Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

EL AGROTURISMO COMO ESTRATEGIA DE DIVERSIFICACIÓN DE LAS EXPLOTACIONES AGRARIAS CATALANAS (1ª parte)

Introducción
I. La Diversificación De Las Explotaciones Agrarias Y Los Modelos De Diversificación
II. La Oferta Agroturística
II.1. Localización De Las Explotaciones Agroturísticas
II. 2. La Estructura Familiar
II.3. Principales Razones Para Iniciar El Agroturismo
II.4. Tipos De Actividad Agroturística:

II.5. Renta (El Análisis Del Impacto Económico Parte De Las Respuestas Que Los Encuestados Han Declarado Sobre Los Datos Financieros,)
II.6. El Empleo
II.7. Canales De Comercialización Y Marketing
II.8. Ventajas Y Desventajas
II.9. A Título De Conclusiones: Principales Barreras Y Oportunidades
Bibliografía

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores e Instrumental


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales

INTRODUCCIÓN

Bajo la denominación de diversificación de las explotaciones agrarias se esconde una realidad muy amplia abarcando desde la incorporación de nuevas actividades agrarias y ganaderas diferentes a las tradicionales hasta la prestación de servicios profesionales ajenos completamente a la agricultura. Se trata de un conjunto de actividades que se han ido adaptando a las diferentes realidades del mundo rural europeo y que responden, en última instancia, a una continua estrategia de supervivencia por parte de las mismas frente a los procesos de reestructuración del sector agrícola.

Tras discutir diferentes conceptos y establecer tipologías de diversificación, la comunicación se centra en analizar el agroturismo, por ser una de las actividades que está adquiriendo mayor relevancia en el marco de la diversificación en el seno de las explotaciones agrarias.

Tomando como base el estudio de 125 explotaciones agrarias catalanas, se analizan las razones, cambios e impactos que comporta la incorporación del agroturismo o actividades asociadas en las explotaciones agrarias, y cómo ello afecta a la estrategia de las familias, a sus ingresos y a sus proyectos futuros.

Este estudio se integra dentro de un proyecto financiado por la Unión Europea, "Innovation, Diversification and European Agricultural Situations (FAIR6-CT98-4228)" que se centra en identificar las diversas estrategias de diversificación que las explotaciones agrarias están llevando a cabo, poniendo especial énfasis en aquellas que incorporan algún elemento innovador y analizar las repercusiones en la mejora de las perspectivas económicas y sociales de las áreas ruralas europeas. El estudio se localiza en cuatro áreas: Linconshire -Reino Unido-, Languedoc-Roussillon -Francia-, Catalunya -España- y Vasterbotten -Suecia-. 

I. LA DIVERSIFICACIÓN DE LAS EXPLOTACIONES AGRARIAS Y LOS MODELOS DE DIVERSIFICACIÓN

Los procesos de reestructuración del sector agrario junto con las medidas de política rural implementadas en el marco de la PAC desde la segunda mitad del SXX, han supuesto una progresiva adaptación y cambio en las estrategias de gestión de las explotaciones agrarias europeas. Partiendo de la idea del dualismo agrario (Etxezarreta, M; 1987), extensísima es la bibliografía que aborda la problemática de las explotaciones agrarias incapaces de insertarse en la dinámica de la agricultura capitalista. Se desarrolla el concepto de Agricultura a Tiempo Parcial definida a grandes rasgos, como la combinación por parte del titular de trabajo agrario en la explotación con trabajo asalariado en la industria o los servicios (Gasson, R., 1988; Etxezarreta, 1995). La compleja delimitación del término (Brun, A.; 1987; Munton, R.J et al, 1989; Evans N J & Ilbery,1993) así como la imposibilidad de recoger la variedad de situaciones que llevan a las familias agrarias a adoptar diferentes estrategias da paso a la aplicación más o menos consensuada del término pluriactividad (Arkleton Trust; 1987). Como señala Fuller (1990) se aboga por el término Pluriactividad por su carácter expansivo, multidimensional e integrador. Este concepto engloba mayores razones/motivos para explicar porque las explotaciones obtiene rentas de diferentes actividades. Estas razones no son exclusivamente derivadas de la pérdida de peso de la agricultura sino que dependen de otros factores como las oportunidades de trabajo fuera de la explotación, su estructura y los cambios en el ciclo de vida de sus miembros (Eikeland, S. & Lie, I.; 1999: 407).

