Síguenos  
Toda la Agricultura en Internet
Empresas Compraventa Noticias Precios Agrícolas  Cursos Tienda On Line Vídeos Fotos Diccionario Foro  Recomendar Infoagro

SIERRA DE LA DEMANDA (Burgos) (1ª parte)

 

- Bosques Y Montañas
- El Cañón Del Río Lobos
- Necrópolis Y Eremitorios
- Dinosaurios Y Árboles Fósiles
- Pórticos Románicos
- Pueblos Y Tradiciones

- Rutas, Arte, Historia Y Ocio
- Guía De Viaje
- Senderos Y Naturaleza
- Datos Útiles

 
  Enviar a un Amigo
Corregir / Sugerir
Imprimir
Enviar
Tu Nombre
E-Mail destinatario
¿Algún comentario?

Corregir/Sugerir
¿Cuál es el error, o sugerencia?


 Cursos On Line
Cursos para profesionales, estudiantes y titulados

 
 Medidores e Instrumental


 Anuncios Gratuitos
Anuncios clasificados


 Mercados
Mercados nacionales e internacionales

La Sierra de la Demanda es un singular sistema montañoso que se yergue al sureste de la provincia de Burgos. A la sombra de sus majestuosas y casi siempre nevadas cumbres se combinan una serie de elementos paisajísticos y humanos que convierten a la zona en un atrayente paraíso natural y turístico. Junto a unos frondosos y extensos bosques se localizan una inacabable sucesión de lagunas de origen glaciar, al lado de curiosos yacimientos de huellas de dinosaurios y árboles fósiles se pueden visitar la mayor concentración de necrópolis y eremitorios alto medievales de Europa. Y frente a un irrepetible conjunto de pórticos románicos se emplazan numerosos pueblos cargados de un rico acervo popular que descansa en tres pilares fundamentales: la trashumancia de las merinas, la secular actividad carretera y el trabajo forestal.

El principal protagonista de estas tierras de la alta sierra burgalesa es un paisaje privilegiado e irrepetible. Una Naturaleza en estado puro en la que sobresalen unos mágicos y umbríos bosques de hayas, robles, acebos, abedules y pinos.

BOSQUES Y MONTAÑAS

La sierra de la Demanda es un alargado macizo, perteneciente al Sistema Ibérico, que se alza en el sureste de Burgos. Articulado en torno a tres núcleos montañosos, sierras de San Millán Mencilla y Neila, su máxima altura, también es la culminación de la provincia, son los 2131 metros del pico San Millán. Desde el punto de vista geomorfológico la Sierra de la Demanda tiene mucho interés para los científicos ya que sus materiales predominantes - pizarra, esquistos y cuarcitas - se remontan al Paleozoico y están entre los más antiguos de la Península Ibérica. También son muy interesantes las abundantes huellas, morrenas, circos y lagunas, dejadas por el glaciarismo cuaternario en casi todas las cumbres de la sierra. 

Inicialmente declarada Parque Natural, la Sierra de la Demanda es una verdadera encrucijada biogeográfica -una especie de isla de clima húmedo y eurosiberiano en un predominante mundo seco y mediterráneo - en la que extensos rebollares umbríos hayedos -de gran importancia por constituir una raza aparte y por estar en el límite de distribución meridional de la especie- y auténticas selvas de pino albar cubren buena parte de su territorio. Abedules, acebos y tejos son otros de los árboles presentes. EN estos bosques se refugian un variado grupo de mamíferos entre los que destacan lobos, corzos, ciervos, gatos monteses, lirones grises, tejones, nutrias y el pequeño desmán de los Pirineos. Las aves también están muy bien representadas en esta comarca serrana burgalesa: águilas, halcón abejero, búho real, perdiz pardilla, becada, carbonero palustre y agateador norteño.

Los hayedos de Santa Cruz, Riocavado y Fresneda, las dehesas de robles de Huerta de Arriba, Monterrubio y Tolbaños de Abajo, la acebeda y el abedular de Pineda, el Pozo Negro, el curso alto del Pedroso, el valle del Riofrío, Las Calderas y el conjunto de lagunas glaciares de Neila, Haedillo y Muñalba son algunos de los privilegiados parajes que esconden la sierra burgalesa.

Los senderistas tienen en estas montañas un territorio ideal para practicar su afición. La subida al San Millán desde Santa Cruz del Valle Urbión, el periplo por los circos y lagunas glaciares de Neila, la visita al paraje de Las Calderas, la ascensión al pico Muñalba, la ruta por las necrópolis de Quintanar de la Sierra y el trazado del antiguo ferrocarril minero son algunos de los más atractivos y emblemáticos recorridos.

