ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
     
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

El cultivo de la veza (Vicia spp.)

El cultivo de la veza constituye una alternativa muy viable para producir forraje en invierno y en sistemas productivos extensivos de secano, porque es un cultivo muy adaptable a distintas condiciones climáticas y edáficas.

Cultivo forrajero

icono foto el cultivo de la veza

1. Introducción
2. Origen
3. Taxonomía y morfología
4. Importancia económica y distribución geográfica
5. Requerimientos edafoclimáticos
6. Material vegetal
7. Manejo del cultivo
8. Plagas
9. Enfermedades
10. Aprovechamientos


1. Introducción

El cultivo de la veza constituye, en la actualidad, una alternativa muy viable para producir forraje en invierno y en sistemas productivos extensivos de secano, porque es un cultivo muy adaptable a distintas condiciones climáticas y edáficas y, porque podría sustituir a la alfalfa cuando este cultivo esta improductivo en invierno. Además, la calidad del forraje que se obtiene con veza es muy comparable al que se obtiene con alfalfa, con una alta productividad en materia seca, y con distintos aprovechamientos, que van desde el grano, forraje hasta el abono verde. Por eso, la PAC (Política Agrícola Común) lo considera un cultivo muy prometedor para cumplir con el pago verde y que está impulsando mucho su producción, por aportar ventajas medioambientales, como la reducción de abonos nitrogenados, o por mejorar la calidad del forraje para la alimentación animal.

La veza es una planta herbácea anual perteneciente a la familia de las Fabaceae.
foto la veza es una planta herbacea anual perteneciente a la familia de las fabaceae

2. Origen de la veza (Vicia spp.)

El cultivo de la veza (Vicia spp.) tiene su origen en zonas semiáridas del centro y sudeste de Europa, norte de África y oeste de Asia. En la Península Ibérica aparece de forma espontánea que, en zonas montañosas se cultivan variedades de primavera y en el sur se cultivan variedades de otoño.

3. Taxonomía y morfología de la veza

La veza (Vicia spp.) es una planta herbácea anual perteneciente a la familia de las Fabaceae (Leguminosae), que taxonómicamente se clasifica de la siguiente manera:

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Familia: Fabaceae (Leguminosae)
Género: Vicia

Este género comprende a más de 200 especies a nivel mundial, de las cuales una docena son destinadas al forraje. De entre esta docena de especies forrajeras la más importante es la veza común (Vicia sativa L.). (Hanelt y Mettin, 1989).

3.1 Hoja

Sus hojas son paripinnadas, es decir, son hojas compuestas cuya lámina se divide en foliolos pares (1-8). Los foliolos de veza vellosa (Vicia villosa) son más numerosos que los de la veza común (Vicia sativa L.). Son pecioladas y las hojas superiores poseen un zarcillo ramificado apical. Además, poseen estipulas (pequeñas hojas en la base del peciolo) dentadas.

3.2 Tallo

Sus tallos son huecos, delgados, ramosos y trepadores, que pueden alcanzar una longitud de hasta 2 metros. Si los tallos no encuentran un soporte para apoyarse pueden doblarse y caer enredándose entre ellos y, formar una maraña en el suelo que se pudre y dificulta su recolección.

3.3 Flor

Las flores se presentan generalmente aisladas, en la veza común (Vicia sativa L.), y en racimos y con un gran número de flores en las axilas de las hojas, en la veza vellosa (Vicia villosa L.). Suelen ser de color violeta rojizo, aunque existen especies con flores de color blanquecino (Vicia orobus).

3.4 Fruto

Su fruto es una legumbre de unos 3 cm de longitud que puede ser glabra (sin pelo) o pelosa y que se torna negra en la madurez. Posee un número variable de semillas en su interior, entre 4 y 10 por vaina. Las legumbres cuando maduran se caen con facilidad de las vainas, lo que ocasiona perdidas en la recolección por caída de semillas al suelo.

3.5 Semilla

Las semillas son de forma ovalada-redondeada, aplastadas y con un diámetro de entre 4 y 6 mm.

3.6 Sistema radicular

Su sistema radicular es profundo y ramificado, con presencia de nódulos debido a la simbiosis que realiza con bacterias del género Rhizobium spp.