En un contexto de crisis de la industria rural, desregulación estatal y desprotección agraria, el sector privado "el enterpreneurship" se presenta como un elemento clave en la generación de renta y empleo en las áreas rurales. La diversificación entendida como la realización de múltiples actividades dentro de la explotación agraria con el objetivo de asegurar la viabilidad de la explotación en el tiempo y crear o mantener empleo adquiere mayor relevancia. El discurso sobre diversificación se asocia a las pautas del nuevo contexto socio-económico actual. La familia agraria debe ser capaz de aprovechar los recursos endógenos de la explotación, generar sinergias y complementariedades entre las diversas actividades y con los actores externos para producir y ofrecer unos bienes y servicios, agrarios o no, novedosos que permitan aprovechar nichos de mercado (Slee, 1997; Evans & Ilbery, 1993; Bowler, I. et alt, 1996; Daminanos, D. & Skuras, D.; 1996). La innovación, el espíritu emprendedor y una forma de entender la agricultura acorde con las nuevas demandas de calidad alimentaria y protección medio ambiental son las puntos más señalados al hablar de diversificación.

Diversas son las tipologías de diversificación que se han señalado en la literatura, si bien en todas se distingue entre la diversificación agraria donde se incluye la introducción de cultivos o ganadería no convencional, y la diversificación no agraria o diversificación estructural (Ilbery, 1991; CAMAR project, 1994; Carter, S.; 1999) que incluye las actividades "para-agrarias" (Djurfeldt & Waldenström; 1999) y las OGAs -Other Gainful Activities- (Damianos & Skuras, 1996) que van desde el alquiler de edificios, tierra, venta directa, agroturismo, actividades recreativas, elaboración de productos agrarios.

Adaptando las diferentes tipologías referidas anteriormente, en nuestro estudio se definieron cuatro grandes grupos de diversificación: Grupo 1. Introducción de cultivos no convencionales; Grupo 2. Diversificación tradicional; Grupo 3. Producción y servicios no agrarios; Grupo 4. Prácticas agroambientales. En el cuadro 1 se recogen las actividades incluidas en cada uno de los Grupos.

Cuadro 1. Clasificación de los tipos de diversificación

(1) Diversificación de la producción agraria
Cultivos y ganadería no convencional
Trabajo y explotación forestal 
Acuicultura Apicultura
(2) Diversificación tradicional
Elaboración de productos agrarios -cultivos y ganadería-
Venta directa
Contratación y alquiler de maquinaria agrícola
Servicios agrarios 
Alquiler de tierra o edificios para usos agrarios
(3) Producción y servicios no agrarios
Hospedaje y servicios de restauración 
Actividades de ocio/recreativas
Alquiler de tierra o edificios para usos no agrarios
Venta al menor o mayor 
Artesanías
Servicios profesionales
(4) Prácticas agroambientales y nuevos métodos de producción
Agricultura orgánica
Prácticas agroambientales 
Modificación genética

Las áreas seleccionadas para la realización de las 125 encuestas corresponden a diversas comarcas de Catalunya (Alta Ribagorça; Garrotxa, Priorat, Baix Ebre, Montsià, Baix Camp y Tarragonès). La razón de esta selección comarcal es el interés de cubrir una amplia variedad de situaciones agrarias, geográficas que van desde la alta y media montaña, la costa hasta zonas periurbanas. Las 125 encuestas corresponden a 40 explotaciones no diversificadas y 85 explotaciones diversificadas de las cuales, 8 corresponden al Grupo 1, 24 al Grupo 2, 36 al Grupo 3 y 17 al Grupo 4.

Cuadro 2. Selección muestral 

   %
Alta Ribagorça 18 21.2
Garrotxa  20 23.5
Priorat 9 10 10.6
Baix Ebre 9 10.6
Montsià 10 11.8
Baix Camp 9 10.6
Tarragonès 10 11.8
Total comarcas 85 100

La explotación preliminar de los datos ha permitido vislumbrar una serie de elementos diferenciadores entre los distintos grupos de diversificación. A grandes rasgos podemos señalar que las explotaciones que adoptan las actividades de diversificación del Grupo 1 son una extensión de las actividades agrarias tradicionales hacia cultivos o ganadería no convencional. El carácter novedoso en la introducción de estas nuevas variedades es un distintivo de calidad, innovación y diversificación agraria que permite reducir los riesgos ante posibles fluctuaciones en los precios o ante el nuevo régimen de ayudas de la PAC. Las actividades incluidas en el Grupo 2 tradicionalmente han constituido una prolongación natural de las pequeñas y medianas explotaciones hacia la búsqueda de unas oportunidades que aumentasen su nivel de renta. La diversificación no supone un cambio importante en sus estrategias si bien permite un uso más óptimo de la mano de obra familiar y la supervivencia de la explotación. Las explotaciones del Grupo 3 se centran en el agroturismo mientras que las del Grupo 4 lo hacen en agricultura orgánica. La diversificación en estos tipos de diversificación responde al aprovechamiento de las nuevas demandas de la sociedad sobre el mundo rural como oferente de servicios recreativos y medio ambientales.

