular andaluz de Agricultura señaló que su Consejería “es consciente de que la figura de los agricultores y sus sistemas productivos, que están en la base de la cadena, necesitan de una especial protección”, por lo que también se pone el foco en la agricultura familiar, de pequeño tamaño, “esa que tiene especial presencia en el sector del olivar y de una gran importancia ambiental y social”. Al mismo tiempo, y en paralelo, “se da respuesta a un sector profesional, dinámico y competitivo, volcado en los mercados internacionales”. 

Respecto de la comercialización, el consejero señaló que la Ley de Agricultura tiene en cuenta a todos los actores de la cadena, para lo que las cadenas de distribución van a tener presencia en las organizaciones profesionales. “Una iniciativa en la que la interprofesional del aceite de oliva se podría ver reflejada si el Ministerio modificara la norma en este mismo sentido”, apostilló.

“Luchar contra la banalización del valor”

En cuanto a los desafíos del sector del aceite de oliva, Sánchez Haro apostó por la integración de los productores en cooperativas u otras organizaciones empresariales similares, además de incidir en que “es necesario el establecimiento de reglas de juego claras y homogéneas”. A esto le ha sumado la necesidad de aumentar el poder negociador del agricultor dentro de la cadena de valor y luchar contra “la banalización” del producto, “no se puede permitir que se vendan nuestras producciones de calidad por debajo de los precios a los que se producen”.

“Es fundamental garantizar una estabilidad en precios”, señaló en esta línea, ya que así “conseguimos unas condiciones de producción óptimas, pudiendo remunerar de manera justa el trabajo de todos los actores dentro de la cadena”. Esta es la única manera, indicó, de “conseguir que las fluctuaciones en los precios no dependan de agentes externos que únicamente se benefician de actividades especulativas”.

Asimismo, Sánchez Haro se refirió a la Política Agrícola Común (PAC), de la que dijo que sus cifras son “tremendamente reveladoras en la provincia de Jaén: más de 360 millones de ayudas directas cada campaña, cerca del 24% del total de Andalucía, y más de 92.000 beneficiarios”. A esto se une que las ayudas del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020 asignadas a Jaén hasta la fecha superan los 90 millones de euros.

Ante la enorme importancia que la PAC tiene para la actividad agraria jiennense y andaluza, el consejero mostró su preocupación por el “atropello a los intereses del sector y de toda Andalucía” que supone la propuesta de Marco Financiero para el período 2021-2027 presentada por la Comisión Europea, ya que “propone una reducción del 16% para la Política Agraria Común”. Esto, a su juicio, implica “desarmar las políticas de apoyo a los agricultores y al medio rural, pues pone en serio riesgo el apoyo a la renta de los agricultores e incrementa las diferencias de renta del sector agrario respecto al resto de sectores económicos, carga en la agricultura y la ganadería la responsabilidad de la lucha contra el cambio climático, plantea más objetivos con menos presupuesto y profundiza en la Europa de dos velocidades, exigiendo mayor cofinanciación a los Estados y regiones”. Además, se reducen las partidas para inversiones en el medio rural y para fijar la población al mismo.

El olivar, motor de Andalucía

Previamente a su intervención en esta mesa redonda, Sánchez Haro inauguró las jornadas resaltando que el sector del aceite de oliva es “el motor no sólo de la provincia de Jaén, sino también de gran parte de Andalucía”. En la actualidad, la comunidad autónoma andaluza cuenta con 1,56 millones de hectáreas y 170.000 explotaciones de olivar, de las que el 68% son de secano y el 49% tienen una pendiente superior al 15%. Un total de 250.000 familias olivareras se reparten por más de 300 municipios, generando el 40% del empleo agrario. Respecto de su industria, Andalucía cuenta con 844 almazaras, 657 envasadoras de aceite, 40 orujeras, 13 refinerías, 219 entamadoras y 115 envasadoras de aceituna.

Este enorme potencial explica que fuese el primer sector específico de la agricultura andaluza que contó con una ley propia “que está permitiendo la defensa, reconocimiento y puesta en valor que merece”, además de ser también el único con un subprograma específico dentro del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía, con más de 300 millones de euros en exclusiva para el olivar y su industria. De este total, el consejero resaltó que “ya hemos puesto a disposición más de 255 millones de euros entre sus diferentes líneas”, destacando especialmente las ayudas agroambientales, al olivar ecológico y a la modernización de industrias y explotaciones, además de a la promoción.

Público asistente a las jornadas.



¿Quiere estar informado?


Buscador NOTICIAS



































Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies

© Copyright Infoagro Systems, S.L.