ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
     
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

El cultivo de la quinoa

La quinoa (Chenopodium spp.) es una planta herbácea anual perteneciente a la familia de las Chenopodiaceae, es un cultivo que se puede emplear para la alimentación humana, animal, medicinal, como insecticida de plagas o como planta ornamental.

Herbáceas

icono foto el cultivo de la quinoa

1. Introducción
2. Origen
3. Taxonomía y morfología
4. Importancia económica y distribución geográfica
5. Requerimientos edafoclimáticos
6. Material vegetal
7. Manejo del cultivo
8. Plagas
9. Enfermedades
10. Aprovechamientos


1. Introducción al cultivo de quinoa

La incesante búsqueda de alimentos sostenibles y de calidad para hacer frente al cambio climático es un desafío constante para todos los organismos mundiales de alimentación, como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) o la Organización Mundial para la Salud (OMS). La quinoa es un cultivo que reúne las características nutricionales y la versatilidad agronómica que deben tener los alimentos hoy día, sobre todo en países donde existe unas limitaciones para la producción de alimentos. Por lo que, el conocimiento y conservación de este cultivo es fundamental para contribuir a la seguridad alimentaria regional y mundial.

El cultivo de la quinoa
foto el cultivo de la quinoa
[ampliar imagen]

2. Origen de la quinoa (Chenopodium spp.)

El cultivo de la quinoa (Chenopodium spp.) tiene su origen en América del sur, más concretamente en las zonas andinas de Bolivia y Perú, y era considerada como un alimento sagrado por las civilizaciones incas, mayas y aztecas, hace más de 5.000 años. Era utilizada por estas civilizaciones para rituales religiosos y como medicina, que tras la colonización española se reemplazó por otros cereales, como el trigo o la cebada, por lo que su cultivo se centró en zonas marginales de la sierra de Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia (Daza et al., 2015).

3. Taxonomía y morfología de la quinoa

La quinoa (Chenopodium spp.) es una planta herbácea anual perteneciente a la familia de las Chenopodiaceae, que taxonómicamente se clasifica de la siguiente manera:

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Familia: Chenopodiaceae
Género: Chenopodium

3.1 Hoja

Sus hojas son triangulares o romboides en la base y lanceolada en el resto, con bordes angulares y dentados o aserrados. Su lámina posee tres venas principales que parten del peciolo, que es largo y estrecho, semejante a un canal. Suelen estar recubiertas de vesículas granulares, que contienen oxalato de calcio, de color blanco, rosado o púrpura. Su disposición en el tallo es de forma alterna, donde las hojas basales presentan mayor longitud que las de la parte superior de la planta.

3.2 Tallo

Su tallo es erecto y cilíndrico, pero donde surgen las hojas y ramas es anguloso. Algunas variedades presentan estrías de diferentes colores, desde verde, rosado hasta púrpura. El tallo puede aparecer solo y con una inflorescencia terminal, o ramificado desde la base o desde una cierta altura.

3.3 Flor

Sus flores son pequeñas y están agrupadas en glomerulos (agrupamiento denso de flores sin pedúnculo). Pueden ser hermafroditas, que se sitúan en el ápice del glomerulo, o pistiladas y androestériles situadas debajo o rodenado a las anteriores. Todas las flores poseen 5 tépalos, pero no sépalos.

3.4 Fruto

Su fruto es seco e indehiscente, de forma lenticular o cilíndrica. Está formado por el pericarpio (estructura q rodea y protege al fruto), que esta adherido a las capas de las semillas y contiene saponinas (esteroides naturales), y por una semilla.

3.5 Semilla

Las semillas pueden tener forma lenticular, cónica, cilíndrica o elipsoidal y sus colores son muy variados, desde blanco, amarillo, negro, púrpura o rosado.

3.6 Sistema radicular

Su raíz es pivotante y con numerosas raíces laterales ramificadas. Su longitud puede variar desde 0,8 hasta 1,5m.

Fig.1: Semillas de quinoa (Chenopodium quinoa Willd).
foto fig 1  semillas de quinoa  chenopodium quinoa willd
[ampliar imagen]

4. Importancia económica y distribución geográfica de la quinoa (Chenopodium quinoa Willd)

En la actualidad, el cultivo de la quinoa (Chenopodium spp.) se cultiva en Europa, Asia, África, América del sur y E.E.U.U. (Gómez y Aguilar, 2016).

