ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
     
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

Consideraciones importantes para una correcta fertirrigación. Factores más influyentes

Además del cotrol de hídrico y nutricional, de poco pueden servir si no se tienen en cuenta y se controlan el resto de factores influyentes en el fertirriego.

icono foto consideraciones importantes para una correcta fertirrigacion
Patrocinadores:
 

6. Factores que influyen en su aplicación
6.1. Factores climáticos
6.2. Factores edáficos
6.3. Factores fisiológicos
6.4. Factores de manejo

7. Consideraciones para incrementar la eficiencia de uso


6. FACTORES QUE INFLUYEN EN SU APLICACIÓN

El aspecto externo, es decir, las características visibles de cualquier cultivo es una consecuencia de la acción sinérgica de numerosos factores, los cuales interactúan e influyen de manera directa en su crecimiento y en su rendimiento final.

La fertirrigación es una de las técnicas fundamentales que se aplica sobre un cultivo. Su importancia radica en el control, tanto hídrico como nutricional, que se puede ejercer en el entorno del sistema radicular de la planta. No obstante, a pesar de su importancia, poco pueden servir las estrategias de fertirriego si no se tienen en cuenta y se controlan, en la medida de lo posible, el resto de factores influyentes.

6.1. Factores climáticos

El clima condiciona el desarrollo y el comportamiento de las plantas mucho más que cualquier otro factor, determinando una gran parte de su fisiología básica. En este sentido, los sistemas protegidos, donde se puede ejercer un cierto control climático, suponen una inestimable mejora con respecto a los cultivos al aire libre. El objetivo en tales estructuras es conseguir y mantener durante el mayor tiempo posible unas condiciones ambientales que sean favorables al cultivo, posibilitando así un desarrollo óptimo del mismo.

De esta forma, las principales variables climáticas que influyen de manera determinante en las plantas cultivadas son: temperatura, humedad relativa, radiación y nivel de CO2, las cuales establecen procesos fisiológicos fundamentales como la actividad fotosintética, la respiración y la transpiración. Estos procesos condicionan en gran medida el ritmo de crecimiento y la producción de biomasa del cultivo, además de otros importantes como floración, polinización, maduración, calidad de cosecha, etc.

Asimismo, si las condiciones climáticas en las que el cultivo se desarrolla resultan desfavorables o poco recomendables, suelen derivar en enfermedades y/o fisiopatías. Normalmente, estas situaciones tienen relación directa con valores elevados o extremos.

La gestión del fertirriego es, en este sentido, un factor fundamental, ya que su ejecución debe estar en función de diversos factores, entre los cuales destaca las condiciones ambientales existentes en el entorno del cultivo. Por ejemplo, en los días calurosos se debe optar por mayores aportes de agua con una conductividad eléctrica relativamente baja, mientras que los días cortos de los periodos fríos, la dotación de riego será inferior con un incremento significativo de la misma.

6.2. Factores edáficos

Antes de elaborar la correspondiente solución nutritiva es muy conveniente conocer la presencia y concentración de los elementos minerales que se encuentran en el suelo. De este modo, el ajuste será más acertado y eficiente.

A este respecto, existen determinados parámetros que es preciso conocer para llevar a cabo un fertirriego adecuado. Los más importantes son:

- Nivel de salinidad. En función de este valor habrá que aportar una CE nutritiva ajustada al mismo. Normalmente, son las altas concentraciones de cloro y sodio las que marcan este problema agronómico, el cual suele resolverse con la aplicación de fracciones de lavado de sales y una cantidad de calcio destacable (5 – 6 mmol·l-1) que ayude a reducir el nivel de sodio en el complejo de cambio del suelo.

- Acidez. Este factor es importante porque influye en la asimilación de los elementos presentes en el suelo. Si éste presenta un pH alcalino, la disolución aportada debe contener una determinada concentración de ácidos, calculada en función de los bicarbonatos existentes en el agua de riego. Por el contrario, si el suelo fuese ácido habría que compensar la situación mediante una enmienda caliza.

- Propiedades físicas. Las características de un suelo determinan el comportamiento del agua y los nutrientes una vez que se han aportado. Por ejemplo, si se está trabajando con un suelo pesado o arcilloso, con escasa capacidad de drenaje, hay que tener mucha precaución con aplicar riegos excesivos que podrían derivar en graves problemas para el cultivo como enfermedades o asfixia radicular, además de la poca capacidad de lixiviación de determinadas sales que pueden ser perjudiciales, incluso tóxicas.

- Relaciones entre elementos. También hay que tener en cuenta la presencia de determinados minerales en el suelo, cuya interacción puede resultar contraproducente para el cultivo debido al antagonismo que pueden presentar. Para ello, existen unas relaciones establecidas con valores recomendados, como la relación Ca/Mg que debe estar en torno a 2.

- Elementos tóxicos. Son considerados como tales el Na, el B y el Cl, si sus niveles en el agua de riego o en el suelo se estiman demasiado elevados, aunque éstos varían en función del cultivo que se trate. Por tanto, el ajuste de la fórmula para el fertirriego debe tener en cuenta las concentraciones de estos elementos.

