infoagro logo

NOTICIAS GENERAL | ESPAÑA | INTERNACIONAL

Subida del SMI: ¿logro para los jornaleros o ruina para los agricultores?

El Gobierno prevé formalizar la subida del SMI haciendo caso omiso de los efectos colaterales que tendrá en el sector agrario, creador de empleo y fijador de población en las zonas más vulnerables.
España - 29/01/2020
Editorial
Jornaleros durante la vendimia.


Mañana está previsto que el Gobierno formalice con los representantes de los principales sindicatos y la patronal el acuerdo de subida del salario mínimo interprofesional (SMI) con carácter retroactivo hasta el 1 de enero de 2020, lo cual, para los trabajadores por cuenta ajena supone un logro, pero para los empresarios, sobre todo para los productores agrarios, supone un incremento al mayor de los costes fijos de producción, sumado al incremento de los costes de los insumos, los bajos precios que resultan de la comercialización de la producción, la competencia con países terceros, y las pérdidas causadas por las últimas inclemencias meteorológicas en el sur y levante español, zonas eminentemente agrícolas.

Efectivamente, en una sociedad en la que los costes de la vida cada vez son más altos, y tras años de pérdida de poder adquisitivo y grandes tasas de desempleo, sobre todo durante la crisis económica de la última década, nadie puede negar que es positivo que suba el salario mínimo interprofesional, lo cual, como dice una parte de la clase política, dinamizará la economía, puesto que las economías familiares gozarán de mejor salud para consumir y generar riqueza para las empresas, y por tanto, aumentará el empleo, suponiendo que no se destruya por la desaparición de explotaciones agrarias a medio plazo. Pero para ello, debe darse la condición necesaria de que la tasa interanual de subida del IPC no sea superior a la tasa de crecimiento interanual del SMI, como por regla general, viene sucediendo en los últimos 20 años, a excepción de años puntuales en los que el gobierno de turno ha querido apuntarse el tanto de una notable subida del SMI por promesas electorales.

Pero también hay que fijarse en la otra cara de la moneda, en especial, en el sector agrario: el sector agrario español presenta una crisis de rentabilidad galopante causada por los bajos precios que obtienen los productores de la comercialización de sus productos con respecto a los costes de producción, y a la competencia desleal que supone la comercialización en territorio europeo de productos de terceros países que no cuentan con los estrictos controles de calidad y seguridad alimentaria a los que están sometidos los productos españoles, y a precios con los que los agricultores españoles no pueden competir, principalmente porque la mano de obra en los países de origen de esos productos de terceros, es infinitamente más barata, como es el caso de Marruecos, donde la mano de obra agraria, según el Libro Blanco de la Asociación de Productores Franceses de 2017,  es un 91 % más barata que en España; informe que también indica que en España el coste de la mano agraria es superior al del resto de zonas productivas europeas y de terceros países. El coste de la mano de obra en España supone entre un 40 y un 60% de los costes totales de producción, por lo que la subida del 22% del salario mínimo interprofesional en 2019 ha supuesto, no solo un descenso del ritmo de contratación de mano de obra, sino la caída del empleo en el sector, con 31.700 trabajadores menos en el campo que el año anterior, muchos de ellos agricultores y ganaderos, que han tenido que abandonar su actividad en el sector primario, en una situación de ruina absoluta ante la falta de rentabilidad, agravando la situación que ya de por sí sufre la denominada “España vaciada”, eminentemente agrícola, y por tanto, garante el sector agrario de la fijación de población a estas zonas. Unas cifras y una situación que explican por qué el sector agrario muestra estos días su preocupación por la inminente subida de un 5,5% más del SMI: un punto más a resaltar entre los graves problemas que sufre el sector y que lo han llevado a salir a la calle a manifestarse para defender su actividad y su continuidad.

Pero es que, como se ha comprobado semanas atrás, con la conformación del Gobierno central tras el acuerdo de PSOE y Unidas Podemos (pero al igual que ha sucedido ante la formación de Gobiernos anteriores), durante jornadas interminables han batallado ambos partidos para lograr la cartera de ciertos ministerios, pero en el caso del de Agricultura, nadie alzaba la voz para regentarlo, hasta el punto que, hasta última hora, ni siquiera se supo si habría Ministerio de Agricultura, como pedía el sector, que defendiese sus intereses.

Por tanto, nuevamente, el recién estrenado Gobierno quiere hacer gala de cumplir sus promesas electorales y apuntarse el tanto de una notable subida del SMI, y pese a que gran parte de la subida se traducirá en mayores cotizaciones a la Seguridad Social, los trabajadores por cuenta ajena debemos alegrarnos por ver cada mes unos euros más en nuestras cuentas, pero tal vez, si el objetivo del Gobierno fuese mirar por sus ciudadanos por igual, haciendo uso del diálogo con los agentes sociales como enarbola, deberían estudiar otras fórmulas que no favorezcan a unos perjudicando a otros, como podría ser reducir las cuotas para los autónomos, ofrecer rebajas fiscales a los productores agrarios que contraten mano de obra, lo cual, a su vez suponga un impulso a la creación de empleo en el sector agrario y la fijación de población a las zonas más vulnerables en cuanto a la despoblación; y mantener la tasa de variación interanual del IPC a lo largo de los años por debajo de la subida del SMI, lo que permita recuperar a los ciudadanos el poder adquisitivo que han ido perdiendo año tras año, a lo que habría que añadir que las ayudas por desastres naturales como las últimas inundaciones sufridas en las principales zonas agrícolas de España, lleguen en tiempo, cosa que no está sucediendo, lo que permita a los productores seguir produciendo sin aumentar aún más la pérdida de competitividad que ya sufren de manera estructural y sucesiva ante las políticas europeas de comercio internacional.

Redacción Infoagro 




¿Quiere estar informado?


Buscador NOTICIAS
































Conocimiento
» Documentos técnicos
» Cursos On Line
» Vídeos
» Fotos
» Diccionario agrícola
» Foro
Empresas
» Noticias
» Directorio Empresas
» CompraVenta
» Tienda On Line
» Precios Frutas y Hortalizas
» Ofertas de Empleo
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.