infoagro logo

NOTICIAS GENERAL | ESPAÑA | INTERNACIONAL

Closer, el mejor aliado para el citricultor contra pulgones y cochinillas, de Corteva Agriscience

La herramienta de control integrado de plagas más eficaz frente a los insectos chupadores resistentes a otros insecticidas.
España - 03/07/2019
Sanidad Vegetal
Naranjo con sus frutos.


Corteva Agriscience está dando a conocer su nuevo producto Closer, un insecticida formulado a base de Sulfoxaflor 12%, indicado para combatir plagas de insectos chupadores en cítricos. Con una excelente eficacia contra insectos plaga objetivo a bajas dosis, resulta efectivo contra plagas resistentes a otros insecticidas, como los neonicotinoides, ya que su estructura y mecanismo de acción actúa sobre la plaga de manera diferente a como lo hacen otros insecticidas, por lo que será una herramienta útil en esquemas de rotación con otros insecticidas de diferente estructura química, incrementando y mejorando las estrategias para el manejo de resistencias.

Aunque inicialmente está indicado para eliminar plagas de los cítricos como la mosca blanca (Aleurothrixus floccosus), Psílido asiático de los cítricos (Diaphorina citri), Cochinilla cítrica (Planococcus citri), Escama citrícola (Coccus pseudomagnoliarum), Escama de la nieve del cítrico (Unaspis citri) y Piojo rojo de Florida (Chrysomphaulus aonidum), todos ellos insectos chupadores de los subórdenes hemiptera y homoptera, Closer ha sido registrado en España para su uso en cítricos para el control de todos los biotipos de pulgones (Toxoptera aurantii, Aphis spiraecola, Aphis gossypii, Myzus persicae) y cochinillas.

De aplicación foliar y un plazo de seguridad de siete días, Closer controla a los insectos plaga tanto por contacto como por ingestión, generando efecto de volteo y control residual, lo que se facilita gracias a su movimiento translaminar, expandiéndose del haz de las hojas al envés, y a través del xilema del cultivo. Para la eliminación de pulgones, se deben realizar una o dos aplicaciones al año en dosis de 0,2 a 0,4 litros por hectárea de materia activa e intervalos de al menos 7 días, durante los BBCH 30 a 59, es decir, desde el comienzo del crecimiento de los brotes, hasta que la mayoría de las flores, con los pétalos cerrados, formen una bola hueca y alargada, y durante los BBCH 69 a 85, es decir, desde el fin de la floración, cuando se han caído todos los pétalos, hasta la maduración avanzada del fruto, cuando ya se va incrementando el color característico de cada cultivo, no superando la dosis máxima anual de 0,4 litros/hectárea de materia activa, y que por otra parte se corresponde con la dosis que se ha de emplear, en una sola aplicación y en los mismos periodos, para la eliminación de las cochinillas.

Closer cuenta con un impacto mínimo sobre artrópodos parásitos y depredadores, enemigos naturales, como las chinches asesinas, chinches de ojos grandes, avispas de la familia Braconidae, crisopa, mariquitas, chinches pirata (incluyendo Orius insidiosus), arañas, adultos de la familia Braconidae y Aphelindae e Ichneumonidae, y larvas de Syrphus, y con ningún impacto sobre ácaros benéficos, por lo que es compatible con poblaciones de Amblyseius swirskii en programas de manejo integrado de plagas, aunque después del tratamiento se ha de respetar un periodo de 21 días antes de introducir los insectos auxiliares Himenópteros del género Aphidius. No obstante, se ha de tener especial precaución para la protección de abejas y otros polinizadores, por lo que no debe aplicarse durante la floración del cultivo y de las malas hierbas, ni donde haya abejas en pecoreo activo, aunque el peligro para los polinizadores se reduce significativamente una vez el caldo de pulverización se ha secado.

Plagas

Los insectos chupadores, especialmente aquellos de los subórdenes hemiptera y homoptera, se encuentran entre los insectos plaga más destructivos del mundo, causando pérdidas económicas anuales importantes en los cítricos. El manejo de insectos plaga chupadores requiere frecuentemente de tácticas de control intensivas, incluyendo el uso de insecticidas. Como consecuencia, las poblaciones de insectos plaga chupadores han desarrollado resistencia a muchos compuestos dentro de un gran rango de modos de acción de insecticidas.