4. Importancia económica y distribución geográfica de la veza (Vicia spp.)

El cultivo de la veza (Vicia spp.) es uno de los cultivos de leguminosas forrajeras más importantes a nivel nacional. Ocupa el segundo lugar, después de la alfalfa, en cuanto a hectáreas destinadas a su producción, como cultivo para forraje o grano. Desde 1951 se está realizando mejoras en la Estación Experimental de Aula Dei, Zaragoza, para la obtención de variedades más homogéneas, productivas y de mayor valor agrícola de veza (Vicia spp.).

En los últimos años, la superficie destinada en España al cultivo de la veza (Vicia spp.) ha experimentado un aumento significativo, desde 22.500 Ha en el 2008 hasta 78.055 Ha en el 2019, debido a la política agraria común de la Unión Europea (PAC), que busca una agricultura más sostenible al apoyar a los cultivos de leguminosas para que vuelvan a tener un papel importante en la alimentación animal y humana, y así poder disminuir el consumo energético que implica la importación de otras especies, como la soja, de países terceros.

5. Requerimientos edafoclimáticos de la veza (Vicia spp.)

La veza (Vicia spp.) es un cultivo versátil y que está adaptado a climas mediterráneos y templados. Tiene un desarrollo lento, al inicio de su ciclo vegetativo, que se ve favorecido con temperaturas suaves y ambientes lluviosos.

5.1 Temperatura

Es un cultivo relativamente tolerante al frío, siendo la especie Vicia villosa L. la más resistente a las heladas. Es resistente a las altas temperaturas, pero si son persistentes le afectan mucho a su rendimiento. Su temperatura óptima de crecimiento se sitúa entre 15-20οC, produciéndose daños en el cultivo con temperaturas por debajo de -5οC (Lannucci et al., 2008).

5.2 Suelo

Los suelos óptimos para su desarrollo son los suelos profundos, arcillosos o arcilloso- limosos de textura fina, con un buen drenaje, aunque se adapta bien a cualquier tipo de suelo como el arenoso, siempre y cuando tenga un buen porcentaje de materia orgánica para que le ayude a una mejor retención de la humedad. Tolera los suelos ácidos, obteniéndose los mejores rendimientos en suelos con pH cercano a 7. No es tolerante a la salinidad y es sensible a las inundaciones prolongadas.

5.3 Precipitaciones

Sus requerimientos en cuanto a precipitaciones no deben ser inferiores a 450 mm anuales. Las sequías persistentes y el exceso de humedad le afectan de forma muy negativa a su rendimiento.

6. Material vegetal

El género Vicia spp. comprende más de 150 especies en regiones templadas, pero sólo unas pocas de ellas tienen valor comercial, como la veza común (Vicia sativa L.) y la veza vellosa (Vicia villosa L.).

La veza común (Vicia sativa L.) es una planta anual de 10 a 80 cm de altura que se cultiva en la Cuenca Mediterránea, en climas templados y húmedos, con suelos fértiles y, su aprovechamiento es principalmente como grano y forraje para la alimentación animal. Tradicionalmente su siembra se asocia al cultivo de la avena, proporcionándole ésta el soporte estructural necesario para su crecimiento, ya que mejora la recepción de la luz y facilita la cosecha mecánica de la veza (Vicia sativa L.). Se adapta perfectamente al mínimo laboreo y a la siembra directa.
La veza vellosa (Vicia villosa L.) es una planta anual que en ocasiones puede ser perenne y es más resistente a heladas y más rústica, además de estar mejor adaptada a climas secos y templados con suelos arenosos que la veza común. También alcanza mayor altura, hasta 120 cm, es pelosa, posee mayor número de foliolos e inflorescencias y tiene un ciclo más largo. Se suele cultivar en el norte y centro de la Península ibérica, pero en menor proporción que la veza común.

7. Manejo del cultivo de la veza (Vicia spp.)

La veza (Vicia spp.) no es un cultivo que requiera muchas labores preparatorias para la siembra. En general, se aconseja el alzado del cultivo anterior con vertedera o discos, seguido de pases de grada, para dejar el suelo bien mullido y desmenuzado.

