infoagro logo

NOTICIAS GENERAL | ESPAÑA | INTERNACIONAL

Pepinos españoles

Bruselas rechaza el bloqueo a los pepinos españoles

Pese a la falta de pruebas, cinco países se suman a Alemania y vetan las importaciones. Los agricultores pierden 200 millones semanales

ESPAÑA 31/05/2011



La consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía, Clara Aguilera, en un invernadero de Almería
La Comisión Europea no cree que esté justificado el bloqueo de la comercialización de los pepinos u otros productos hortofrutícolas españoles. Así lo aseguraron ayer fuentes del Ejectuvo comunitario en respuesta a la retirada de productos españoles anunciadas por los gobiernos de Bélgica, Dinamarca, Austria, República Checa o Rusia en relación con el brote de la bacteria Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC) responsable, hasta el cierre de esta edición, de 14 muertes en Alemania. ''No hay necesidad de aplicar restricciones totales sobre productos que procedan de un Estado miembro específico'', aseguraron técnicos del Ejecutivo comunitario.

Según la Comisión, la investigación sobre el origen de la contaminación debe continuar, pero decisiones drásticas sobre el cierre de mercados o retirada de productos no deben tomarse de espaldas al país de origen.

Según la portavoz de la Comisión, Pia Ahrenkilde, el resultado de las pruebas podría no llegar hasta mañana, pero el análisis de la crisis indica que los centenares de infectados por la bacteria tuvieron contacto con los pepinos distribuidos en el norte de Alemania. En la Universidad de Santiago de Compostela, donde se están practicando los análisis, señalan que no habrá conclusiones aclaratorias hasta ''finales de esta semana o principios de la próxima'', informa Daniel Ayllón.

A la espera de pruebas concluyentes, la Comisión recordó que la contaminación pudo producirse en origen, pero también durante el transporte, almacenamiento o distribución final. Ahrenkilde eludió pedir a los consumidores que se abstengan de consumir productos hortofrutícolas, asegurando que las medidas ya tomadas son suficientes.

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Rosa Aguilar, solicitará a la Unión Europea (UE) ayudas para el sector hortofrutícola español tras el brote infeccioso atribuido a España, cuyos daños ascienden, según los productores, a unos 200 millones de euros semanales. La organización interprofesional Hortyfruta calculó ayer que desde el inicio de la crisis se han perdido unos 230 millones de kilos de pepino y otros productos. Esto supone, según Roque García, vicepresidente de Hortyfruta, que ''cada agricultor que esté en plena producción puede perder hasta 6.000 euros en un día'', informa Ángel Munárriz. ''Nos están machacando vivos. Es un boicot puro y duro'', aseveró.

Aguilar solicitará a la Unión Europea ayudas para el sector hortofrutícola

Por su parte, la consejera andaluza de Agricultura, Clara Aguilera, afirmó que el daño causado al sector es ''incalculable'' y las pérdidas ''irrecuperables''. Para Aguilera, las disculpas del Gobierno alemán ''llegan tarde y no sirven para nada''. Cuando se publiquen los resultados de los análisis realizados en 13 invernaderos almerienses de los que salieron los lotes afectados ''ya veremos quién paga los costes'', añadió.

14 muertos en Alemania
Mientras, en Alemania sigue aumentando la cifra de víctimas. Según el Instituto Robert-Koch (RKI), habría al cierre de esta edición 14 muertos y más de 1.200 infectados en todo el país (329 graves al sufrir el síndrome urémico hemolítico, último estadio de la infección). La última víctima mortal es un hombre de 75 años, el segundo varón que fallece por la enfermedad.

En Alemania hay 14 fallecidos y cerca de 1.200 enfermos, 329 de ellos graves

Ello lleva a pensar que el foco de la epidemia podría situarse en algún lugar de Alemania. Esta tesis se reafirma porque el primer caso de EHEC se registró el 2 de mayo, informaron a Público fuentes del RKI. Aunque no quisieron precisar en qué hospital o localidad, la fecha basta para confirmar que este primer infectado ya lo estaba antes de que llegara el cargamento de pepinos españoles.

Así, las acusaciones contra la agricultura biológica española pierden peso. Otro de los motivos es que las sospechas se extienden a otras regiones alemanas. Al parecer el domingo se encontraron otros tres pepinos contaminados, esta vez en el noreste del país, que podrían proceder de cultivos alemanes.