Pulgones

Aphis gossypii

En los cítricos mediterráneos, presentan un máximo poblacional absoluto en primavera, otro no tan elevado en otoño y a veces uno no tan importante en verano. Es habitual observar en el mismo brote colonias de A. gossypii y A. spiraecola. Producen daños por la succión de la savia y por la gran cantidad de melaza que secretan, a partir de la cual se desarrolla “negrilla”, un conjunto de hongos que suele aparecer desde mediados de diciembre hasta primavera, por lo que si el fruto no ha sido recogido, también será cubierto por la negrilla. La negrilla impide la fotosíntesis del árbol, disminuyendo su proporción, si el brote se da en primavera, mientras que si se produce en otoño, puede afectar también a los frutos. Además, el A. gossypii es vector del virus de la tristeza (Citrus Tristeza Virus, CTV) y del vein enation. Los clementinos son los más sensibles a los ataques de este pulgón, especialmente al realizar podas severas, y en el limonero se encuentran de forma ocasional.

Aphis spiraecola

Aunque, originaria de América, en su lugar de origen tiene como hospedantes invernales a especies vegetales del género Spiraea, a día de hoy ha aumentado su preferencia por los cítricos, en lo que es habitual observar a hormigas protegiéndolos a cambio de alimentarse de la melaza de los pulgones. Succionan la savia del cultivo y generan gran cantidad de melaza, produciendo negrilla, y también son capaces de transmitir el virus de la tristeza, aunque con menor eficacia que el A. gossypii. Las colonias deforman las horas que pican y las enrollan del ápice hacia el peciolo y del haz hacia el envés, produciendo graves daños en los cítricos, interrumpiendo el crecimiento de los brotes atacados. Produce daños considerables en naranjos y mandarinos, y de menor intensidad en limoneros, siendo los clementinos los más sensibles a los ataques, especialmente tras podas severas.

Myzus persicae

Produce daños debido a la gran cantidad de melaza secretada, y puede transmitir el virus de vein enation, aunque solo se ha observado como vector de la tristeza en cítricos en La India. En cítricos puede causar problemas puntuales, agravados por su capacidad de resistencia a ciertos insecticidas. Los clementinos son los más sensibles a los ataques, sobre todo tras podas severas.

Toxoptera aurantii

Es en el limonero donde alcanza su mayor desarrollo, ya que es una es al cítrico al que afectan menos otras especies de pulgones. Solía llamarse “pulgón del naranjo” antes de la introducción del A. spiraecola, aunque en determinadas zonas sigue siendo una plaga importante en los cítricos. Se sitúa en el envés de las hojas tiernas, en las yemas florales y en los frutos recién cuajados, de los que se extraen gran cantidad de savia, endureciendo y deformando ligeramente las hojas, acortando los ramos y haciendo que los pequeños frutos se caigan o evolucionen con dificultad. Al producir abundante melaza, se produce negrilla y alimentan a las hormigas circundantes. Los clementinos son más sensibles a sus ataques, especialmente tras podas severas.

Cochinillas

Caparreta blanca (Cerosplastes sinensis)

Las ninfas tienden a fijarse en las hojas, junto a los nervios, y en los brotes tiernos, donde permanecen hasta volver a migrar a las ramas hasta llegar a adultas en verano. Los daños en cítricos son debidos a la succión de la savia y a la secreción de la melaza. Todas las variedades de cítricos son sensibles a su ataque.

Caparreta blanca de Florida (Ceroplastes floridensis)

Desarrolla dos generaciones por año y los huevos eclosionan en primavera y otoño. Suelen fijarse a las hojas cerca de los nervios y atacan a todas las variedades de cítricos. Los daños producidos se deben a la melaza que secretan.

Caparreta blanda (Coccus hesperidum)

Desarrolla varias generaciones anuales. Los individuos suelen agruparse en colonias en las ramas, donde coexisten todos los estadios en desarrollo. Producen daños debido a la melaza secretada y todas las variedades de cítricos son sensibles.

Caparreta negra (Sarssetia oleae)

Las ninfas son de color naranja pardo y tienden a fijarse en el haz de las hojas, cerca del nervio central, donde permanecen hasta que vuelven a las ramas, donde se desarrollan hasta la adultez. La importancia de esta plaga, cuyos daños se deben a la melaza secretada, aumenta en las variedades de cítricos tardías, aunque todas son sensibles.