La veza (Vicia spp.) puede establecerse como único cultivo, aunque se aconseja que se siembre con un cereal (cebada, avena, centeno o trigo) o una gramínea pratense (Lolium rigidumo vallico y raigrás italiano anual), para que le sirva como tutor y así darles consistencia y resistencia a sus tallos. Además, esta asociación favorece que el forraje que se obtiene sea más equilibrado para los animales.

7.1 Siembra

La densidad de siembra del cultivo de la veza (Vicia spp.) depende de muchos factores como el método de siembra, la preparación y fertilidad del suelo, el tipo de suelo, la época de siembra, el tutor empleado o el aprovechamiento esperado del cultivo.

La densidad apropiada de la veza (Vicia spp.), sin asociarse a ningún tutor y en condiciones adecuadas, es de 40 kg de semilla por hectárea. Pero si su aprovechamiento es para forraje está densidad de siembra se aumenta hasta 150-200 kg de semilla por hectárea. En cuanto a la profundidad de siembra, la más adecuada está entre 4 y 5 cm.

Cuando el cultivo de la veza (Vicia spp.) se siembra con un tutor, como el cereal, la densidad de éste debe ser entorno a un 20-30% de la densidad de siembra de la veza (Vicia spp.), dependiendo de las condiciones ambientales y de la variedad que usemos.

La siembra en España suele realizarse en otoño, octubre y noviembre, aunque en zonas extremadamente frías de producción las fechas de siembra suelen ser en primavera o a principios de marzo.

La maquinaria para la siembra y cosecha puede ser la misma que la que se emplea para los cereales como la cebada o el trigo.

7.2 Riego

Como regla general, se deben efectuar riegos poco copiosos y frecuentes en los primeros estadios del ciclo del cultivo, cuando la siembra es en regadío. Después, los riegos se espaciarán a medida que la planta avance en su desarrollo.

7.3 Fertilización

El cultivo de la veza (Vicia spp.), como cualquier otra leguminosa, no requiere aportes importantes de nitrógeno ya que lo puede obtener de la simbiosis con Rhizobium spp., pero para que su desarrollo sea el óptimo, necesita aportes de nitrógeno en las primeras fases del cultivo, de aproximadamente 15-20 kg por hectárea.

También, para su buen desarrollo necesita aportes de fósforo, de 30-40 kg por hectárea de P2O5; de potasio, 35-50 kg por hectárea de K2O. En cuanto al calcio que, aunque es un elemento indispensable para las leguminosas, la veza (Vicia spp.) no es un cultivo muy sensible a los aportes de éste.

7.4 Control de malas hierbas

El desarrollo del cultivo de la veza (Vicia spp.) durante sus primeras fases, en invierno, es lento, lo que puede ocasionar problemas de competencia con las malas hierbas. Por lo que, se aconseja, para las primeras fases del cultivo, el uso de herbicidas incluidos en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. También, hay que tener en cuenta que, si la siembra se realiza con maquinaria de sembrado, la invasión de malas hierbas es mayor y, por tanto, será imprescindible el uso de herbicidas en estos casos. Pero a medida que avanza el cultivo y aumenta su masa de forraje, las malas hierbas se desarrollan con mayor dificultad y no presentarán un riesgo para el cultivo.

8. Plagas de la veza (Vicia spp.)

8.1 Gorgojo de la veza

El gorgojo de la veza o Bruchus rufipes es un coleóptero herbívoro de la familia Chrysomelidae (Bruchidae), que tiene una amplia distribución geográfica y que es una plaga importante para las leguminosas. Es de pequeño tamaño, con la cabeza prolongada en pico y en cuyo extremo se encuentran las mandíbulas. El daño principal que ocasiona es debido a las larvas que se alimentan de los granos, lo que provoca una reducción en su peso y una depreciación del valor comercial de este. También puede reducir la capacidad de germinación de las semillas cuando el daño lo provoca en el embrión, o bien provoca germinaciones irregulares o perdida de vigor inicial cuando el daño lo produce en el albumen de la semilla.

En general, en el campo es difícil detectar al insecto, debido a su tamaño y color, pero los síntomas observables son orificios de salida que los adultos dejan al salir del grano, siendo el período crítico para el cultivo cuando las vainas están madurando que coincide con el inicio del ciclo reproductivo del coleóptero.