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el año 2013 fue el año de la quinoa (Chenopodium spp.), declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas “el Año Internacional de la Quinoa”, por convertirse en el alimento más demandado por la población de todo el mundo y por ser un buen sustituto de la carne y la leche, debido a las propiedades nutritivas, como un alto contenido proteico y de calidad, y agronómicas que posee.

A nivel Nacional, la comunidad autónoma donde más productores de quinoa (Chenopodium spp.) hay es en Andalucía, donde se destinan más de 2.000 ha a este cultivo. También, en Castilla y León y Aragón se concentran buena parte de los productores de quinoa (Chenopodium spp.) de España, siendo la producción ecológica de quinoa cada vez mayor (García, 2018).

5. Requerimientos edafoclimáticos de la quinoa (Chenopodium spp.)

El cultivo de la quinoa (Chenopodium spp.) es un cultivo rústico que se adapta a una gran variedad de suelos, climas frescos y secos, baja pluviometría, baja fertilidad, salinidad, viento y escarchas (Castro et al., 2013).

5.1 Temperatura

La quinoa (Chenopodium spp.) es un cultivo que se adapta bien a diferentes climas, tanto calurosos y secos como fríos y lluviosos. Las temperaturas óptimas para su crecimiento se encuentran entre 15 y 18οC. Es tolerante a temperaturas altas y heladas, en las fases de desarrollo vegetativo y durante la formación de la inflorescencia, pero puede provocar la esterilidad del polen y afectar al crecimiento del cultivo, generando granos inmaduros o de poco peso. Los períodos críticos y especialmente sensibles del cultivo de quinoa, en cuanto a temperaturas se refiere, son la floración y la formación del grano (Gómez y Aguilar, 2016).

5.2 Fotoperíodo

En el cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) nos encontramos variedades de día corto y de día largo. Aunque también existen variedades que son indiferentes al fotoperíodo. En general, se recomienda evitar épocas de altas temperaturas y días largos que pueden afectar al desarrollo del grano y, por tanto, al rendimiento del cultivo (Stolben et al., 2017).

5.3 Suelo

Para el crecimiento óptimo de la quinoa se precisa suelos francos o franco arenosos y semi profundos con un buen drenaje y un buen contenido en materia orgánica. Los suelos extremadamente húmedos, dificultan el establecimiento inicial del cultivo y provocan problemas de podredumbre a nivel radicular. En cuanto al pH del suelo, la quinoa es tolerante a un amplio rango, desde 4,5 hasta 9.

5.4 Precipitaciones

El rango de precipitaciones anuales óptimo para el crecimiento de la quinoa es amplio, desde 300 a 1000 mm, pero su rango óptimo de precipitaciones oscila entre 500 y 800 mm anuales.

Las fases de germinación y emergencia de las plántulas, así como la fase del llenado del grano son períodos críticos en los que la falta de humedad puede generar una baja productividad del cultivo. Es un cultivo tolerante a las sequías, debido a que posee un sistema radicular muy ramificado y profundo y, también, porque presenta unas vesículas en sus hojas que contienen oxalato de calcio que le ayudan a reducir la transpiración y a mantener su turgencia.

6. Material vegetal

El cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) es un cultivo con una gran diversidad genética que según el INIA existen más de 100 cultivares, que de acuerdo con Tapia (1990) se pueden agrupar en 5 grupos como:

1. Variedades a nivel del mar

Son plantas relativamente robustas, con una altura entre 1 y 1,4 m, de crecimiento ramificado y con granos de color crema transparente

2. Variedades de valles interandinos

Son de mayor altura que las anteriores, llegando hasta 2,5 m de altura, con muchas ramificaciones e inflorescencias largas. Presenta resistencia al mildiu (Peronospora variabilis).

3. Variedades del altiplano peruano-boliviano

En este grupo es donde se encuentran la mayoría de variedades mejoradas genéticamente y las más sensibles al mildiu, para zonas húmedas. Su altura se encuentra entre 0,5 y 1,5 m, con un tallo que termina en una espiga compacta.

4. Variedades de salares

Son las variedades que crecen en los salares al sur del altiplano boliviano y se conocen como la “Quinoa Real”. Se producen como cultivo único y poseen el mayor tamaño de grano y el mayor contenido en saponinas de todas las quinoas existentes.

5. Variedades de los Yungas de Bolivia

Son variedades con una altura media de 2,20 m, que se caracterizan por tener un desarrollo algo ramificado y ser de color naranja cuando están en floración.

