ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
     
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
» Artículos técnicos

La absorción de nutrientes en tomate y el plan de abonado I. Macronutrientes

Una buena nutrición de la planta evita la aparición de desórdenes, debido a carencias o excesos de algún nutriente. El plan de abonado requiere conocer las curvas de absorción de los nutrientes

ESPECIAL NUTRICIÓN VEGETAL

icono foto la absorcion de nutrientes en tomate y el plan de abonado
Patrocinadores:
 

1. Introducción
2. Ciclo de cultivo del tomate
3. Requerimientos nutricionales en tomate
3.1 Macronutrientes
3.1.1 Macronutrientes primarios
3.1.2 Macronutrientes secundarios
3.2 Micronutrientes
4. Curva de absorción de nutrientes en tomate
5. Bibliografía


1. Introducción

El equilibrio nutricional en tomate es fundamental para obtener producciones altas y de calidad. Además, con una buena nutrición de la planta evitamos la aparición de desórdenes, debido a carencias o excesos de algún nutriente. Por eso, para llevar a cabo cualquier plan de abonado es primordial realizar las curvas de absorción de los nutrientes, que nos informan de las necesidades nutricionales del cultivo durante todo su ciclo y nos indican cuando debemos de aportar o no algún nutriente en concreto.

Plantas de tomate cultivadas en invernadero
foto plantas de tomate cultivadas en invernadero
[ampliar imagen]

2. Ciclo de cultivo del tomate

El tomate (Solanum lycopersicum L.) es una solanácea de porte arbustivo que se desarrolla bien en un amplio rango de latitudes, suelos y temperatura, aunque prefiere ambientes cálidos con buena iluminación y drenaje. Es moderadamente tolerante a la salinidad y sus frutos son bayas globulares, aplastados u ovoides con un peso variable que puede oscilar entre 5 y 500g. Su ciclo de cultivo es anual y se pueden diferencian las siguientes fases:

  1. Fase inicial: Comprende la germinación y el crecimiento temprano de la plántula. En estas primeras semanas hay un rápido aumento en la materia seca de la planta, aunque las necesidades de nutrientes, como el nitrógeno, son bajas, entorno a un 2% del nitrógeno total. La duración de esta fase inicial suele ser de 4-8 días para la germinación y de 20-21 días para un crecimiento temprano de la plántula.

  2. Fase vegetativa: La planta aumenta el desarrollo de nuevos tejidos de absorción y fotosíntesis para después desarrollar y fecundar las flores. Las necesidades de nutrientes como N, P y K aumentan con rapidez alcanzando su máximo en la recolección de los primeros frutos. La duración de esta fase vegetativa suele ser de 25-30 días para el desarrollo vegetativo y de 20-30 días para la floración.

  3. Fase Reproductiva: Se inicia con la fructificación de los primeros racimos de frutos y se caracteriza porque las plantas prácticamente detienen su crecimiento vegetativo para desarrollar y madurar los frutos, que se convierten en verdaderos sumideros de nutrientes y agua de la planta. La duración de la fase reproductiva, fructificación y maduración, suele estar entre 40-60 días.

Fig. 1: Etapas fenológicas del tomate con un ciclo de cultivo anual
foto fig  1  etapas fenologicas del tomate con un ciclo de cultivo anual
[ampliar imagen]

3. Requerimientos nutricionales en tomate

Los nutrientes minerales están en un estado dinámico en el suelo. La planta toma los nutrientes minerales que necesita en forma soluble (disolución) o por intercambio iónico.

Fig. 2: Dinámica de los nutrientes minerales en el suelo
foto fig  2  dinamica de los nutrientes minerales en el suelo
[ampliar imagen]

Se asume que los elementos esenciales para las plantas son dieciséis y cuatro son no esenciales (Rb, Sr, Al y Ba) para algunas plantas (Navarro, S. y Navarro, G., 2003). De los dieciséis elementos esenciales tres son no minerales, carbono, hidrógeno y oxígeno (C, H y O) que se absorben del agua y de la atmósfera, y el resto minerales que provienen del suelo, principalmente (Inpofos, 1997).

3.1. Macronutrientes

Los macronutrientes son aquellos elementos esenciales que las plantas necesitan en mayor cantidad. Dentro de estos se diferencian entre primarios (N, P y K) y secundarios (Ca, Mg y S).

3.1.1 Macronutrientes primarios (N, P y K)

Los macronutrientes primarios son los primeros en ser deficientes en el suelo porque las plantas usan cantidades relativamente altas de estos nutrientes durante todo su ciclo.

El nitrógeno (N) es uno de los elementos más importantes para el desarrollo de las plantas ya que forma parte de numerosas biomoléculas esenciales para la vida, como el ATP (Ascon-Bieto y Talón, 2001). El contenido de N en el suelo es muy variable y depende del contenido en materia orgánica que tenga. Aproximadamente, un suelo puede contener entre 0.01 y 0.4 % de nitrógeno total (Quevedo y Villagarcía, 1986). En general, se considera que el nitrógeno se corresponde con un 2% del peso seco de la planta (Navarro, S. y Navarro, G., 2003). Sus mayores contenidos se encuentran en los tejidos jóvenes (5.5-6.5% del peso seco) que con la edad disminuyen. Aproximadamente de 2,2 a 2,4 kg de N se requiere por cada tonelada de tomate producido.