8.2 Sitona

El coleóptero Sitona lineatus pertenece a la familia Curculionidae, es la especie de sitona más abundante en las leguminosas grano (haba, judía, veza, lenteja y guisante) y en las leguminosas forrajeras. Los daños provocados por los adultos son principalmente en las hojas, que muestran mordeduras semicirculares en los bordes. Sin embargo, los daños que provocan las larvas son a nivel radicular, destruyendo los nódulos de la bacteria Rhizobium spp. y provocando una disminución en la fijación de nitrógeno atmosférico, lo que conlleva una disminución en el rendimiento del cultivo. Las las plantas gravemente afectadas muestran los síntomas típicos de la carencia de nitrógeno, además de una pérdida significativa del contenido proteico de los granos. También este coleóptero puede provocar daños indirectos al ser vector de virus como el Virus del moteado del haba o BBMV.

8.3 Mosca blanca

Las moscas Trialeurodes vaporariorum o Bemisia tabaci son insectos hemípteros de la familia Aleyrodidae que causan daños directos en el cultivo, debido a la succión de adultos y ninfas de la savia que a su vez inyectan toxinas a través de su saliva, lo que provoca un debilitamiento general de la planta. Pero también provocan daños indirectos al ser vectores de virus como el Virus de la cuchara del tomate o TYLCV y el Virus del desorden amarillo de la judía o BnYDV.

8.4 Mosca de la siembra

La mosca de la siembra o Delia platura es un insecto perteneciente a la familia Anthomyiidae, que es muy polífago y que ataca de forma importante a las leguminosas, entre ellas la veza (Vicia spp.). Tienen una apariencia semejante a la de la mosca doméstica cuyas larvas se alimentan de semillas, brotes tiernos, tallos de plántulas, raíces y materia orgánica en descomposición. Las mordeduras que ocasionan en los brotes tiernos de las plántulas antes de la emergencia originan que ocurran fallos en la nascencia de las plántulas y si el daño es generalizado obliga a la resiembra. También las larvas pueden realizar galerías en los tallos y el cuello de las plántulas recién emergidas, provocando un debilitamiento generalizado o incluso su muerte. En semillas, los daños se manifiestan con granos vacíos y fallos en la nascencia de las plántulas. El período más susceptible al ataque de este insecto es después de la siembra, que puede durar entre tres o cuatro semanas.

8.5 Polilla del guisante

La polilla del guisante o Cydia nigricana (Laspeyresia nigricana) es un lepidóptero de la familia Tortricidae que ataca principalmente al guisante, pero también a otras leguminosas como la veza (Vicia spp.). Los daños son provocados por sus larvas que se alimentan de los granos en formación dentro de la vaina. Cuando la larva se ha desarrollado por completo dentro de la vaina, realiza un agujero y se deja caer al suelo, donde teje un capullo e hiberna hasta la primavera siguiente, donde tendrá lugar la pupación y la salida de los primeros adultos. Los síntomas de los ataques larvarios son muy difíciles de ver, pero si se puede observar un amarilleamiento prematuro en las vainas o pueden visualizarse los orificios de salida de las larvas, en las vainas al caer al suelo. La presencia de excrementos o de granos parcialmente mordidos o deformes ocasionan una depreciación de la cosecha, y si la semilla se destina para siembra puede generar una pérdida de su poder germinativo al afectar al embrión o una pérdida de vigor al afectar a los cotiledones. También el ataque de la polilla a las semillas genera un mayor riesgo de aparición de enfermedades.

8.6 Araña roja

La araña roja Tetranychus urticae Koch es una araña muy polífaga que tiene preferencia por los cultivos herbáceos, pero también las leguminosas, como la veza (Vicia spp.), pueden verse gravemente dañadas. Las hojas afectadas por el insecto disminuyen su capacidad fotosintética y de transpiración, lo que provoca defoliaciones importantes. En leguminosas se considera que las primeras fases del cultivo son un período sensible al ataque de este insecto. Debido a su alto potencial reproductivo es importante su detección precoz, sobre todo cuando acontecen temperaturas elevadas y baja humedad relativa.