Las fechas no cuadran
Los agricultores creen que Berlín utiliza la crisis para ganar mercado

Por su parte, la empresa de la que procedían dos de los pepinos contaminados no ha esperado ni a los políticos ni a los técnicos, y ha realizado análisis por su cuenta en los invernaderos. Todos han dado negativo. ''Ya el jueves, apenas saltó la noticia e imaginando qué partida podría ser, tomamos las primeras muestras'', explica el director administrativo de Hortofrutícola Costa de Almería, Pelegrín García. De sus instalaciones salió un camión cargado con 21.000 kilos de pepinos el 4 de mayo, que llegó a la ciudad alemana de Colonia cuatro días después y, de allí, fue a parar al mercado de Hamburgo.

García, que muestra su extrañeza porque un viaje que se suele hacer en dos días tardara el doble, explica que las hortalizas de ese camión procedían de 13 invernaderos diferentes. Aunque sólo diez siguen produciendo, tomaron muestras de fruto de los otros tres y de suelo, aguas y plantas de los restantes. ''Las pruebas dieron negativo'', aclara García. Los análisis se realizaron en los laboratorios de Savia Biotech, una empresa almeriense puntera en el campo de la biotecnología. Su director técnico, Agustín López, aclara que aún quedan pruebas que hacer. ''En una primera fase hay que determinar la presencia o no de la E. coli'', explica.

Pero como hay unas 30.000 cepas diferentes de la bacteria, la gran mayoría inofensivas, después hay que hacer un segundo análisis de ADN para ver si la cepa es la misma que ha causado las muertes. ''En varias muestras los resultados han dado negativo y en otras, aún esperamos los resultados genéticos'', aclara López.

Savia Biotech está en contacto con el laboratorio de referencia alemán de esta bacteria. La tardanza de los científicos que está dando pábulo al miedo entre los consumidores y la alarma de algunos políticos se debe a que no hay un método estándar para analizar esta cepa de la bacteria.

Acusaciones sin pruebas
Gabriel Barranco, consejero delegado de La Unión, una de las principales comercializadoras de hortalizas de Almería, aseguró que ''el plan de actuación está siendo penoso, porque no se va a hacer nada hasta el jueves, cuando se sepan los resultados''. Para Barranco, no es de recibo que no se exijan respuestas claras y se estén ocultando pruebas. ''¿Cómo es posible que tengan más peso unas acusaciones sin pruebas que la defensa española?'', se preguntó.

De las instalaciones de La Unión salían 1,3 millones de kilos de hortalizas al día. ''Ahora estamos vendiendo un 30%, pero al mercado nacional. El internacional está cerrado'', explica Barranco. De hecho, hay camiones ya cargados por media Europa que se está volviendo a Almería por no poder entregar la carga. ''Nos veremos obligados a echar a gente si esto sigue así'', lamenta Barranco.

Aún peor lo tienen en Hortofrutícola Costa de Almería. En su caso, toda la producción era para el exterior. En un día normal tenían a 250 personas preparando el producto, y ahora sólo hay diez. De las 50 toneladas diarias de hortalizas que exportaban han pasado a cero.

Indignación en Andalucía
Cada vez más voces entre los agricultores españoles se alzan contra Alemania. Y cada vez más acusan a las autoridades de maniobrar a favor de sus intereses. La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Andalucía, al igual que COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) y Asaja (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) en días pasados, expresó ayer sus sospechas de una maniobra interesada. ''Sospechamos que se puede estar utilizando esta crisis para desplazar las producciones españolas y beneficiar las de otros países, como Alemania y Holanda, que ampliarían su cuota de mercado'', denuncia Agustín Rodríguez, secretario general de UPA Andalucía. ''Es todo polvareda. Una polvareda que nos perjudica a nosotros y beneficia a otros. Nuestros sistemas son los más seguros del mundo. Pero, en la medida en que se prolongue esta situación de sospecha sobre nuestros productos, los daños serán irreparables. Y no sólo al pepino, también el tomate, el espárrago'', añade.

Diego Valderas, coordinador andaluz de IU, pidió una investigación ''en profundidad'' para determinar si las acusaciones pretenden dañar al sector. El PSOE andaluz, por su parte, anunció que va a presentar una iniciativa en el Parlamento para instar al Gobierno a protestar ante la UE.

Las anulaciones de pedidos aumentaron ayer. Y no sólo de Europa. También el mercado español desconfía, pese a la ausencia de pruebas. Lidl y Aldi ya han cancelado pedidos. ''Las grandes superficies están anulando también en España'', apunta Rodríguez.


 

 



Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies

© Copyright Infoagro Systems, S.L.