7. Manejo del cultivo de la quinoa (Chenopodium spp.)

7.1 Preparación del suelo

Cuando el terreno es compacto y con terrones se aconseja realizar un pase con una grada de discos, para desterronar y dejar mullido el suelo, para después realizar el nivelado y surcado del terreno. En el caso de que existan rastrojos de cultivos anteriores, se aconseja remover el terreno antes del verano, para evitar el crecimiento de malas hierbas y posteriores problemas fitosanitarios por plagas o enfermedades.

7.2 Siembra

La siembra de la quinoa (Chenopodium spp.) se realiza a poca profundidad, entre 1 y 2 cm, pudiendo realizarse de manera directa o por trasplante y de forma manual o mecanizada. Se recomienda la siembra en surcos a una distancia de entre surcos de 0,4 y 0,8 m, con una profundidad de 0,15 a 0,20 m.

En cuanto a la densidad de siembra se recomienda de 10 a 12 kg/ha de semillas para terrenos planos y suelos con buena humedad y, de 15 a 20 kg/ha para terrenos secos, pedregosos y con pendientes pronunciadas (Mujica et al., 2001).

7.3 Riego

Los aportes de agua mediante riego localizado dependen de varios factores, tales como el clima, tipo de suelo o variedad. Pero, en general, es aconsejable aportar un riego justo después de la siembra, para favorecer la germinación y el establecimiento de las plántulas en el suelo (Soto et al., 2015). Una vez este establecido el cultivo, es recomendable realizar riegos cada 2 o 3 semanas, evitando siempre el exceso de humedad del suelo.

7.4 Fertilización

El cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) es un cultivo exigente en macro nutrientes como el N, P, K, Ca, Mg y S, pero también en micro nutrientes como el Fe, B, Zn, Cu, Na, Mo, Co y Si (Ramos et al., 2016).

El nitrógeno es uno de los elementos más limitante del rendimiento del cultivo de quinoa (Chenopodium spp.). Una deficiencia de este macroelemento provoca inflorescencias pequeñas y menor tamaño y contenido proteico de las semillas.

Las mayores necesidades de fósforo son en las primeras fases de desarrollo del cultivo. Si existen deficiencias de este elemento se producen sistemas radiculares poco desarrollados, retrasos en la floración, plantas más pequeñas y granos de menor tamaño.

En cuanto al potasio, las mayores exigencias del cultivo se encuentran al inicio de la germinación, ya que una deficiencia de este elemento provocara plantas con tallos débiles, poco desarrollo radicular y hojas con ápices y bordes amarillentos que terminarán por secarse.

7.5 Manejo de las malas hierbas de la quinoa

El control de malas hierbas como Amaranthus sp., Portulaca sp., Nicandra sp. o Fumaria sp. son importantes en el cultivo de quinoa (Chenopodium spp.), porque representan un gran competidor por diferentes recursos, como el agua, nutrientes, espacio, CO2 y radiación solar. Además, representan un refugio importante de plagas, como orugas (Spodoptera sp.), y tienen la capacidad de generar metabolitos secundarios (alelopáticos) que evitan el establecimiento de otras especies vegetales.

El agua de riego y el viento son las principales fuentes de diseminación se las semillas de las malas hierbas, en campos de regadío por gravedad y en condiciones ambientales secas. En campos con sistemas de riego localizado, también se ven afectados por las malas hierbas, pero en menor intensidad y con mayor facilidad de control, donde la maquinaria, la materia orgánica, las aves y el viento son la principal fuente de diseminación de sus semillas.

8. Plagas de la quinoa (Chenopodium spp.)

8.1 Lepidópteros

Entre los lepidópteros más importantes que afectan al cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) se encuentran los pertenecientes al género Eurysacca (Eurysacca melanocampta, E. quinoae y E. media o polilla de la quinoa). Los daños son ocasionados por las larvas de 1º y 2º generación, que destruyen hojas e inflorescencia en formación y afectan al desarrollo, crecimiento y maduración de los granos, respectivamente. Suelen afectar en las fases de emergencia y desarrollo vegetativo, en la fase de formación de inflorescencia, generando espigas pequeñas y con taladros en el eje.

8.2 Chinches

Entre los Hemípteros que mayor importancia tienen en el cultivo de quinoa se encuentran los chinches del género Nysius, Liorhyssus y Dagbertus. Todos estos chinches se alimentan de las disitntas partes de la planta, incluidos los granos en formación que , en la etapa de floración, provocan su vaciado por completo.

8.3 Coleópteros

Los principales Coleópteros que afectan al cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) son los del género Bruehidae, Chrysomelidae, Curculinidae y Meloidae. Los daños que ocasionan son generalmente perforaciones y defoliaciones en hojas y daños en brotes, frutos y granos.