8.7 Pulgones

Los pulgones que atacan a las leguminosas de mayor interés son el pulgón negro de las leguminosas (Aphis craccivora Koch) y el pulgón verde de las leguminosas (Acyrthosiphon pisum Harris), entre otros.

El pulgón negro de las leguminosas (Aphis craccivora Koch) tiene especial preferencia por las leguminosas, a pesar de ser una especie muy polifago. Alterna generaciones sexuales con partenogénicas (dióicas holocíclicas). Sus hembras ápteras (sin alas) tienen el cuerpo negro o marrón oscuro, brillante, con una cola prominente. Las hembras aladas son negras mate con zonas brillantes en el abdomen y con bandas dorsales de diferente tamaño. Las ninfas poseen sifones o cornículos (apéndices abdominales situados en los segmentos 5 o 6), cola esbelta de color negro y poseen secreciones céreas pulverulentas.

El pulgón verde de las leguminosas (Acyrthosiphon pisum Harris) es de color verde claro o rosáceo, con ojos rojos oscuros y cuerpo ovoide alargado. Poseen antenas largas que en ocasiones supera el tamaño de su cuerpo, con una zona oscura entre el 3 y 4 segmento abdominal. Tienen cola prominente y de color semejante al cuerpo, con sifones o cornículos largos y con los extremos oscuros. Las hembras ápteras son muy similares a las aladas y las ninfas muy similares a los adultos, pero con un tamaño inferior a 2mm y suelen estar cubiertas de una capa pulverulenta de aspecto céreo.

Suelen tener preferencia por los brotes jóvenes, en donde se alimentan picando y succionando la savia del cultivo. Los daños directos que provocan son deformaciones en las hojas, amarilleamiento, desarrollo anormal de los brotes y que las vainas adquieran un aspecto retorcido con pocos granos en su interior. Pero también, los daños que provocan pueden ser indirectos por la secreción de melaza, que disminuye la capacidad fotosintética y la capacidad respiratoria de la planta, además de favorecer el desarrollo del hongo comunmente llamado “negrilla”que ocasiona depreciación en la cosecha y la dificuotad de penetración de los productos fitosanitarios, o por ser vectores de transmisión de virus, como el Virus de la alfalfa o AMV, el Virus del mosaico común de la judía o BCMV, el Virus del mosaico necrótico de la judía o BCMNV o el Virus del mosaico del pepino o CMV.

9. Enfermedades de la veza (Vicia spp.)

9.1 Mildiu

Esta enfermedad esta provocada por el Oomiceto Peronospora viciae que afecta a cultivos de leguminosas como el guisante, la judía, la veza o la lenteja.

Este hongo causa enanismo y deformaciones en las plántulas cuando los ataques son tempranos. Sin embargo, cuando los ataques son severos llega a causar la muerte de las plantas.

El hongo penetra inicialmente a través de los tejidos de las hojas tres y cuatro, y progresa de forma ascendente. También infecta tallos, frutos, zarcillos y flores e invade vainas y semillas. Sus oosporas pueden sobrevivir en el suelo hasta 10 años y son las responsables de las infecciones primarias. La propagación del hongo se ve favorecida por ambientes húmedos y áreas sombreadas. La transmisión por semillas sólo se ha descrito en guisantes.

Los síntomas que causa son visibles en el haz de las hojas produciendo manchas cloróticas amarillas que se tornan a marrón con el tiempo. Estos síntomas se corresponden con una vellosidad algodonosa blanquecina-morada en el envés. El crecimiento del hongo en las hojas reduce la superficie foliar útil, lo que provoca una disminución de la fotosíntesis y por tanto un menor rendimiento de la planta.

La rotación de cultivos, destrucción de restos vegetales, utilización de semillas de calidad o desinfectadas, evitar producir heridas en las plantas, retrasar la siembra o reducir la densidad de siembra son medidas preventivas que se pueden llevar a cabo para reducir los ataques producidos por este hongo.