El interés por analizar con más detalle las explotaciones agroturísticas surge de la creciente importancia que está adquiriendo esta actividad en el seno de las explotaciones agrarias y sus implicaciones en el desarrollo de las áreas rurales. A continuación se analizan las razones, cambios e impactos que comporta la incorporación del agroturismo, cómo ello afecta a la estrategia de las familias, a sus ingresos y sus proyectos futuros.

II. LA OFERTA AGROTURÍSTICA

El agroturismo es aquel turismo que se relaciona directamente con las explotaciones agrarias y que actúa como complemento de la renta de los agricultores (SGT,1993). Es por tanto, un tipo de oferta concreta de turismo rural (Generalmente y como diversos autores han señalado (Dernoi, L.A.; 1983; Fleischer at al., 1997; Mason, P. et al.; 2000, Weaver et al.; 1997) se suele identificar erróneamente el agroturismo con el turismo rural. El turismo rural es un concepto dinámico fruto de la interacción de dos tendencias, una económica -crisis económica de las zonas rurales- y otra social -las nuevas demandas de la sociedad post-industrial- que confluyen en un ámbito espacial concreto, las zonas rurales. El turismo rural corresponde por tanto, a un modelo general donde el agroturismo es una parte pequeña. ) . Es importante remarcar este aspecto ya que el agroturismo parte de una problemática muy concreta -la crisis agraria de las zonas ruralas, especialmente las más marginadas- y se estructura dentro de unos parámetros de gestión empresarial particulares -la explotación familiar de pequeña dimensión- (Getz, D. & Carlsen, J.; 2000) que repercuten de manera específica en su operativa y desarrollo (OCDE, 1994; Reichel, A. et alt., 2000). Estos factores particulares hacen que las caracterizaciones y recomendaciones surgidas no puedan ser extrapolables a todas las tipologías asociadas con el turismo rural. 

II.1. Localización de las explotaciones agroturísticas

Como muestra el cuadro 3, 36 explotaciones adoptan el agroturismo como principal estrategia de diversificación.

En la búsqueda de las explotaciones diversificadas se aprecia que a medida que nos acercamos a las zonas de Alta montaña (Alta Ribagorça) o zonas menos urbanas la diversificación en agroturismo tiende a aumentar mientras que en las zonas periurbanas (Baix Camp y Tarragonès) presenta unos niveles más bajos. 

Cuadro 3. Nº de explotaciones agroturísticas.

  %
Alta Ribagorça 17 47.2
Garrotxa  6 16.6
Priorat  5 13.9
Baix Ebre 2 5.6
Montsià  3 8.3
Baix Camp 1 2.8
Tarragonès  2 5.6
Total  36 100

II. 2. La estructura familiar 

Los titulares de las explotaciones agroturísticas son mayoritariamente hombres (66.7%). No obstante, a nivel operativo existe una separación en la responsabilidad entre las actividades diversificadas y agrarias que desarrolla la pareja. Generalmente el hombre se encarga de las actividades relacionadas con la agricultura mientras que la mujer tiende a responsabilizarse de las actividades agroturísticas. En nuestro estudio, alrededor del 60% de las actividades agrarias están dirigidas por hombres mientras que en un 25% la pareja es la responsable. En cambio, en las actividades agroturísticas es predominante la presencia de la mujer como gestora única (50.0%) o compartida (33.3%).

Cuadro 4. Responsable de la actividad agraria y agroturística

     Actividad Agraria Actividad Agroturistica
% %
Hombre 21 58.3 6 16.7
Mujer 6 16.7 18 50
Ambos 9 25.0 12 33.3
Total 36 100.0 36 100

Otros aspectos que caracterizan la unidad familiar de las explotaciones encuestadas son los siguientes: 

Cuadro 5. Niveles educativos de los cabeza de familia por tipos de explotaciones

Educación del cabeza de familia     Explotaciones Agroturisticas Resto de explotaciones diversificadas
% %
Primarios 21 58.3 6 16.7
Secundarios 6 16.7 18 50
Superior 9 25.0 12 33.3
Total 36 100.0 36 100

II.3. Principales razones para iniciar el agroturismo

La razón fundamental más señalada para iniciar el agroturismo es complementar las rentas agrícolas (73% dels casos). Además, la posibilidad de aprovechamiento de la infraestructura existente son lo que determinan la elección de este tipo de actividad. En este sentido, el 42% de las explotaciones mencionan que frente la necesidad de complementar rentas se opta por el agroturismo porque permite aprovechar el espacio de alojamiento de las propias casas. Como señalan diversos autores, las sinergias entre la explotación agraria y el turismo derivadas de la existencia de un espacio no aprovechado, derivan en unas bajas barreras de entrada que hacen del agroturismo una opción lógica para aquellas explotaciones que motivadas por la necesidad económica, se plantean diversificar (Oppermann, M.; 1998; Weaver, D.B. et al.; 1997).