6.3. Factores fisiológicos

A la hora de realizar el cálculo de la solución nutritiva es preciso conocer dos aspectos básicos en lo concerniente a la fisiología vegetal. Uno es la fase en la que se encuentra el cultivo, en la cual éste va a tener unos requerimientos hídricos y nutricionales específicos. El otro aspecto es la estrategia a seguir en cuanto a su desarrollo, donde es importante distinguir entre balance vegetativo o generativo.

En este sentido, una planta vegetativa se caracteriza por tener un follaje considerable, con hojas grandes de color verde claro, entrenudos largos, escasa presencia de flores (y si las hay, son débiles), poca carga de frutos, estructuras tiernas y flexibles, brotes vigorosos y procesos reproductivos ralentizados, entre otros. En cambio, una planta generativa es aquella en la que prevalecen los procesos reproductivos como floración, cuajado y maduración de los frutos, caracterizada por síntomas opuestos al caso anterior, es decir, hojas pequeñas y de color verde oscuro, entrenudos cortos, crecimiento vegetativo detenido o ralentizado, estructuras lignificadas, mayor número de flores (más pequeñas), etc.

De este modo, el cultivo adoptará una tendencia generativa ante situaciones que le provoquen estrés, como temperaturas extremas, radiación solar intensa, déficit hídrico, elevada salinidad, viento fuerte (si es al aire libre), plagas y/o enfermedades, manejos inadecuados, etc. En estos casos, al sentirse en peligro, las plantas activan sus mecanismos reproductivos como medio de supervivencia de su especie. Por el contrario, bajo situaciones de confort (temperaturas agradables, suministro hídrico suficiente, intensidad de luz moderada, niveles de salinidad aceptables, ausencia de plagas y/o enfermedades), las plantas se ven con la capacidad de alcanzar un buen desarrollo, ralentizando así los procesos reproductivos para permitir, más adelante, una mayor producción.

Por tanto, cuando se aplique la fertirrigación deben ser tenidos en cuenta todos estos aspectos. Por ejemplo, un cultivo que se encuentre en fase de floración y cuajado de frutos debe recibir un balance generativo basado en una reducción del aporte de nitrógeno y un aumento del potasio y el fósforo, principalmente. Además, es recomendable un incremento de la conductividad eléctrica, así como una cierta reducción del aporte hídrico.

Un indicador nutricional muy útil para manejar el balance vegetativo/generativo de un cultivo es la relación N/K, cuyo valor puede determinar la tendencia de dicho balance, contrarrestando los factores anteriormente mencionados y adaptando el cultivo a la estrategia agronómica programada, siempre en función de la etapa fenológica en la que se encuentre. Para Alarcón (2018), unos valores de referencia en cultivos de alto potencial productivo, como pueden ser las hortalizas de invernadero o los cultivos hidropónicos, se puede considerar una relación N/K típicamente vegetativa en torno a 14/5 o 15/5 y una típicamente generativa sobre 11/9 o 11/8. En general, un valor medio puede situarse en 12/6 o 12/7.

6.4. De manejo

Las labores de manejo agronómico, que van desde la elección del marco de plantación hasta las labores de poda, pasando por numerosas acciones como la sanidad vegetal o el control climático, van a determinar el estado de la plantación y, por tanto, sus necesidades hídricas y nutricionales. De este modo, el plan de fertirrigación está ligado al estado del cultivo que, a su vez, es una consecuencia de la suma e interacción de todas las actividades y decisiones llevadas a cabo sobre el mismo.

Poniendo como ejemplo una situación de un cultivo donde las condiciones ambientales son unos valores elevados de temperatura y radiación, unido a una poda severa a la que se ha visto sometido y además está sufriendo un déficit hídrico, la planta se encontraría bajo una situación de mucho estrés con un balance generativo, en cuyo caso habría que modificar las condiciones. En este supuesto, el fertirriego resultaría una herramienta muy útil para reconducir dicha situación, donde la estrategia debería enfocarse hacia una solución nutritiva con una relación N/K elevada, una CE moderada o no muy alta y una dotación de riego generosa para aliviar dicho estrés y que la planta cambiara la tendencia hacia un balance menos generativo y más vegetativo.


CONTINUAR LEYENDO...

Cap. 1
   Consideraciones importantes para una correcta fertirrigación. Factores más influyentes
Cap. 2
   Consideraciones importantes para una correcta fertirrigación. Incremento de eficiencia


Hay más artículos técnicos de estos sectores: Riego, Frutas, Viticultura, Abonos, Fitosanitarios, Hortalizas, Cítricos, Olivicultura, Aromáticas

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades
VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

Más artículos técnicos

¿Estar informado? Suscripción gratis

 

Navega por sectores

 

Cursos On Line agricultura

Pre-matrícula GRATIS




Buscador de documentos


PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.