9.2 Podredumbre blanca o mal de esclerocio

Esta enfermedad provocada por Sclerotinia sclerotiorum causa una podredumbre blanca en todos los tejidos no lignificados de la planta. Los primeros síntomas que se observan son en el tallo, a nivel del cuello, que se inician con un marchitamiento que evoluciona rápidamente y provoca un colapso total y encamado del cultivo. A medida que avanza la enfermedad, aparecen en las cavidades medulares de los tallos esclerocios negros. También aparecen los esclerocios en las hojas si las condiciones para su desarrollo son favorables. Este hongo se considera un patógeno de invierno y primavera en climas mediterráneos, siendo el período más crítico de infección para las leguminosas la fase de engrosamiento de las vainas. Se sabe que las parcelas con una densidad de siembra densa y excesivamente abonados, constituyen un ambiente ideal para el incremento de la frecuencia y la gravedad de los ataques de este patógeno. En parcelas afectadas no se debe realizar labores profundas en los años sucesivos a la aparición del patógeno, para evitar desenterrar los esclerocios viables enterrados en el suelo y propagar la enfermedad.

9.3 Parásitos vegetales

La planta parasita Orobanche crenata o Jopo es una planta que no tiene clorofila y que depende para su desarrollo de los nutrientes y el agua de la planta que parasita. Su germinación depende principalmente de unas fitohormonas que liberan las plantas húesped denominadas estrigolactonas. Las semillas de Orobanche o Jopo germinan y se unen a las raíces de la planta que parasitan y forman unos nódulos de coloración anaranjada, donde acumulan los recursos nutritivos que extraen de su húesped. Estos nódulos se van desarrollando y emiten unas pseudoraices y un tallo de color rojizo, por ausencia de clorofila, que emerge del suelo, desarrolla una hojas reducidas a escamas, y aparecen las flores. En las flores se forman unas cápsulas donde se encuentran las semillas que son transportadas por el viento, caen al suelo y permanecen allí viables durante más de 20 años. Si el ataque es muy severo puede dar lugar a la muerte total del cultivo. Aunque la veza común (Vicia sativa L.) es poco susceptible a este parasito vegetal, si se establece en la parcela será muy difícil de erradicar y afectara a cualquier cultivo posterior a este.

10. Aprovechamientos de la veza (Vicia spp.)

El cultivo de la veza (Vicia spp.) es un cultivo que se puede utilizar para diferentes tipos de aprovechamiento como grano, forraje o abono verde (Gómez, 1974).

El grano de la veza (Vicia spp.) se emplea como materia prima para la elaboración de piensos para el consumo animal, especialmente de rumiantes.

La veza (Vicia spp.) como forraje para la alimentación animal se suele emplear por tener un alto valor nutritivo, ser muy aceptado por las diferentes especies de animales y por no producir meteorismo (hinchazón del abdomen debido a la acumulación de gases en los intestinos o la cavidad peritoneal). Se puede destinar para el consumo en verde, mediante pastoreo directo, ensilado, henificado o deshidratado. La forma de henificado es la que tradicionalmente se ha usado en España por las condiciones climáticas que acontecen en las zonas productoras. También, se suele mezclar con cereales o gramíneas para obtener un forraje más equilibrado y mejorar la calidad del heno. Pero, la forma del forraje deshidratado está aumentando en las zonas productoras de España, sobre todo en la parte de Andalucía.

Otro tipo de aprovechamiento del cultivo de la veza (Vicia spp.) es como abono verde, donde se entierran las plantas en verde para aumentar la fertilidad, al aumentar el contenido de materia orgánica y nitrógeno de los suelos a los cuales se aporta. También, la incorporación como abono verde a los suelos incrementa la población y actividad de los microorganismos beneficiosos presentes en el suelo, que limitan de forma indirecta, por competencia, o de forma directa, depredación, parasitismo o producción de sustancias tóxicas, a los microorganismos perjudiciales para el cultivo (García-Álvarez et al., 2006). Un ejemplo de ello, es el uso de Vicia villosa L. para el control del hongo Thielaviopsis basicola causante de la enfermedad de pudrición de raíz en algodón.

Autor: Dpto. Agronomía Infoagro


Hay más artículos técnicos de estos sectores: Herbáceos

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades
VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

Más artículos técnicos

¿Estar informado? Suscripción gratis

 

Navega por sectores

 

Cursos On Line agricultura

Pre-matrícula GRATIS




Buscador de documentos


PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.