EL CAÑON DEL RÍO LOBOS

El Parque Natural del Cañón del río Lobos, compartido por las provincias de Burgos y Soria, es un singular espacio biogeográfico, caracterizado por un profundo cañón de escarpados farallones, en cuyo interior, además de extensos bosques de sabina y pino laricio, se dan cita una gran variedad de especies animales. Entre éstas, destacan unas cien parejas de buitre leonado. El tramo burgalés, el más desconocido y mejor conservado es fácilmente accesible para caminantes desde la localidad de Hontoria del Pinar.

NECRÓPOLIS Y EREMITORIOS

La comarca serrana burgalesa conocida como “Tierra de Pinares” es una auténtica selva de pino albar que encierra en su interior un inesperado tesoro arqueológico. En Salas de los Infantes, Castrillo de la Reina, Monclavillo, Palacios, Vilviestre, Quintanar, Regumiel, Canicosa, Cabezón y La Gallega se concentra, muchas veces escondido en lo más profundo del bosque, el mayor conjunto de poblados, necrópolis y eremitorios altomedievales de Europa. Fechados en pleno siglo X, el más espectacular de todos ellos es el poblado y la necrópolis de Cuyacabras en Quintanar de la Sierra. Sus 166 tumbas antropomórficas, sus 13 nichos y su iglesia, excavados en una extensa superficie rocosa, confieren al lugar un aire mágico y sobrecogedor. También son muy interesantes el eremitorio de Cueva Andrés -considerado como un ejemplo antológico del arte altomedieval español, el cenobio rupestre de La Cerca y las necrópolis de Palacios de la Sierra y del comunero de Revenga.

DINOSAURIOS Y ÁRBOLES FÓSILES

Hace aproximadamente 160 millones de años durante el periodo Jurásico, el actual territorio que atraviesa el río Arlanza y sus afluentes, era un delta cubierto por un extraño bosque tropical de helechos gigantes. En sus orillas vivían los dinosaurios. Estos colosales reptiles, terópodos, saurópodos y ornitópodos, dejaron impresas, sobre el lodo, las huellas y los rastros de sus correrías. Con el tiempo y después de fosilizarse, el azar y la acción de los elementos acabarían descubriéndolas. Este es el caso de los yacimientos de Regumiel de Sierra, Revenga, Salas de los Infantes y Membrillas de Lara en los que han aparecido decenas de icnitas impresas en las rocas. 

Otro hallazgo singular de la sierra burgalesa son los restos fósiles de varios árboles, con más de 130 millones de años, encontrados en Castilla de la Reina y Hacinas. Del grupo de las angiospermas, quercus y palmoxylon, los yacimientos burgaleses de estos grandes árboles están entre los más importantes de Europa.

PÓRTICOS ROMÁNICOS

Dos motivos parecen ser los responsables de la abundancia de pórticos románicos que se concentran en el perímetro de la Sierra de la Demanda: el riguroso clima invernal y la proximidad de un excepcional centro de irradiación artística, el monasterio de Santo Domingo de Silos. Las galerías de Vizcaínos, Jaramillo de la Fuente y Pineda de la Sierra fueron: construida a finales del siglo XII y en ellas se pueden seguir con toda claridad las influencias de los distintos maestros silenses.

El pórtico de Jaramillo de la Fuente presenta los siete arcos tradicionales apoyados en columnas dobles, en Vizcaínos la galería se reduce a dos arcos y una puerta unidos por una imposta y la iglesia de Pineda de la Sierra conserva otra magnífica galería porticada, también con sus siete arcadas de medio punto. En todos estos claustro exteriores se reunían los concejos de los pueblos.

También se localizan otras interesantes iglesias románicas en Neila y San Millán de Lara; un antiguo y restaurado templo con elementos finales del siglo VI, del periodo hispanovisigodo en San Vicente del Valle y varios templos con restos prerrománicos en el Valle de Valdelaguna.

PUEBLOS Y TRADICIONES

Nadie se va a sentir extraño en la Demanda. La hospitalidad de sus gentes y la tranquilidad, interés y belleza de sus pueblos invitan a un tranquilo recorrido por los mismos. Rodeados de un incomparable paisaje, sus apretados caseríos encierran una sabia arquitectura popular que está defendida por la típica casa serrana. La chimenea encestada de forma troncocónica en la que todavía se curan los excelentes productos de la matanza del cerdo, es el elemento característico de estas construcciones levantadas con buenas piedras y sillares. También en algunos pueblos de la sierra burgalesa todavía se respira e esplendor que proporcionó a la comarca la secular trashumancia, bajo la protección de la Mesta, de las ovejas merinas.

El transporte con carreteras actividades a la que se dedicaron durante siglos los serranos, la ferrería y la producción de madera de pino han marcado; para siempre la fisonomía de la mayoría de los núcleos de la región.


 

Página 1 de 3
Siguiente página



Síguenos en

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.