Por otro lado, según nuestros resultados, la creación o mantenimiento de empleo no parece ser muy relevante, solamente se apunta este elemento en 6 explotaciones. No obstante, es importante señalar que en muchos casos se considera que gracias al turismo la mujer tiene un trabajo remunerado haciendo inncesario la búsqueda de trabajo fuera de la explotación. En las explotaciones encuestadas este hecho queda claramente reflejado. En casi la mitad de los casos, la elección de este tipo de diversificación viene muy condicionada por el interés de la mujer de la explotación. Esta elección la explica una de las participantes relacionándolo con sus habilidades y calificaciones obtenidas en el desarrollo de su papel como ama de casa: "yo me vi capaz de limpiar y cocinar, esto lo se hacer bien, por eso preferí hacer algo de turismo rural antes de cualquier otra actividad". Igualmente, la facilidad para el trato con la gente ha sido un factor que algunas mujeres han señalado como importante para la elección de la actividad. Estas observaciones se encuentran al margen de la educación formal que hubiera tenido la mujer encuestada (Numerosos estudios han analizado los impactos del agroturismo en el papel de la mujer como factor que le facilita la realización de una actividad remunerada en un mercado laboral típicamente adverso como es, el del mundo rural, a la vez que le permite compatibilizarlo con las tareas domésticas y reproductivas (Comisión Europea, 2000; Caballé, A.; 1999)).

II.4. Tipos de actividad agroturística: 

Para el estudio de las diferentes actividades de diversificación hemos utilizado la idea de filiere o itinerario (La filiere o itinerario analiza los diversos actores que componen la cadena productiva. La estructura en forma de filiere permite determinar las complementariedades que se dan entre la actividad principal y las complementarias.) ya que permite analizar las actividades -oferta de bienes y servicios- que se integran dentro de la filiere agroturismo.

En nuestro caso, la muestra refleja que la filiere agroturismo está caracterizada esencialmente por la oferta de alojamiento. Ésta se concentra básicamente en la tipología Residències Cases de Pagès (RCP) (Segun la normativa de la Generalitat (Decret 214/1995) dentro de las Residències Cases de Pagès se integran las Masias, Cases de Pueblo y los Alojamientos Rurales Independientes (ARI).), siendo escasa la presencia de hoteles rurales o campings. En términos generales, la oferta de alojamiento se complementa especialmente con servicios de restauración siendo limitada la oferta de otros servicios recreativos. Otros estudios realizados recientemente en Catalunya (Caballé, A.; 1999) constatan el escaso grado de desarrollo de oferta complementaria -actividades de restauración y ocio- que ofrecen las explotaciones agroturísticas.

En suma se puede concluir que las bajas barreras de entrada derivadas del aprovechamiento del propio edificio junto con las ayudas públicas a la rehabilitación han sido los factores de la proliferación de los alojamientos turísticos en las explotaciones agrarias y especialmente de las RCP.

Como se ha apuntado anteriormente, el aprovechamiento del propio alojamiento reduce los costes de entrada en la actividad y constituye uno de los principales beneficios para que los agricultores adopten este tipo de alojamiento respecto otros como los hoteles rurales, etc. En este sentido, los costes de inversión inicial de la muestra se estiman para los hoteles rurales alrededor de los 30-50 millones de pts y para las RCP entre los 2-15 millones de pts.

Por otro lado, la mayoría de las explotaciones (90%) se han beneficiado de alguna línea de ayuda, con unos porcentajes medios de subvención del 16% mientras que 9 explotaciones (el 31% de las subvencionadas) han obtenido subvenciones superiores al 50%.

El desarrollo de la actividad de agroturismo está muy ligada con la aparición de la normativa de regulación de las RCP iniciada por la Generalitat en 1983 (Decret 365 /1983) y modificada en 1995 (Decret 214/1995). La mayoría de las Masías -83.3%- se crean en el período comprendido entre el 1984-1995 y más de la mitad de los ARI -64%- se crean a partir de 1995 coincidiendo con la nueva normativa que incluía como RCP este tipo de alojamiento y por tanto, estaba sujeto a subvención. Otras ayudas públicas que han impulsado el agroturismo han sido las otorgadas por el Programa Leader, Objectivo 5b o líneas del DARP (jóvenes agricultores).


 

Página 1 de 2
Siguiente página



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.