El fósforo (P) es constituyente de muchos compuestos esenciales, como los aminoácidos, vitaminas, enzimas, fosfolípidos, etc. La cantidad en los suelos es relativamente baja pero variable, de 0.012 a 0.2%, y no está sometida a pérdidas por lixiviación como el nitrógeno, por lo que tiende a acumularse en las capas superficiales del suelo (Aldrich y Leng, 1974). Se encuentra en todos los tejidos de la planta en cantidades variables, pero se considera que el fósforo presente en la planta está entre un 0.5-1% del peso seco (Navarro, S. y Navarro, G., 2003). En tomate, el fósforo se requiere durante todo el cultivo, pero el aporte en fases tempranas del cultivo ayuda a un buen crecimiento radicular y floral. Sus mayores necesidades se dan en la fase de floración y engorde del fruto. Aproximadamente se requieren entre 0,2 a 0,4 kg de P por tonelada de fruto.

El potasio (K), después del nitrógeno, es el macronutriente requerido en mayor cantidad por las plantas. Participa en procesos como la respiración y la fotosíntesis, pero juega un papel muy importante en la regulación del potencial osmótico de las células y tejidos vegetales. Se considera que entre 1-2% de la cantidad total de K en el suelo es asimilable. El potasio se encuentra en las partes vegetativas, frutos carnosos y tubérculos en una proporción de entre un 2-5% del peso seco (Marschner, 1986). En tomate, la demanda más alta de K ocurre durante el crecimiento del fruto, llegando a requerir entre 2,6 a 3,6 Kg de K por tonelada de fruto. El abonado potásico esta muy influenciado por la presencia de cloruros en las aguas de riego y por la cantidad de nitrógeno. En riego localizado, la relación N/K debe mantenerse entre 0,4 y 0,8 a partir del inicio de la recolección para conseguir frutos consistentes y de buena calidad.

3.1.2 Macronutrientes secundarios (Ca, Mg y S)

Los macronutrientes secundarios son elementos también necesarios para el desarrollo de las plantas, pero en menor proporción que los primarios.

El calcio (Ca), después del K, es el elemento mineral más abundante en las plantas. Su presencia es fundamental para mantener la estructura del suelo, además de tener un papel importante en la química del complejo absorbente, que influye en la asimilación de otros elementos esenciales, como es el K, Fe, Cu, etc. Es un elemento poco móvil, de ahí que se acumulen en los órganos viejos y solo se encuentre un 5% en los frutos. Su cantidad en las plantas es variable, de modo que en cereales nos encontramos un 0.09%-0.59% grano/paja, mientras que en la col puede alcanzar hasta un 4.19% en peso seco (Navarro y Navarro, 2003). En tomate, las necesidades mayores de calcio se dan desde la floración hasta la cosecha del fruto. Aproximadamente se requieren alrededor de 1,5 a 1,7 kg de Ca por tonelada de fruto.

El magnesio (Mg) es fundamental para la fotosíntesis al ser un constituyente de la molécula de clorofila, pero además tiene un papel muy importante en la síntesis de proteínas y en la formación de ARN en el núcleo. A diferencia del calcio, el magnesio es muy móvil por el floema por lo que se traslada fácilmente desde las hojas adultas a las jóvenes en caso de deficiencia. Su contenido medio en las plantas es de un 0.5% en peso seco, siendo las semillas las que más contienen este elemento. En tomate, los requerimientos totales de Mg están entre 0,3 a 0,6 kg de Mg por tonelada de fruto o entre el 0,15-0,35% del peso seco de las partes vegetativas. Durante la fase de floración es cuando se dan las mayores necesidades de este elemento.

El azufre (S) forma parte de aminoácidos, proteínas y hormonas que las plantas las toman principalmente del suelo, aunque también lo pueden obtener de la atmósfera, pero en menor proporción. Es un elemento muy móvil por el xilema que se incorpora rápidamente a la estructura de los metabolitos. En tomate, las mayores necesidades de S se dan durante las etapas de crecimiento que están alrededor de 0,6 a 0,9 kg de S por tonelada de fruto.

Autor: Dpto. Agronomía Infoagro


CONTINUAR LEYENDO...

Cap. 1
   La absorción de nutrientes en tomate y el plan de abonado I. Macronutrientes
Cap. 2
   La absorción de nutrientes en tomate y el plan de abonado II. Micronutrientes y curva de absorción


Hay más artículos técnicos de estos sectores: Hortalizas, Abonos, Fitosanitarios

Información en tu Email
Recibe artículos y novedades
VÍDEOS RECOMENDADOS
El técnico de campo

Más artículos técnicos

¿Estar informado? Suscripción gratis

 

Navega por sectores

 

Cursos On Line agricultura

Pre-matrícula GRATIS




Buscador de documentos


PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.