ico english agriculture videos ico videos agricultura Rusia
Toda la Agricultura en Internet
Artículos Noticias Empresas CompraVenta Empleo Precios FyH Cursos Tienda Foro Vídeos Fotos Diccionario Más  
Especial FRUIT LOGISTICA
Especial FIMA

De soldados a agricultores

Israel presenta la crisis agrícola más severa desde que se creó el Estado debido a la falta de mano de obra, ya que más de 30.000 trabajadores han dejado de acudir a su trabajo en los campos debido al conflicto bélico con Palestina.

Producción España - 07/12/2023
Soldados israelíes, que en principio custodiaban los campos, ahora los labrarán.








Por el título, el lector bien podría pensar que el artículo va a tratarse de soldados veteranos estadounidenses que, tras su retirada del ejército, suelen dedicarse al cultivo de tierras. Pero no es el caso: ¿quién podría pensar que soldados en activo podrían dedicarse profesionalmente al cultivo de tierras mediante el mandato de su Gobierno?  Pues es posible, y es que el trabajo agrícola es un pilar del sionismo basado en el arraigo al Estado de Israel.

Este principio es palpable en la importancia que, desde su creación, ha tenido la agricultura en el Estado israelí, dando lugar a una, si no la que más, de las zonas agrícolas más tecnificadas del planeta, haciendo especial hincapié en los sistemas de gestión y aprovechamiento eficiente del agua para riego; y también ha sido éste, el principio que ha llevado al Ministerio de Agricultura israelí, en colaboración con distintas entidades gubernamentales de Israel, a destinar soldados en activo al cuidado de los campos: no a su seguridad, sino al labrado de la tierra y al trabajo agrícola.

Tal decisión que sólo se entendería en la cultura hebrea, se debe a que desde el inicio de la denominada “Guerra de las espadas de hierro”, la operación más reciente del conflicto con Palestina, miles de trabajadores agrícolas se vieron forzados a dejar atrás su trabajo en el campo. Según datos del Ministerio de Agricultura israelí, unos 10.000 trabajadores tailandeses que trabajaban en la agricultura israelí, pidieron volver a su país con el inicio del conflicto armado, mientras que entre 10.000 y 20.000 trabajadores palestinos que también labraban tierra israelí, según la temporada del año, perdieron su licencia para pasar a territorio de Israel para trabajar en los campos, a lo que se sumaron las movilizaciones de población y desalojos de residentes de sus hogares debido a los combates, por lo que ya se les hacía imposible llegar a sus lugares de trabajo. En total, se calcula que la agricultura israelí tiene un vacío de mano de obra de más de 30.000 trabajadores, por lo que el Estado israelí teme por la continuidad del suministro de productos frescos a la población, creando inseguridad alimentaria, y por su economía, donde la agricultura tiene un papel fundamental.

Para suplir este vacío, el Ministerio de Agricultura israelí, en su afán por el compromiso con los agricultores, durante los últimos meses, ha solicitado a los agricultores con necesidad de trabajadores que se registraran indicando sus necesidades y labores necesarias para poder organizar campañas de captación tanto de trabajadores extranjeros como de ciudadanos israelíes dispuestos a trabajar por su país en la mayor crisis de la agricultura desde que se creó el Estado, prometiendo miles de shekels al mes para los trabajadores que acudan al campo, llegando incluso a doblar el sueldo de este tipo de trabajadores con respecto al periodo previo a la guerra. Y miles, según indica el MOAG, han sido los israelíes que se han postulado para sacar adelante a su país al servicio de los agricultores, pero la falta de experiencia, conocimientos y habilidades agrícolas, sumado a la escasa permanencia de este tipo de trabajadores, ha llevado al Ministerio a pensar en trabajadores que ya habían dispuesto su mano de obra a las necesidades de defensa del Estado, como son los soldados.

De esta manera, la colaboración del Ministerio de Agricultura con las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) proporcionará a los agricultores alrededor de 500 soldados que no participen en los combates ni realicen tareas rutinarias de seguridad, al día, para trabajar los campos de todo el país, especialmente en el centro y sur del mismo, como una solución ad hoc permanente y a largo plazo, de forma que los agricultores puedan formarlos en las labores agrícolas. 

Además, el MOAG está intentando ampliar la gama de trabajadores que ayuden a los agricultores con aquellos que estén dedicados a los servicios nacionales como los preparatorios premilitares (hay que recordar que el servicio militar es obligatorio en Israel para hombres y mujeres), miembros de la Yeshivá (una escuela religiosa dedicada al estudio de la Torah) y estudiantes, entre otros, con el objetivo de salvar la economía y especialmente la agricultura israelí, tan importante en la cultura hebrea.

Redacción Infoagro: Lydia Medero

¿Estar informado? Suscripción gratis
















       
PORTADA Contacto Newsletter Publicidad Prensa Trabaja en Infoagro
Aviso legal Política de Privacidad Política de Cookies
English Français Russian

© Copyright Infoagro Systems, S.L.