ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
Acceso
     
EmpleoPrecios FyHCursosTiendaForoVídeosFotosDiccionario
ArtículosNoticiasEmpresasCompraVenta

La agricultura no le importa a nadie

La desidia de los políticos lleva al campo hacia las sendas de la ruina mientras prometen medidas para la ‘España vaciada’.
España - 13/01/2020
Editorial
Agricultor, realizando con maquinaria en campos de cultivo extremeños, comunidad que forma parte de la denominada 'España vaciada'.


Nuestro campo se muere… ¿Y a quién le importa? Desde luego a los políticos, esas personas supuestamente elegidas para representar los intereses de los ciudadanos que les votan, no les importa en absoluto. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y de La Moncloa, el sector primario aportó en 2018 el 2,8% del PIB nacional de forma directa, lo que supone más de un 10% si se incluye la industria agroalimentaria, que representa un 2,5% del PIB, y actividades indirectas como los insumos, el transporte y la distribución. Un porcentaje que da cuenta de que el sector primario es el motor de la economía de las zonas rurales.

Un país como España, que constituye el primer productor mundial de aceite de oliva y aceituna de mesa, el primer productor de frutas y hortalizas de la Unión Europea y uno de los tres primeros del mundo junto a China y EEUU (salvando la gran diferencia en extensión); el país con mayor superficie de viñedo del mundo y uno de los mayores productores de vino de la UE, cuarto de la UE en producción de cereales y líder europeo y cuarto mundial en producción ecológica, está viendo cómo la desidia de los políticos y el favorecimiento de un ente supranacional como es la Unión Europea a países terceros, está llevando a la ruina a sus agricultores debido a la crisis de precios que está sufriendo el sector oleícola, sumado a las pérdidas millonarias que se están sucediendo por dejar en manos de la Unión Europea unas negociaciones que otros países como Italia, han llevado a cabo con EEUU para asegurar sus exportaciones de aceite de oliva, aceituna de mesa y vino, bordeando la política proteccionista de Trump, con sus altísimos aranceles, que están sufriendo los productores españoles. Por no hablar de la crisis de precios que está sufriendo el sector hortofrutícola, en el que sus agricultores están comenzando a dejar el sector por falta de rentabilidad dada la competencia desleal que plantea la entrada a la Unión Europea de productos de menor calidad y con menores controles fitosanitarios que los exigidos en España, procedentes de países terceros como Marruecos; al igual que sucede con el sector citrícola, que ve amenazada su supervivencia ante la entrada de cítricos procedentes de países como Sudáfrica con escasos controles fitosanitarios a precios desorbitados, mientras los citricultores españoles sufren las consecuencias de devastadores temporales que arruinan cosechas enteras. Prueba de ello es el descenso de la Renta Agraria en 2019 del 8,6% con respecto al año anterior, según la primera estimación del INE. Una tendencia a la baja que ya venía dándose desde 2018, tras el remonte de 2013-2017 posterior a la caída que sufrió durante la grave crisis económica.

Una debacle que se va acrecentando con los años pero que no es nueva, y que se va fraguando ante la impasible mirada de los sucesivos ministros de Agricultura, que nada hacen por contribuir a reforzar su sector primario: ése que fijaría la población a las zonas rurales y que, en cambio, está desapareciendo en favor de otros sectores y regiones del país (así como de países terceros), provocando la tan de moda ‘España vaciada’, con la que tanto se les llena la boca a los políticos, prometiendo el oro y el moro en cada proceso electoral. 

No hay más que ver el legado de los últimos ministros de Agricultura. En Infoagro ya hablamos en su día de la ex ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, más preocupada de sus conexiones con grandes empresas del sector agroquímico, en el que había sido directiva y al que cuyas acciones, a menudo, curiosamente, beneficiaba durante su etapa como ministra, pese a la normativa especificada por el propio Ministerio de Agricultura en ciertos asuntos medioambientales y relativos a la salud pública sobre la explotación de recursos minerales usados para la fabricación de fertilizantes y la aplicación de ciertos productos como el glifosato; que del propio bienestar de los productores agrarios. Por otro lado, el recién renovado ministro de Agricultura actual, Luis Planas, permanece impasible, como simple figura institucional y no como líder del sector primario español, ante los acuerdos comerciales de la UE con países terceros en favor de otros Estados miembros y de otros sectores, provocando el derrumbe de la rentabilidad para los agricultores españoles, dejándolos solos ante el peligro y ante la vorágine de los mercados internacionales, mientras otros países preocupados por su economía y sus ciudadanos, velan por sus propios intereses.

Ante tal panorama de desolación y desidia, los agricultores españoles no han visto otra solución que echarse a las calles y manifestar su indignación ante la tan anunciada ruina económica que les acecha, pero no será hasta cuando hallen unidad, que ponga en peligro la continuidad de la cadena de suministro a las grandes cadenas de distribución europea, grandes culpables de las sucesivas crisis de precios en los distintos subsectores, cuando logren que Europa deje de reírse de ellos y los tome como los garantes de la alimentación de 500 millones de europeos que son.

Redacción Infoagro

¿Estar informado? Suscripción gratis




































PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.