Coccus pseudomagnoliarum

Los inmaduros, planos y casi transparentes, crecen lentamente en verano sobre el envés de las hojas, a lo largo del nervio central. En otoño cambian a un color más oscuro y migran a las ramitas; migración que continúa en invierno, alcanzando su máximo en febrero y marzo hasta que son adultas. Los daños en todas las variedades de cítricos se producen por la melaza que segregan.

Cotonet o cochinilla harinosa (Planococcus citri)

En los cítricos de la cuenca mediterránea pueden desarrollar hasta cinco generaciones al año. Tienen tres estadios ninfales y cuando realizan la puesta la recubren con una secreción cerosa de aspecto algodonoso, llamado ovisaco, para proteger a los huevos de los enemigos naturales y de la desecación. De mayo a julio, las ninfas se fijan en zonas resguardadas de los frutos como el cáliz, el ombligo de las naranjas del grupo navel o entre frutos en contacto, y a partir de agosto invaden el resto del fruto. Durante el estado adulto suelen migrar a las ramas.
A finales de junio y julio, las hembras migran a las ramas, coincidiendo con el vuelo de los machos. El cotonet produce daños directos e indirectos en los cítricos. Los directos son debidos a manchas cloróticas que producen en los frutos de los que se alimentan, e indirectos por la secreción de melaza. Además, atraen a otras plagas como el barrenador de los cítricos, Ectomyelois ceratoniae. Todas las variedades son susceptibles de su ataque, pero las naranjas del grupo navel son  más sensibles porque se pueden refugiar en su ombligo, dificultando la acción de los enemigos naturales.

Delottococcus aberiae

Presentan numerosas generaciones a lo largo del año. Cuando entran en estado de gravidez, el ovisaco se sitúa debajo del abdomen y a diferencia de otros pseudocóccidos, puede producir varios ovisacos, de los cuales se separan, dejándolos entre marzo y mayo en la base del tronco o el suelo. Causa daños directos e indirectos: directos por la succión de la savia, lo que conlleva al debilitamiento del árbol y a la deformación de los frutos y/o reducción de su tamaño; e indirectos por la secreción de melaza, sustrato para la negrilla. Su presencia en los frutos puede conllevar a serios problemas cuarentenarios a la exportación al tratarse de una plaga nueva en cítricos, restringida hasta la fecha a África. Todas las variedades de cítricos son sensibles a su ataque, aunque los daños dependen de la variedad: en clementinos se suele observar disminución del tamaño del fruto mientras que en el grupo navel se producen deformaciones o abultamientos alrededor del pedúnculo, y los mandarinos e híbricos tienden a quedarse pequeños.

Sobre Corteva Agriscience

Corteva Agriscience es una multinacional de reciente creación como empresa independiente, líder en la protección vegetal gracias a su amplia cartera de productos. Fruto de la fusión de las divisiones agrícolas existentes en el grupo DowDuPont, Corteva cuenta con la experiencia y la calidad de los productos de más de un siglo de actividad de su grupo matriz.


Colonia de ninfas de A. gossypii en hoja naranjo. / Foto: J. Catalán - IVIA



Adulto alado de A. gossypii. Foto: IVIA



Ninfas y adulto de A. spiraecola. / Foto: A. Urbaneja - IVIA



Daños ocasionados por A. spiraecola en brotes de clementino./Foto: J. Catalán- IVIA



Myzus persicae alimentándose. /Foto: A. Urbaneja. - IVIA



Ninfas de Caparreta blanca de Florida sobre los nervios de las hojas./Foto: A. Tena - IVIA



Ninfas de Coccus pseudomagnoliarum. / Foto: A. Tena - IVIA



Ninfas de Cotonet cuidadas por hormigas. / Foto: IVIA



Daños directos producidos por Cotonet. / Foto: IVIA



Fruto con población de D. aberiae. / Foto: IVIA



Macho adulto de D. aberiae. / Foto: J. Pérez - IVIA




¿Quiere estar informado?


Buscador NOTICIAS





































Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies

© Copyright Infoagro Systems, S.L.