8.4 Pulgones

Las principales especies de Homópteros (pulgón) que afectan al cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) son Aphis craccivora, A. gossyppi, Macrosiphum euphorbiae y Myzus persicae.

El pulgón Macrosiphum euphorbiae afecta a más de 200 especies vegetales. Los daños directos que ocasionan son debidos a la succión que realiza de la savia de hojas, brotes y flores, lo que produce un marchitamiento y debilitamiento generalizado del cultivo. Los daños indirectos que ocasiona son debidos a que es vector de transmisión de más de 40 tipos de virus.

El pulgón Myzus persicae es una especie muy polifaga que afecta a más de 40 familias vegetales. Los daños directos e indirectos que ocasionan son similares a los de Macrosiphum sp.. Su nivel de infestación se incrementa con climas cálidos y humedad relativa media.

8.5 Aves

Las aves afectan al cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) en las fases de germinación, emergencia y desarrollo y maduración del grano. En las fases de emergencia del cultivo, pueden llegar a reducir el número de plántulas considerablemente, lo que, en ocasiones, requiere de una reposición de semillas. Por otro lado, en las fases de desarrollo y maduración del grano, las aves consumen gran parte de los granos y pueden generar un llenado anormal de estos, lo que produce granos de bajo peso y, por tanto, una reducción del rendimiento del cultivo, que puede estimarse entre un 12 a un 60%.

9. Enfermedades de la quinoa (Chenopodium spp.)

9.1 Mildiu

Esta enfermedad endémica provocada por el hongo Oomiceto Peronospora variabilis Gäum es la enfermedad endémica más importante y generalizada y que mayores pérdidas ocasiona en el cultivo de quinoa (Chenopodium spp.). Los síntomas se presentan principalmente en las hojas, como manchas cloróticas y necróticas irregulares en el haz y con presencia de un micelio de color gris en el envés, aunque también se presentan estos síntomas en otras partes de la planta, como los tallos, inflorescencias y granos. El avance de la enfermedad provoca una reducción en el desarrollo y rendimiento de la planta, que si el ataque es severo puede llegar a provocar un enanismo y defoliación importante, reduciendo así su rendimiento hasta en un 33-58%. Las semillas son un vector de trasmisión del patógeno, ya que las semillas de las plantas enfermas pueden contener oosporas en el exterior, en el epispermo, e infectar tras su siembra nuevos campos.

9.2 Podredumbre marrón del tallo

Esta enfermedad está provocada por el hongo Ascomiceto Phoma exigua var. foveata que provoca lesiones marrones oscuras, con un borde vidrioso, principalmente localizadas en el tallo y en la inflorescencia. Los tallos dañados pueden romperse fácilmente en las zonas donde está presente el patógeno, que penetra por heridas presentes en la planta.

9.3 Mancha foliar

Esta enfermedad está provocada por el hongo Ascochyta hyalospora cuyos síntomas en hojas son manchas negras de forma circular, con el centro de color claro y los bordes marrones. Si el ataque del patógeno es severo provoca la defoliación de toda la planta. Las semillas son un vector de transmisión de la enfermedad, que se ve favorecida por las altas temperaturas y humedad.

9.4 Mancha oval del tallo

Esta enfermedad está provocada por el hongo Phoma sp. que los síntomas observables en planta son principalmente en los tallos y peciolos, pero también en hoja, ramas y pedúnculos florales, pero en menor proporción. Las lesiones que provoca son lesiones ovales de color gris en el centro y marrón en el borde, y rodeado de un halo vítreo, en el tallo. En un mismo tallo se pueden presentar varias lesiones a la vez, que al avanzar la infección se unen y rodean todo el tallo, lo que provoca el debilitamiento y ruptura de este. Sobrevive en los rastrojos que quedan en el campo y se disemina, principalmente, por la lluvia.

9.5 Pudrición gris

Esta enfermedad está provocada por el hongo Botrytis cinérea que afecta a tallos e inflorescencias maduras de quinoa (Chenopodium spp.), donde el eje principal de la inflorescencia puede verse afectado y los secundarios colapsar.

9.6 Cercosporiasis u ojo de gallo

Esta enfermedad está originada por el hongo Passalora dubia que provoca síntomas en hojas inferiores de color marrón-amarillo claro, que aumentan de tamaño a medida que se desarrolla la enfermedad, que se tornan opacas y se desprenden formando perforaciones. La enfermedad es más severa cuando se producen períodos prolongados de sequía o después de un ataque severo de mildiu (Peronospora variabilis). La principal vía de dispersión es el viento o la lluvia, siendo los rastrojos que quedan en el campo de campañas anteriores la principal fuente de inóculo del patógeno.

