ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
Acceso
     
EmpleoPrecios FyHCursosTiendaForoVídeosFotosDiccionario
ArtículosNoticiasEmpresasCompraVenta

Marruecos se queda sin agua para cultivo

El Reino Alaouita confía en su plan de plantas desalinizadoras para mitigar la seria situación en la que se encuentran las 149 presas de aguas superficiales y subterráneas destinadas al consumo diario.

Sequía España - 01/12/2022
Según el Banco Mundial, Marruecos cuenta con 600 metros cúbicos de agua per cápita al año.








“La economía se desacelera a raíz de la sequía, y el precio de los recursos energéticos se dispara” es un enunciado recurrente para cualquier titular en los tiempos que corren, pero en el Reino de Marruecos la cuestión de la gestión hídrica es una bola de nieve de preocupaciones que incrementa su tamaño a medida que el tiempo se sucede. En pos de frenar esa pertinaz caída, el país norteafricano ha señalado en el calendario el 2035 como una de las fechas claves para resolver este problema. El año en el que 12 plantas de desalinizadoras de Agadir, deberán estar operativas y a pleno rendimiento, después de una inversión de 12 mil millones de dólares.

Según el informe ‘Resilience to Water Scarcity and Commodity Price Shocks are Critical for Moroccan Economic Growth and Stability’ publicado por el Banco Mundial, el reino Alaouita cuenta con 600  metros cúbicos de agua per cápita al año, “Marruecos se encuentra entre los países con más estrés hídricos del mundo”, relata el informe. Datos que erizarían los bellos a cualquier agricultor al contraponerlos con los señalados por la Organización Mundial de la Salud, que sitúa a Marruecos “por debajo del umbral de escasez de agua”.  Es por ello que una inversión profunda en plantas desalinizadoras y la preservación de los oasis, pueden ser la vía de escape del agricultor marroquí ante una situación extrema que, ha recibido directrices gubernamentales para paliar necesidades básicas, “reducir las pérdidas de agua en las redes de transporte y distribución y contener la demanda de agua para riego”, Nizar Baraka, ministro de Agua y Equipamiento de Marruecos.

Volviendo a Agadir, el Estado ve en la planta desalinizadora que abrió el pasado verano, el modelo que pueda combatir el problema del agua en una región donde la “sequía prolongada ha dejado a los agricultores desesperados y a muchas aldeas al borde de la supervivencia” según indica el periodista Gastón de Persigny.

El agua de riego para consumo humano

Marruecos depende de un sistema de 149 presas que recogen aguas superficiales y subterráneas, destinadas a consumo diario, sin embargo 5 años consecutivos de sequía están agotando las capacidades de estos colectores y las ciudades marroquíes se han visto obligadas a tomar medidas que ponen en compromiso a la producción agrícola. La ciudad de Casablanca, por ejemplo, población con un millón de habitantes, ha tenido que implantar un régimen hídrico nocturno y destinar agua de riego para consumo humano. Esta medida no está siendo algo aislado en la lucha contra la sequía en el país norteafricano, según informó De Persigny, el ministro de Agricultura, Mohamed Sadiqi, expresaba en sede parlamentaria  que el “agua debería desviarse para beber, no para irrigar”.

El Reino Alaouita impulsaba en el 2008 su Plan Verde, que tantos elogios ha cosechado, “Marruecos es un líder en África en lo que respecta a la crisis climática y la degradación ambiental” expresaba el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea para el Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans, sin embargo, en el contexto de la agricultura marroquí, los pequeños productores tienen otra percepción en lo que se refiere a la gestión de los recursos hídricos, manifestando que éstos están siendo destinados a las industrias en expansión como las empresas mineras, los monocultivos como la producción de sandias de Ouzazarte o la planta solar de Noor, la más grande del mundo.

El problema hídrico marroquí está en un labirinto cuya salida se encuentre a medio-largo plazo, la dependencia de los combustibles fósiles del país necesita de una política de energías renovables -representada por la planta solar de Noor-, el reino tiene como objetivo expandir el uso de fuentes de energía renovable al 52% de su energía total para el año 2023. De conseguirlo, el ahorro en el costo energético repercutiría sobre la estrategia de las plantas desalinizadoras que abastecen al país, cuyo 45% del costo total para el proceso de desalinización se lo lleva la propia energía.

Redacción Infoagro. Víctor Navarro.

¿Estar informado? Suscripción gratis


















 


PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.