Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

SAN JUÁN DE LA PEÑA (Huesca)

 

 

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores e Instrumental


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales

Testigo de los albores del reino de Aragón

Hablar de las rojizas paredes del roquedo de San Juan de la Peña, testigo de los albores del Reino de Aragón, es hablar del tercer espacio natural protegido de España, es hablar de un lugar en el que han convivido en perfecta armonía las obras de la naturaleza y del ser humano durante más de mil de años, es asombrarse de las maravillas del arte y admirar el increíble escenario natural que las alberga. El originalísimo claustro románico (S. XII) , al que se accede por una puerta mozárabe. Sus tres galerías de capitales historiados son la imagen más conocida del conjunto. Constituye una de las obras maestras del románico español. Los capiteles románicos del claustro son la joya de este Real Monasterio, capiteles que durante el paso de lo siglos han estado relatando el Génesis, la vida pública de Cristo y la infancia de Jesús. Cobijado bajo la gran peña de conglomerado este claustro ha visto pasear por su patio monjes, reyes, peregrinos y visitantes siempre mostrando su belleza e intentando llamar la atención de todo aquel que en este lugar se encuentre.

En el Llano de San Indalecio, el Monasterio Nuevo, barroco del siglo XVII-XVIII, amplia edificación con doble claustro, hospedería, iglesia y Casa Abacial. En las praderas adyacentes se ubican las instalaciones de información y servicios y el centro de interpretación.

La sierras de San Juan de la Peña, en la antesala de la impresionante cordillera pirenaica, constituyen un espacio singular de indudable interés ecológico. Entre su abundante y variada flora se encuentran pinos, hayas, tilos y abetos y crecen el boj, los erizones y el acebo. Podemos encontrar, si ellos lo quieren, quebrantahuesos y águilas en vuelo, buitres leonados y pájaros carpinteros. Es posible, si no perturbamos la calma mágica del lugar, adivinar el paso de los jabalíes o intuir la presencia de las ardillas en las copas de los árboles.

ESPACIO NATURAL PROTEGIDO

Desde el llamado “Balcón de los Pirineos”, escarpe situado en la cara norte de la Sierra de San Juan, una reproducción en piedra señala y evoca los nombres de los más bellos y notables parajes pirenaicos visibles en la lejanía. Como parte de la sustancia del llamado Monte Pano: el Monasterio Viejo (s.x) lugar de leyenda que cobijó el mismísimo Santo Grial durante siglos, emergiendo entre el bosque y las peñas en una curva del camino, dispuesto a mostrarse al visitante a cambio del respeto debido al Panteón Real de la antigua Corona de Aragón.

A la entrada del Parque y en las faldas del colosal monte, Santa Cruz de la Serós, una de las poblaciones más pintorescas de la zona, en la que abundan ejemplos de la arquitectura doméstica y de la religosa, como el templo románico lombardo de San Caprasio, (siglo XI) y Santa María (siglo XII). Punto de partida adecuado para nuestra visita.


Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.