9.7 Moho verde

Esta enfermedad está provocada por el hongo Cladosporium spp. que se considera una enfermedad secundaria, debido a que generalmente infecta las hojas previamente colonizadas por mildiu (Peronospora variabilis) desde la fase de inflorescencia hasta la madurez del grano. Los síntomas iniciales aparecen como manchas pequeñas de color verde, en el haz de las hojas inferiores, de aspecto felposo. Una vez que avanza la enfermedad, se cubre totalmente la hoja de micelio verde, provocando un amarilleamiento generalizado en las hojas y posterior caída de estas. Su principal vía de dispersión es el viento y requiere de una humedad relativa alta (80%) para su desarrollo.

9.8 Marchitez en la emergencia

Esta enfermedad está provocada por varios patógenos del suelo como Rhizoctonia spp., Fusarium spp. y Pythium spp., que afecta en pre y post emergencia de las plántulas, y que está asociada a un mal drenaje y exceso de humedad en el cultivo. Los síntomas que producen son pudrición de semillas en preemergencia y pudrición de la raíz en post emergencia que, finalmente, ocasionan la muerte de las plantas. Las fases del cultivo más susceptible a esta enfermedad son en la etapa vegetativa de dos hojas y al inicio de la floración.

9.9 Mancha bacteriana

Esta enfermedad está provocada por bacterias del género Pseudomonas sp., que tiene una amplia distribución, aunque sólo causa daños de forma ocasional. Los síntomas que produce son pequeñas manchas húmedas e irregulares, tanto en hojas como en tallos. Las semillas pueden transmitir la enfermedad, por lo que, no se deben emplear semillas que provengan de plantas enfermas.

9.10 Mosaico clorótico

Los síntomas generales observables típicos de virus en el cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) son amarilleamiento parcial o general en hojas y nervios, deformación en hojas, acortamiento de entrenudos, achaparramiento e inflorescencias pequeñas, que son visibles desde el inicio del cultivo y que progresa conforme el cultivo se desarrolla. Actualmente, no sé han identificado con exactitud los posibles virus que ocasionan estos síntomas, debido, en parte, a que la incidencia que provocan en el cultivo de quinoa (Chenopodium spp.) no son muy generalizados y no superan el 0,5%.

9.11 Nematodos

Esta enfermedad puede estar provocada por nematodos del género Globodera spp. y por los géneros Nacobbus spp. (falso nematodo del nudo) y Thecaverniculatus spp. (nematodo de la oca), que son prevalentes en América del Norte y del Sur llegando a producir hasta un 10% de pérdidas en el rendimiento de quinoa (Chenopodium spp.). Suelen provocar una pudrición negra de la raíz, generando un menor suministro de agua y nutrientes a la planta, lo que se manifiesta en una clorosis generaliada en las hojas y finalmente la muerte seca de la planta.

10. Aprovechamientos de la quinoa (Chenopodium spp.)

La quinoa (Chenopodium spp.) es un cultivo que se puede emplear para la alimentación humana, animal, medicinal, como insecticida de plagas o como planta ornamental.

Para la alimentación humana se utilizan las semillas en más de 100 formas diferentes para postres, bebidas, pan, galletas o como germinados para ensaladas. También las hojas y plántulas tiernas se pueden utilizar para cremas, sopas, para consumo en fresco como sustituto de las acelgas, espinacas o col, o como ingredientes de mueslis para los desayunos (Bernuy et al., 2018).

Para la alimentación animal se utiliza la planta completa como forraje, ensilados o pellets.

En el ámbito médico se utilizan las semillas, hojas y tallos para el tratamiento de diferentes afecciones, como afecciones hepáticas, antiinflamatorio, cicatrizante, calmante, analgésico dental, diurético, luxaciones, etc.

Como planta ornamental se suele utilizar en parques y jardines, pero también para corte ya que sus flores son duraderas y no se desprenden los granos con facilidad.

Su uso como insecticida es debido principalmente a su alto contenido en saponinas (fitoquímico) que actúa como repelente de insectos y nematodos.

Autor: Dpto. Agronomía Infoagro


Hay más artículos técnicos de estos sectores: Herbáceos

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades
VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

Más artículos técnicos

¿Estar informado? Suscripción gratis

 

Navega por sectores

 

Cursos On Line agricultura

Pre-matrícula GRATIS




Buscador de documentos


PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.